viernes, 24 de agosto de 2012

Estado no terminal y quizá ni siquiera irreversible



Esta mañana se ha conocido el informe forenso sobre Bolinaga. La clínica forense de la Audiencia Nacional concluye que el preso etarra enfermo de cáncer Iosu Uribetxebarria Bolinaga "no se encuentra en fase terminal", por lo que su tratamiento puede "ser llevado a cabo por los Servicios Médicos" de la cárcel.

Sería interesante conocer el contenido del informe forense, pero me temo que el tratamiento médico no modifique mucho las cosas. Me explico. Cualquier enfermo, por grave que esté y por incurable que sea su enfermedad, es tratado desde su domicilio por lo que bajo esta premisa puede ser tratado desde la cárcel y trasladado a un hospital cuando su situación lo requiera, alternando periodos hospitalarios con tratamiento en prisión. Por experiencia familiar debo decir que  requiere un tratamiento a base de radioterapia que se aplica a aquellos enfermos de cáncer en una fase intermedia que no requiere hospitalización y basta con desplazarse periódicamente al centro hospitalario donde cualquier paciente una vez finalizadas las sesiones puede seguir con su rutina diaria sin apenas mas complicaciones. El hecho de catalogar su situación como irreversible no es mas que una redundancia que tenemos todos los seres humanos, solo que en estos casos se puede acelerar el fallecimiento.

Con los resultados obtenidos de las pruebas clínicas realizadas al recluso y basándose en el índice de Karnofsky -indicador que predice la evolución en pacientes oncológicos-, la forense señala que el 50 por ciento de los enfermos "con las mismas características" que Uribetxebarria vivieron "igual o menos de 11,3 meses" y la otra mitad sobrevivió "igual o más de 11,3 meses". "En definitiva, la enfermedad tumoral diagnosticada es de muy mal pronóstico a largo plazo; sin embargo, en la actualidad el enfermo no se encuentra en fase terminal y únicamente presenta leves síntomas clínicos en relación con la misma", concluye el informe.

Si leen el art. 104.4 del Reglamento Penitenciario y el art. 92 del C. Penal verán que ninguno de los dos artículos exige que el preso no pueda ser tratado en prisión para obtener el tercer grado; es un dato que no viene en la ley. Entonces la decisión seguirá siendo discrecional, de modo que tanto la concesión como la denegación del tercer grado es legal. Serán otros los criterios a seguir. Ante este informe se llega a la conclusión que el ministro Fernández Díaz que mintió ayer ante la prensa y tuvo mucho interés en descalificar a sus antecesores con una muy peciliarr defición de la prevaricación. para justificar un tercer grado muy precipitado ya que no es necesario para su tratamiento ya que el estado del terrorista no es terminal, presionado por la huelga de hambre de mentira de los presos de ETA. 

Hay razones para la indignación, pero no las tiene el ministro Fernández, sino aquellos que han visto cómo entregaban parte de sus vidas o perdían a un ser querido en una guerra que ahora el Gobierno parece dar por perdida, así como todos los que creemos que el Estado debe aplicar la ley, sí, pero no para favorecer a asesinos y secuestradores, sino para cercarlos e impedir que alcancen sus objetivos.

Con esto y su teoría de connivencia de Sanchez Gordillo con los propietarios del hotel de Moratalla se puede afirmar que el ministro no tuvo ayer su mejor tarde el ministro de Interior que ahora se encuentra pillado por estas rotundas afirmaciones.

10 comentarios:

  1. Antonio Peña

    Éste pájaro que no nos intente ablandar el corazón con su look abuelo de Heidi y que se pudra en la cárcel.

    ResponderEliminar
  2. sarpa

    Vaya pacto hicieron los del PP con los socialistas. Se van a quedar sin papeletas en las próximas elecciones. Eso es lo que se llama perder clientes por ser unos magnificos engreídos, soberbios, fatuos, endiosados, altivos, arrogantes, altaneros, orgullosos, jactanciosos...

