jueves, 3 de noviembre de 2011

Lo que las elecciones evitarán

Que hemos estado llevando el mismo camino que Grecia, a casi nadie en España se le escapa. Escuchando a Zapatero y ahora a Rubalcaba está claro. Los socialistas quieren seguir disfrutando del paraíso artificial de subsidios, creado por el socialismo a base de pedir prestado al exterior. Es cuestión de ideología, caradura y trinque. Probablemente nos va a salvar la campana.
La catástrofe de las finanzas públicas griegas debería ser utilizada como ejemplo de gestión pública por los partidos socialistas europeos y, en el caso de Rubalcaba, además, como inspiración para su campaña electoral, porque la crisis de Grecia es precisamente la estación de término del socialismo cuando se pone a gobernar un país medianamente civilizado.
Zapatero y Rubalcaba están absolutamente de acuerdo con ese planteamiento, por lo cual no resulta extraño que desde que estalló la crisis griega ninguno de los dos haya realizado ni la más leve crítica a sus colegas helenos. En realidad, de haber estado allí, Alfredo y ZP hubieran actuado exactamente igual que el ejecutivo de Papandreu, faltaría más, y si España hubiera llegado a la situación griega aquí también se hubieran enrocado en la farfolla socialista justificadora de todos los trinques para mantenerse en el poder. Nos salva el hecho de que España todavía no es Grecia, porque los socialistas, como se ve, son igual de dañinos en todos los sitios.
La Unión Europea en general, y los alemanes en particular, están más que hartos de poner dinero para salvar a una nación que ha engañado sistemáticamente a sus socios comunitarios y que rechaza de plano hacer sus deberes y están dispuestos a romper la baraja. Es lo que va a pasarle a Grecia. Aqui probablemente no habrá lugar a ello, las encuestas de la cercana consulta electoral indican a las claras  que los españoles no están dispuestos a seguir por este camino y se va a producir un cambio radical con la llegada de Rajoy al poder. Ojalá acierte.

1 comentario:

  1. Casto Pascasio Escolá

    Efectivamente, si nos fijamos en la campaña del Mágico mentiroso, veremos que gira alrededor de lo publico. Esta claro, sólo en empresas publicas es posible el pesebre, las cuotas, los sindicatos, etc. etc. traducido TRINQUE. No consigo que me entre en la cabeza que otra razón puede haber ... y lo que es más, viendo el desaste, aún me entra menos. ESTO ES DE UNA PERVERSIDAD SIN LIMITES.

    ResponderEliminar