sábado, 18 de agosto de 2012

Asilo político para una paranoia



El gobierno de Ecuador tiene acogido en su embajada en Londres a Julen Assange que viene huyendo de una denuncia ante la justicia sueca de un simple delito común, la cual ha dictado una orden de extradición. Conviene no olvidar que Assange no está reclamado por sus más que dudosas prácticas informativas (revelar el nombre y la situación de agentes de inteligencia en terreno hostil no es libertad de expresión sino, como mínimo, una gravísima irresponsabilidad), sino por varios delitos comunes, incluido el de  violación con el consentimiento de la denunciante, algo que solo es delito en aquel país.  

Assange, famoso por la divulgación por la red de gran cantidad de secretos de los servicios secretos de Estados Unidos se siente acorralado, no desea acudir a Suecia para prestar declaración sobre este tema menor pensando que desde Suecia pueda ser reclamado por los norteamericanos y posteriormente juzgarlo allí.

Los casos en los que se ha visto implicado el fundador de Wikileaks pueden resultar más o menos sorprendentes, pero a un juez de un país tan poco sospechoso como Suecia los cargos en su contra le han parecido de tal entidad que ha dictado orden de prisión contra él. Y a los más altos tribunales del Reino Unido, una nación que si de algo puede presumir es de independencia judicial, también le parecen suficientes para aceptar la extradición. Es decir, diga lo que diga Assange, se está enfrentado a cualquier cosa menos a un proceso sin garantías.

La batería de argumentos que se ha esgrimido para justificar el asilo a Assange ha avanzado tantos pasos en el caso como para situar al de Wikileaks en Estados Unidos, cuando por el momento lo que se está discutiendo es su extradición a Suecia. No sólo eso: una vez en EEUU, los ecuatorianos sostienen que podría ser condenado a cadena perpetua o incluso a muerte, "por lo que no serían respetados sus derechos humanos".

Más impresentable todavía es que el Gobierno de Rafael Correa que se ha apresurado a convocar una reunión urgente en la OES, se presente como un adalid de la libertad de expresión, cuando puede que en los últimos años haya sido el mandatario iberoamericano que con más furia ha atacado a los medios de comunicación libres, por encima incluso de la dictadura castrista, en la que ya no queda nada que atacar. Rafael Correa ha cerrado medios, ha procesado a periodistas y los ha obligado a exiliarse; tiene todo un historial en contra de la libertad de expresión, de ahí que resulte cualquier cosa menos creíble y razonable su reivindicación de la misma.

A esta historia se han sumado una serie de personajes como el ex juez  Garzón, dispuesto a llevar la defensa del periodista, con excelentes relaciones con el autoritario Correa, que habría vuelto a demostrar que es capaz de hacer casi cualquier cosa con tal de evitar rendir cuentas ante un tribunal de un Estado de Derecho.

Además en este culebrón está la actitud del gobierno del Reino Unido que esta dispuesto a detenerlo por cualquier medio como ponga un pie fuera de la embajada y no quiere dejarlo salir del país  por haber sido burlado por Assange. De tal manera que éste lleva ya dos meses encerrado en la embajada en un cuarto mal ventilado sin poder salir a la calle prisionero de su propia paranoia y del afán de notoriedad de personajes como Correa, Garzón que ven en este tema la posibilidad de aparecer periódicamente en los titulares de los periódicos. Y así  veremos a este peculiar personaje que va a seguir prisionero, no en una cárcel sueca sino en en el cuarto oscuro de la embajada por un asunto que puede tardar años en desenredarse. 

13 comentarios:

  1. Tirso Peña

    ¿Ignoraba Assange que estaba cometiendo un delito?
    ¿O lo sabía y asumió el desafío?
    En fin, lo que parece claro es que tendrá que asumir responsabilidades.
    A no ser que Garzón demuestre que el culpable es Franco.

    ResponderEliminar
  2. Liborio

    la tiene cruda este sujeto...Veo casi imposible salir de la embajada y viajer fuera de Inglaterra.
    El salvador solo pretende "mejorar" su imagen , muy deteriorada en el extranjero, justamente por no permiter prensa ni informaciones criticas contra el gobierno actual.

    ResponderEliminar
  3. Sebastian Almenara

    que una república bolivariana proteja a un delincuente común y quien le asesore sea otro delincuente ( juez condenado por un delito= delincuente) tiene gracia y es un insulto a las democracias

    ResponderEliminar
  4. Çarmelo Bethencourt Reyes

    este que no se preocupe que garzon le defendera ya defendio a los etarras y estan en la calle

    ResponderEliminar
  5. Pedro Máñez Villanueva

    Señor Xavier Carrió Jamilá no le voy a discutir que Rafael Correa quizás no sea la persona más adecuada para erigirse como paladín de la libertad de expresión, pero la persecución a Julen Assange apesta por todos los costados. Hay un hecho
    que a mi me resulta como menos sospechos y es que una de las denunciantes es una tal Anna Ardin, conocida por su apoyo a la oposición cubana y sospechosa de pertenecer a la C.I.A. Fue la propia Anna la que invitó al fundador de WikiLeaks a pernoctar en su domicilio y lo cierto es que viendo el perfil de esta señora, no parece alguien a quien se le pueda obligar a hacer cosas contra su voluntad.

