domingo, 20 de abril de 2014

El saqueo de Andalucía 106 – La otra cara del fraude de los cursos de formación



Lo que está ocurriendo en Andalucía es literalmente escandaloso Al caso de los ERE, por un parte (ya judicializado), y el que pronto entrará en los tribunales de justicia: el desvío de millones de euros destinados a la formación de desempleados (Operación Edu) y que han sido distraídos hacia empresas ficticias que con una variada panoplia de mendacidades se han apropiado de una cantidad millonaria que aún no ha sido cuantificada, cuando justo dos días después nos enteramos que el gobierno autonómico que tan generosamente se porta con las empresas ficticias, mantiene 17 millones de deuda con academias que sí que realizaban los cursos de formación, que están desde 2011 sin cobrar.
Beatriz Barbeyto, la presidenta de Cecap (Patronal de los centros de formación) comenta la "insostenible" situación que suponen los atrasos en los pagos para estas empresas: "No tienen respaldo económico suficiente para estar financiando años pendientes de pago de la Administración. Muchos se han visto abocados a perderlo todo. Hay empresas que ya han puesto denuncias en los juzgados por el atraso en los pagos, incluso hay empresas que han pedido interés de demora y daños y perjuicios". O sea que la Junta y solo la junta ha estado utilizando los fondos de formación no solo para enriquecer a unos sino para acogotar a la competencia que si estaba actuando correctamente. Desde finales de 2012 a 2013 cerraron media decena de empresas por los impagos de la Junta. Algunos de los propietarios de las academias o centros dedicados a la formación vieron incluso cómo les embargaban sus bienes o viviendas, que habían empleado en avalar las naves o instalaciones de sus empresas.
Las políticas de formación para desempleados fueron transferidas en mayo de 2013 desde la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía, donde dependían del Servicio Andaluz de Empleo (SAE), a la Consejería de Educación. Un traspaso de competencias que ha enredado aún más el devenir de las ayudas públicas concedidas desde el Ejecutivo andaluz. Las convocatorias de subvenciones, de hecho, han quedado paralizadas en 2012 y 2013, lo que ha asfixiado aún más a los empresarios dedicados a la formación de desempleados.
Desde la junta de Andalucía les han dicho que están "estudiando los expedientes, que tienen mucho atraso. Además ha coincidido el cambio de consejería, antes dependíamos de la Consejería de Empleo y el año pasado cambiaron las competencias a la Consejería de Educación. Por tanto, hemos visto paralizado más de un año todo porque el cambio ha sido un desastre", afirma la presidenta de Cecap.
Son varios los empresarios que han planteado de forma particular su correspondiente reclamación administrativa, que más tarde se ha transformado, en muchos casos, en una demanda ante los juzgados de lo Contencioso Administrativo. En los de Málaga son ya al menos cinco los pleitos pendientes en este sentido, en los que, además, los perjudicados reclaman los intereses de demora. En Sevilla, junto a las demandas individuales ya planteadas, la patronal prepara otra colectiva a la que van a sumarse otras asociaciones empresariales.
Porque lo de Andalucía es literalmente escandaloso. Escandaloso por varios motivos. El principal es el social. Sólo si se asume con desolación que la red clientelar de la izquierda ha convertido a los ciudadanos andaluces en autómatas privados de juicio crítico, se entiende que el PSOE, ahora con IU, lleve gobernando la comunidad autónoma desde los albores de la democracia. Los socialistas, en connivencia ahora con el izquierdismo chavista de Valderas, Maíllo y Sánchez Gordillo, se presentan como adalides de la justicia social en el territorio español en el que la depresión socio-económica, no es crónica, sino ya permanente.
Susana Díaz que parecía una suerte de esperanza blanca del socialismo andaluz ha demostrado en la crisis de las adjudicaciones de viviendas con IU que es, sobre todo, incompetente y, además, débil. Incompetente porque jamás una presidenta de un Gobierno puede utilizar sus facultades con la infracción que en derecho administrativo se denomina “desviación de poder”. La presidenta utilizó sus poderes normativos en la estructura orgánica de su Gobierno para fines distintos a los queridos por el ordenamiento jurídico y así, reasignó competencias en materia de vivienda -quitándoselas a Fomento y entregándolas a Hacienda- con la única finalidad de presionar a su socio, cuando lo que debió hacer era cesar a la consejera del ramo y restablecer la equidad y la ley.
Pero a esa incompetencia (no me cabe la menor duda que, además, ilegal) unió Díaz debilidad porque revertió su decisión en veinticuatro horas sin que IU cediese en su arbitrariedad de realojar a unos ciudadanos que debían guardar turno para acceder a viviendas sociales y que no lo hicieron.
Con este comportamiento de Díaz -que está aprovechando el parón de Semana Santa para eludir hasta ahora dar explicaciones- se enfrenta ahora a una labor de saneamiento mucho más grave y profunda que la que ha exigido hasta ahora el fraude de los ERE- parece haber regresado el zapaterismo al PSOE, esto es, el tactismo, el cortoplacismo y la inconsistencia.
¿De quién la culpa? La respuesta no por obvia ni reiterada es ya del todo cierta: de los políticos, de la casta. Pero la “principal culpa es de los ciudadanos” porque los seguimos votando para entregarles el control de la economía, la resolución de nuestros problemas, les incitamos a que impongan una fiscalidad redistributiva, mientras nosotros defraudamos a Hacienda, trampeamos con las prestaciones sociales, tenemos una inaguantable economía sumergida y mientras somos los más severos con la política y somos los más desinformados. “lo queremos todo sin aportar nada”.

5 comentarios:

  1. Martí Yodé Ledíl

    De la picaresca del Lazarillo por supervivencia, a la picaresca por avaricia; la gran paradoja es que uno era pobre y pasaba hambre, mientras que los otros se hacen ricos para hacer pasar hambre y empobrecernos a todos.

    ResponderEliminar
  2. Ana Isabel Sánchez

    Si, es totalmente escandaloso!!!

    ResponderEliminar
  3. Enrique Guillén

    Parece que la UGT de Andalucía no está sola en hacer IRREGULARIDADES.....¿Verdad----------!!!

    ResponderEliminar
  4. Juanito Fonts

    Corrupción. Un problema ético-social y no solamente político. Y cuando abunda, pocos pueden ser los elegidos para luchar contra ella. Es en el hombre como ser individual donde está el principal problema. La Política ya ha propuesto suficientes soluciones que no son inasumibles.

    ResponderEliminar
  5. ciudadanokein

    Entre los que no hacen cursos y lo cobrando todo, y los que haciendo el curso no cobran nada, Ya no sabemos pa donde mirar, por que mires pa donde mires te quedas corto. Señores, esto es Spain, el cachondeo de europa.

    ResponderEliminar