lunes, 21 de abril de 2014

Cataluña mejor fuera de Europa. Lo que los independentistas no esperan



El autor del "Las historias silenciadas del nacionalismo catalán" ha publicado en un decálogo una relación de los inconvenientes que sufriría la eventual nación catalana en el caso de que la Comunidad Europea aceptara su permanencia  dentro de la misma que también son silenciados por los nacionalistas.


Dejemos una vez más que vuele la imaginación y busquemos argumentos para evidenciar el ridículo que produciría la independencia de Cataluña y su tan anhelada continuidad en Europa. De momento se nos ocurren los siguientes dislates que viviríamos.

Si Cataluña se independizara, mantuviera su renta y, cosa improbable, siguiera en Europa, entonces se produciría una divertida ironía: vía europea, tendría que subvencionar a España.

1.-Actualmente España es receptora de fondos comunitarios, pues la renta per capita está por debajo de la media Europea. Si Cataluña se independizara, mantuviera su renta y, cosa improbable, siguiera en Europa, entonces se produciría una divertida ironía: Cataluña se convertiría en un Estado europeo aportador de fondos y España, con su evidente bajada de renta per cápita, se transformaría en mayor receptor aún de los fondos europeos. Con otras palabras, Cataluña, vía europea, tendría que subvencionar a España.

2.-Cataluña como Estado independiente dentro de Europa, mantendría el euro y los tratados europeos respecto a fronteras, con lo cual cualquier ciudadano español y catalán se encontrarían en la misma situación que ahora. La gran desventaja para Cataluña es que tendría que improvisar los más de 100.000 acuerdos internacionales (sí, la cifra es cierta) que tiene firmados España en todos los ámbitos políticos, culturales, económicos, de seguridad, etc. Ello dejaría colapsado al nuevo ejecutivo independentista unos cuantos decenios.

3.-Cataluña, como Estado de la Unión Europea, no podría quitarle la nacionalidad española a los que desearan mantenerla (calculemos que unos cuatro millones y medio de habitantes de Cataluña). Ello generaría un problema muy importante, pues esa cantidad de gente se convertiría en "españoles residentes en Cataluña". Ante ello se generaría un enorme problema de tributación. Aunque en la UE no hay una normativa al respecto, lo más lógico es que se tendría que llegar a un "convenio de doble tributación" (muy común entre países europeos). Con lo cual, los "españoles residentes en Cataluña" tributarían la mitad de sus impuestos en España y la otra mitad en Cataluña. Ello dejaría las arcas catalanas algo vacías.

4.-Siendo Cataluña un Estado Europeo, no podría impedir que en su territorio se abrieran "colegios españoles", tal y como ya existen el Colegio alemán o el Liceo francés. Ello implicaría que en la enseñanza se podría impartir en castellano totalmente, incluso alguna asignatura en inglés y/o catalán y estarían libres de los comisarios políticos de la Generalidad y de sus diseños curriculares.

5.-La deuda pública del Estado español, más de 900.000 millones de euros, debería ser reconocida en un 25% por el Estado catalán. Ante ello la Unión Europea sería inflexible, pues buena parte de esa deuda se debe a bancos europeos. Europa no permitiría que la independencia de Cataluña, y la negación de la deuda que le corresponde, arruinara a sus bancos.

6.- Los "españoles residentes en Cataluña" ya jubilados, seguirían recibiendo sus pensiones por parte del Estado español. Lo que no está tan claro es qué pasaría con los que renegaran de la nacionalidad española, pues el nuevo Estado catalán carecería de "hucha" de pensiones.

7.-Por fin, los empresarios catalanes podrían etiquetar en catalán sin reparos ni opresiones. Sin embargo, lo más probable es que la mayoría de sus productos (el 80% que se vende en España) los acabarían etiquetando en castellano. E incluso, para evitar recelos, obviarían el tan deseado "Made in Catalonia". Vamos, que la cosa seguiría como hasta ahora.

8.-El nuevo Estado catalán tendría que ajustar su legislación a las normativas europeas, con lo cual la legislación española y catalana sería prácticamente igual. Respecto a la cuestión de fronteras, el Estado español se vería muy liberado. A todos los subsaharianos que consiguieran saltar la valla de Ceuta o Melilla se les daría un billete de tren destino a Barcelona (ventajas del espacio europeo), pues "ahí son más ricos".

9.-Por cierto, la policía catalana tendría que acabar colaborando con la española pues ambas pertenecerían a la Europol (Oficina Europea de Policía). Como es poco probable que ambas policías dominen muy bien el inglés, acabarían hablando en castellano entre ellos. Cataluña tendría que decidir si tendría o no un ejército propio. En este aspecto hay un profundo disenso entre separatistas, los que están a favor y a los que les va el pacifismo. Sea como sea, los servicios de inteligencia y seguridad, saldrían muy caros y tardarían muchos años en ser algo eficaces.