    ResponderEliminar
  6. Pedro Máñez Villanueva

    Pero hay una segunda parte, el Gobierno Inglés tan celoso con el Sr. Assange, no ha actuado con la misma rigurosidad con el general Hosni Benslimane. Este señor es el presidente de la Real Federación Marroquí de fútbol y del Comité Nacional
    Olímpico del país y estaba en Londres presidiendo la delegación de su país. Benslimane tiene sobre el una euroorden de busqueda y captura con relación a la desaparición del disidente Mehdi Ben Barka y Animistia Internacional lo considera responsable de la muerte de 2.500 personas. Actualmente Benslimane está en paradero desconocido, porque tras refugiarse en la embajada de su pais al ser denunciada su presencia, Scotland Yard optó por aconsejar a Benslimane que abandonara cuanto antes el territorio británico. ¿Hacen cuestión de estado detener a alguien imputado en dos delitos menores, posiblemente planificados y orquestados y le abren la puerta a un criminal?

    ResponderEliminar
  7. Julio Gallego

    Permíteme amigo Xavier y sin que sirva de precedente que discrepe en el planteamiento que haces. Lo siento pero no puedo estar de acuerdo. Primero fueron las acusaciones de desvelar secretos mal guardados. Después y como no se le podía cog
    er buscaron tres pies al gato para poder cogerle por algún desliz. Cosa que se demostró sin solvencia pero ere con erre siguen por carecer de otras cosa más solventes. Es como a uno que sigue las reglas y no tiene nada con la justicia no le cabe que se hagan injusticias pero y aquí está el quid de la cuestión a muchos españoles que hemos respetado todas las reglas cuando hemos topado con algún interés de alguna multinacional o de algún ente metido en política, aquí se va al garete todo lo que pensamos de la ley ya que no atiende más que a directrices políticas. Y por supuesto con toda razón del mundo los casos están ganados de ante mano por esas entidades y no por ley sino por indicación de algún poder interesado. En este caso Estados Unidos que lo quiere a toda costa y a cualquier precio. Está visto que de justicia solo hay el nombre y la propaganda masiva del poder que lo pretende linchar. No me extiendo más pero aquí queda mi modesta opinión basada en la experiencia y en la información disponible que tiene todo el mundo a su disposición desde que empezaron los hechos.
    Para cambiar algo de la podredumbre nos hacen falta muchos Assange.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xavier Carrió Jamilá

      Hola Julio, no pretendo tomar partido sobre este caso y me he limitado a comentar sobre el lio montado por la persecución a este caballero y su situación legal a partir de ahora independientemente del valor y la confidencialidad o no de la información transmitida por el al resto del mundo. Sigo pensando que algunos intentan mostrarnos una cosa u otra según su interés político y que en principio no habria porque desconfiar de las garantias de la justicia sueca. Probablemente el mismo se ha autoencarcelado. Un saludo.

      Eliminar
  8. anmaco

    Yo entendería el asilo político si lo perseguiría su propio país, pero no, quiere eludir la justicia de un kiki mal pegado en otro país que no es el suyo. lo demás son suposiciones, pero que podemos esperar del "asesor" de condenar suposiciones. eso pasa por ver la vida en bandos.

    ResponderEliminar
  9. alvear2

    Garzón sabe que se equivoca. Pero lo intenta y si cuela cuela. Los tontos del bote se lo creen y piensa que UK es una cueva de antidemocratas.
    No olvidemos que el Sr. Garzón ha sido declarado el rey de la antilibertad del reo.

    ResponderEliminar
  10. Carmiña Martinez-Pais Romaní

    La paranoia, son delirios sistematizados...este señor, ha constatado, todo lo que ha presentado al público, con datos fidedignos

    ResponderEliminar
  11. Logan Albatros

    si lo defiende garzon este es culpable..por que garzon no a estado nunca al lado de una causa justa desde que nacio..escepto cuando lo juzgaron y condenaron a el..osea el fulano este del pelo prematuramente blanco va y contrata A UN exJUEZ que fue condenado por varios delitos..en la cebeza del tio este algo no funciona..

    ResponderEliminar
  12. Logan Albatros

    de momento Garzon le a sacado 7oo..000 mil euros para ir cubriendo gstos de representacion..

    ResponderEliminar