    ResponderEliminar
  3. alberto jimenez

    A que están jugando estos pardillos?, son conscientes de lo que están haciendo?. Y que me dicen de Marianin, este finiquita lo que queda de este país y se lleva por delante a su partido.
    Además tendrán claro que con mucha -muchísima - suerte les quedan 3 años en el gobierno - a mí personalmente ya se me están atragantando, y llevan unos meses-.
    Lo dicho estos no se comen el turrón - y quedan 4 meses para saberlo, como no se cumplan los objeticos de déficit, a gorrazos-
    Que desastre.

    ResponderEliminar
  4. tantoda7

    Una vez más, el gobierno ha demostrado su ineptitud y se ha cubierto de mierda.

    Si les quedase algo de vergüenza, el ministro de Interior debería reconocer su imperdonable error, pedir disculpas públicamente a los que criticó ayer. Y acto seguido marcharse a su casa.

    Fallando en cosas tan elementales como verificar si el terrorista se está muriendo -¿de verdad no se les había ocurrido que los médicos sentirían presión de su entorno?-, ¿pretenden que creamos que saben lo que se traen entre manos en política económica, laboral...?

    Siempre pensé que Rajoy no era solución para nada, pero quedaba la esperanza de que ante lo negro de la situación se enterase de quienes eran los mejores y se rodeara de gente más valiosa que él. Está claro que ni eso.

    Casta privilegiada. Asco dan.

    ResponderEliminar
  5. Circunspecto

    La prevaricación, o prevaricato, es un delito que consiste en que una autoridad, juez u otro servidor público dicte una resolución arbitraria en un asunto administrativo o judicial, a sabiendas de que dicha resolución es injusta. Es comparable al incumplimiento de los deberes del servidor público. Dicha actuación es una manifestación de un abuso de autoridad. Está sancionada por el Derecho penal, que busca la protección tanto del ciudadano como de la propia Administración. Para que este delito sea punible, debe ser cometido por un servidor o juez en el ejercicio de sus competencias.
    La misión de los jueces es la de aplicar el derecho vigente al caso concreto. El ejercicio de esa función se denomina "jurisdicción". Es decir, la esfera o el ámbito en el cual se puede desenvolver un funcionario judicial. Cuando un juez se aparta voluntariamente de la aplicación del derecho al caso concreto comete un delito del derecho penal que se denomina prevaricato.

    ¡¿Y ahora que?! ¿Eh? Conque terminal ¿No? Ya lo sabias, ¿y ahora... ?¿Que hacemos contigo?

    ResponderEliminar
  6. kiro

    Y ahora que? señor prevaricador

    ResponderEliminar
  7. José Raúl Sánchez

    Que se muera ya ese hdp

    ResponderEliminar
  8. Ana Isabel Sánchez

    CADA ESPAÑOL QUE NO SE MANIFIESTA EN ESTOS MOMENTOS CONTRA EL PSOE, EL PP Y LOS DEMÁS PARTIDOS POLÍTICOS, ESTÁ MANTENIENDO CON SU SILENCIO A ESTOS IMPRESENTABLES EN EL PODER QUE HAN CONVERTIDO LA MIERDA DE DEMOCRACIA QUE TENEMOS EN LA MISERABLE TIRANÍA DE UNOS DESPÓTAS. NO, NO VALE NO ENTERARSE, ECHARLOS NOS CORRESPONDE A TODOS, Y LOS QUE NO HAGAN NADA SON UNOS ESQUIROLES DE LOS QUE MANDAN

    ResponderEliminar
  9. hipatia2

    Ese hombre y toda su familia deberían estar en la cárcel ya hace años.

    ResponderEliminar
  10. Miguel Fernández

    Efectivamente, todo parece indicar que el gobierno da la "guerra" por perdida, lo que significa que da por hecha la secesión de esa región (llevándose a Navarra, al mismo tiempo o poco después). Supongo que el Rey abandonará España o, al menos, no volverá a "lucir" su uniforme.

    ResponderEliminar