viernes, 11 de abril de 2014

Las “negociaciones” de Maduro

 
El Papa Francisco a través del nuncio Aldo Giordano ha conseguido que Nicolás Maduro se siente a negociar con los opositores por el fin de la violencia en Venezuela, pero no con quienes han liderado las protestas que empezaron el 10 de febrero, o sea , el líder estudiantil Leopoldo López, preso en las cárceles bolivarianas, Corina Machado que ha sido destituida por Maduro como parlamentaria electa o Antonio Ledezma, el alcalde metropolitano de Caracas que se han unido los estudiantes, sino con el candidato en la anteriores elecciones Henrique Capriles y otros líderes de la oposición más propensos a  ceder a los caprichos del dictador.  
El encuentro comenzó con más de tres horas de retraso y el nuncio Aldo Giordano fue el primero en hablar para trasladar un mensaje del papa Francisco y otro del secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolín. En su misiva, el sumo pontífice señala que "la violencia genera violencia, por medio del diálogo ustedes pueden construir una base en común (...) para encontrar formas de colaboración en el respeto y la tolerancia". Además, agregó que las partes "el amor por Venezuela (...) el deseo para combatir los problemas del país y la necesidad de paz".
 
En su turno, Nicolás Maduro dio inicio al "diálogo" arremetiendo contra la oposición y demostró en apenas unos minutos la idea que tiene de un diálogo. Durante toda su intervención no dejó de criticar –con la presencia del líder opositor Henrique Capriles– a aquellos que llamaron a la violencia desde la primera jornada del 12 de febrero y que además montaron barricadas en las calles de toda Venezuela. El chavista que "no se puede llamar protestar la quema de universidades" y hacer llamamientos para el derrocamiento de su gobierno.
 
Por su parte, el secretario general de la coalición de oposición Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo, dijo que se pidió el diálogo "porque todo el pueblo tiene derecho a saber, pero además es conveniente porque la comunicación libre es esencial para el dialogo nacional y en Venezuela hoy hay censura y autocensura en los medios independientes, hay privatización de los medios públicos porque se los usa diaria, sistemáticamente, 24 horas al día, para propaganda partidista oficial. Y además vivimos la crisis del papel periódico que pone en peligro a los medios impresos de nuestro país". Además, señaló que "vamos a hablar de la libertad para nuestros compañeros y para todos los presos políticos" y también "del daño inmenso que causa la violencia, de la necesidad del desarme, verificado internacionalmente, de los impropiamente llamados colectivos, organizaciones cuyos rasgos de paramilitarismo son demasiado obvios como para ignorarlos".
Otro de los que habló por la oposición fue el secretario general de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, quien pidió al Gobierno que si habla de un plan de golpe de Estado "señalen a los que están inmersos en el golpe y no con organigramas imaginarios". El diputado, que pidió más tiempo para su intervención "porque he estado 15 años oyendo cadenas nacionales y esta oportunidad no la voy a tener más", dijo que la Constitución "no habla de una Fuerza Armada bolivariana, ni revolucionaria, ni chavista. Los militares que se identifiquen como chavistas están al margen de la Constitución y esto causa malestar en los cuarteles". Agregó que "aquí no hay ninguna unión cívico-militar. Esta constitución no habla de fuerzas armadas bolivarianas. Habla de fuerzas armadas a secas. Las FFAA están subordinadas al poder".
En respuesta, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, subrayó que "la unión cívico-militar cada día está más consolidada" y aprovechó, como es su costumbre, para atacar a la oposición al acusarlos de no deslindar de la violencia, sentenciando que "Maduro no se ha dejado tumbar en este año".
Y mientras esto ocurre, la oposición no parece unida en esta ocasión ya que al rechazo de los opositores se han unido los estudiantes. Maduro está jugando de nuevo con esta falta de unión. La Junta Patriótica Estudiantil y Popular ya denunció que Venezuela está siendo destruida y muchos quieren decir que no está pasando nada. Una inflación desbocada está llevando al país a la ruina. Por eso anunciaron que se desmarcan de lo que llaman "agentes opositores encubiertos del régimen que legitiman al actual sistema político en decadencia".

No hay comentarios:

Publicar un comentario