10.-Se recomienda ver los mapas de oleoductos y gaseoductos de España y Europa, para darse cuenta de que Cataluña tendría que pagar muy caro el gas, le viniera desde España o desde Europa. La crisis en Ucrania nos ha llevado a extrapolar la situación estratégica de ese territorio y la dependencia de los países que les proveen los oleoductos y gaseoductos.

En fin, dejemos por hoy que la imaginación aterrice y descanse. Son tantos los escenarios que se nos ocurren que, si fuera independentista, no podría cerrar un ojo para dormir esta noche.
 
Javier Barraycoa

6 comentarios:

  1. Martí Yodé Ledíl

    Hay mucha demagogia en estos puntos. Estas hipótesis son todo variables desde un punto de vista económico irreal. No soy independentista. En el caso hipotético de una Cataluña independiente habría que sentarse a discutir muchas cuestiones y la mayoría acabaría en juzgados internacionales.

    ResponderEliminar
  2. Joserra Brum Brum

    Sin contar,que perderían el amparo de la santa madre iglesia...todos al infierno derechos..

    ResponderEliminar
  3. Jose Manuel Herrero Bonet

    El único problema es que Cataluña es tan España como Madrid

    ResponderEliminar
  4. Espataquista Libre

    Lo que nadie comenta es la improbable continuidad de España en Europa ya que cambiaría sustancialmente los acuerdos por los que fue aceptada no hay que olvidar que la renta por cápita española bajaría a niveles patéticos aún más de lo que ya están, por otro lado hay que conocer Catalunya para hablar del tema y tener muy en cuenta a los que desean la independencia de España y Europa que son muchos y el partido que les representa no se presenta a las europeas. Es tal el miedo a ese partido que en raras ocasiones se le menciona públicamente y se refieren a él como el grupo mixto aún siendo el único partido que forma tal grupo en el parlament català, la CUP . La autodeterminación de los pueblos debería ser siempre respetada no únicamente en según convenga y debería aceptarse en España que el invento de nación unida heredada de los Borbones nos ha traido 300 años de malos rollos cuando siempre funcionó la confederación de reinos existente hasta la llegada de Felipe V. y yo me pregunto ¿porqué tanto amor a una organización geográfica -política francesa que lleva 300 años arruinándonos la vida y provocando conflictos interminables en el estado?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que es una falsedad, además de una majadería total, es eso de la "confederación de reinos", ¡¡ja!!, otro invento progre sacado de vaya usted a saber donde.

      Y lo de autodeterminación de pueblos es otra mamarrachada, una completa majadería, a ver si nos enteramos de una vez que un "pueblo" no es otra cosa que un ente totalmente abstracto, un artificio, un invento humano. Bajo esa peregrina idea de la "autodeterminación de pueblos" llegaríamos a una conclusión y es que todos podemos pedir una autodeterminación porque, al fin y al cabo, yo pertenezco a un pueblo porque está así establecido legalmente pero ¿y que pasa si digo "¡eh, oigan! que yo no tengo ni sigo estas costumbres, estas tradiciones no van conmigo y estas leyes me están reprimiendo, yo quiero ser libre y dueño de mi propia vida y destino"? pues es fácil, por esa regla de tres de la "autodeterminación" tendría todo el derecho del mundo a ello (o lo podría tener un barrio por ejemplo, "nosotros somos vallecanos, no madrileños, viva Vallecas libre).

      ¡¡Menos rollitos con eso de la "autodeterminación"!!, es absurdo, esto se convertiría en la casa tócame Roque.

      La legislación internacional es clara, lo de la autodeterminación o la independencia es para países que han sido invadidos o conquistados y en España no se da esa circunstancia, España se unió con los Reyes Católicos, a excepción del Reino de Navarra que se incorporó VOLUNTARIAMENTE después, no ha habido nunca una conquista o invasión.

      Antes de los Reyes Católicos, existían varios reinos (además de los INVASORES musulmanes) y resulta que ni Cataluña ni las Vascogadas existían como tales y eso es un hecho histórico irrefutable, es más, Cataluña como tal NI EXISTIA, eran feudos dependientes, por ejemplo el Condado de Barcelona, Seo de Urgell, Rosellón, Cerdeña, Pallars .... pero como Cataluña, nada de nada.

      Así que menos rollos progres y menos tonterías con eso de la "autodeterminación de los pueblos" porque, repito, eso de "los pueblos" es de lo más discutible.

      Lo que está pasando no es ni más ni menos que los hay empeñados en volver a meter la mentalidad del siglo XIX en pleno siglo XXI.

      Lamentable.

      Eliminar
  5. Antonio Salamanca Garcia

    si es lo que desean con tanto ainco por que no seles da una balla para separa sale mas barato que tanta demagijia e ipocresia

    ResponderEliminar