viernes, 27 de junio de 2014

El saqueo de Andalucía 117 - El marido de la presidenta





El marido de Susana Díaz cuyo nombre es José María Moriche, ya había apareció ya en la primera fase de la operación "Cirene", la que investiga el fraude masivo de los cursos de formación en la primera fase de la operación "Cirene", la que investiga el fraude masivo de los cursos de formación subvencionados por la Junta de Andalucía. Ahora, aunque las detenciones y los registros se han centrado en la supuesta actividad fraudulenta de UGT en Andalucía, el papel del marido de la presidenta de la Junta de Andalucía "sigue siendo determinante", según apuntaban fuentes de la investigación.


La Fiscalía Superior y la Cámara de Cuentas ya alertaron de que la Junta podría estar dejando prescribir un expediente de reintegro por un importe de casi 250.000 euros iniciado administrativamente en mayo de 2012. Se corresponde con el dinero abonado por UGT a la auditora Gabinete Interaudit SL, la que avaló todos los gastos endosados por el sindicato al expediente 98/2009/J/217, incluidas las nóminas del marido de Díaz. Una labor por la que cobró 240.654,59 euros cuando por revisiones de expedientes similares UGT había desembolsado una quinta parte: 50.000 euros.

De hecho, Moriche no sólo trabajó durante dos años para el Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES, dependiente de la UGT), que gestionaba los cursos de formación, sino que su "actividad e influencia", señalaban las mismas fuentes, fueron "más allá" que la de ser tutor o profesor de algunos de los cursos.

Ahora, y sobre todo desde la última fase de la operación policial contra el fraude en los cursos de formación, el marido de Susana Díaz está aún más en el punto de mira de un escándalo que, según adelantan los investigadores, puede superar con creces al fraude masivo de los ERE.



2 comentarios:

  1. Sara García Caballero

    El marido de la presi, la presi, y hasta el portero.

    ResponderEliminar
  2. Elena Martos

    Este, tan cándido, no me gusta. Lo siento. Otro mentiroso más.

    ResponderEliminar