domingo, 27 de abril de 2014

La "Gran Hermana"


 


La ministra Mato como sus antecesoras Pajín o Aido quiere perpetuarse en los anales de la historia y desea una plaza  para cuando se jubile en las Naciones Unidas o la Unesco. Tiene un ministerio sin apenas competencias que debería desaparecer, ya que ni siquiera coordina las disputas y disfunciones entre comunidades, que ya han causado la muerte de una niña por si la ambulancia tiene que salir de Burgos o de Vitoria. Ni siquiera en este momento ha sido capaz de articular una tarjeta sanitaria que nos garantice la atención sanitaria de los españoles independientemente procedamos de otra región.
Ahora la ministra ha sacado un montón de normas cargadas de buenas intenciones encaminadas (dice) a proteger al menor que se inmiscuyen claramente en el ámbito familiar como una especie de un gran hermano que controlaría todos y cada uno de los hábitos familiares desde el momento de levantarse sobre quien hace las camas hasta la hora que deben acostarse.
Explayémonos en la prosa ministerial: "los menores deben participar en la vida familiar" (se nos antoja inevitable), "respetando a sus padres y hermanos así como a otros familiares o personas que se relacionen de forma estable con el núcleo familiar". Así debería ser. "Los menores deben participar y corresponsabilizarse en el cuidado del hogar y en la realización de las tareas domésticas de acuerdo con su edad y con independencia de su género". Menos mal que nos lo aclara la Ley. Lo que no aclara es cómo.
Vayamos a la escuela. Allí, los escolares "deben respetar las normas de convivencia de los centros educativos, estudiar durante el periodo obligatorio y tener una actitud positiva de aprendizaje durante todo el proceso formativo". Faltaría más. Para eso los llevamos. Pero esto es más difícil: "Los menores deben respetar a los profesores y otros empleados de los centros escolares así como al resto de sus compañeros, evitando situaciones de conflicto escolar". Vale, pero ¿esto no es cosa de Wert y de las autonomías? ¿Quiere Mato  ser también El árbol de la Ciencia?
Entremos en el área del respeto, que es universal, oceánico, total: "deben respetarse a sí mismos, a las personas con las que se relacionan y al entorno en el que se desenvuelven" (…) "respetar la dignidad, integridad e intimidad de todas las personas con las que se relacionen con independencia de su edad, nacionalidad, origen racial o étnico, religión, sexo, orientación e identidad sexual, discapacidad, características físicas o sociales o pertenencia a determinados grupos sociales o cualquier otra circunstancia personal o social." (…)
Dentro de ese proyecto o producto legislativo se dice que los niños "deben corresponsabilizarse de las tareas domésticas". ¿Y eso qué le importa a la ministra? –se dirán muchos-. ¿Y qué hará Ana Mato si los niños no obedecen en casa y los padres los denuncian al Gobierno? –me pregunto yo-. ¿Multarlos? ¿Y quién pagará la multa? ¿Encarcelarlos? ¿Y dónde? ¿Solos o en compañía de sus padres? ¿Desde qué edad? ¿Y quién se encargará de verificar el grado de incumplimiento de la ley? ¿Qué jueces establecerán si el niño cometió delito o sólo falta, si hubo o no hubo dolo?
Porque independientemente a la prohibición de que colegios contraten a pederastras para las clases de educación física cosa que el sentido común y las leyes vigentes ya prohíben, creo que si la ministra se pueda sentir minusvalorada dentro de este Gobierno, debería dedicarse a poner un poco de orden en el tema de sanidad, coordinando de verdad las distintas normas de cada comunidad autónoma, porque el tema de la igualdad ya puede darlo como perdido. ¿O acaso somos iguales los españoles según la región que procedamos?

10 comentarios:

  1. Ana Moradillo

    Anita, que no vas a ver dormir a los niños.... qué penita....

    ResponderEliminar
  2. Maite Vidal

    Otra inútil cojonuda......

    ResponderEliminar
  3. Hipico Domo Clasico

    No son capaces de permitir escolarizar en castellano en Cataluña y peor aun en Galicia para que vengan con estas memeces

    ResponderEliminar
  4. Luis Superciudadano

    Pues es que al final el estatismo abarca todo. Lo económico y lo moral. Primero un señor decide lo que hace con más de la mitad de nuestro dinero y luego lo que hacemos en casa. Si pudieran, regularían ser padre. Sin un "carné", estaría prohibido.

    ResponderEliminar
  5. ergio Serrano Ruiz

    Madre mía....¿Pero esto es el PP o la URSS de Stalin? y a esta señora, ¿Qué narices le importa lo que haga yo en mi casa? ¿Me meto yo en la suya a ver lo que hace y como educa a sus hijos? estoy harto, a este PP le va a votar su p....madre, porque yo desde luego no. Votaré a cualquier otro, total, peor imposible...

    ResponderEliminar
  6. Carlos Corzo Ruiz

    Señora Mato: si su niño no hace la cama, no haga una Ley. Dele unos azotes.

    ResponderEliminar
  7. Julio Perez Garcia

    Ya esta bien de ministros/as inútiles, hasta cuando vamos a pagar a políticos que no sirven para nada.

    ResponderEliminar
  8. Arcelina G. Martin ·

    Desde luego juntar letras, se les da de vicio!, ojala se les diera igual arreglando los desaguisados que existen y eliminando las pseudofronteras que nos han creado con tanta ruina como son las autonomias.

    ResponderEliminar