viernes, 2 de junio de 2017

El penúltimo conseguidor




El consejero de Justícia, Germà Gordó, en una imagen de archivo / EFE


El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha abierto una investigación contra Germà Gordó por su presunta implicación en la trama del 3%. La Fiscalía había pedido abrir diligencias contra el exconsejero de Justicia y diputado de Junts pel Sí en el Parlament por su supuesta participación en el cobro de comisiones ilegales de Convergència.


Germá Gordó, hombre de confianza del expresidente catalán Artur Mas, Gordó fue gerente de CDC entre 2004 y 2011, secretario del Govern entre 2010 y 2012; conseller de Justicia entre el 2016 y consejero de la empresa pública Infraestructures de la Generalitat de Catalunya (GISA), con lo que tuvo responsabilidades organizativas y económicas, expone el auto.


El juez Enric Anglada considera que hay indicios de que el diputado del PDeCAT pidió a empresas adjudicatarias del Govern que hicieran donaciones a la fundación CatDem, afín a su partido. El nombre de Gordó aparece en las agendas y libretas de varios empresados implicados en la trama. Usaban pseudónimos, como Gregorio y Gerardo, para referirse a él, y lo señalan como asistente a reuniones para pactar adjudicaciones públicas y donaciones a la fundación CatDem.


Según las investigaciones sobre el caso, el que fue mano derecha de Artur Mas durante años funcionaba como conseguidor o mediador junto a Andreu Viloca, extesorero de CDC, quien aparece también como principal acusado del Caso Palau por facilitar adjudicaciones públicas a ciertas empresas.

Así, habría conseguido que Constructora Pirenaica (Copisa) donara 100.000 euros a ambas fundaciones en el 2012 a cambio de la adjudicación por el Consorci d'Educació de Barcelona y del contrato de obras de mantenimiento de varios edificios escolares públicos, que ascendían a 4,7 millones de euros.

También habría seguido el mismo camino la adjudicación por la Autoridad Portuaria de Barcelona -la Generalitat forma parte del consejo de administración a una UTE formada por Copisa, COmsa, ACSA y Benito Arnó- por dos contratos que ascendían a 39,6 millones de euros.

Estas adjudicaciones se habrían hecho "después de haber negociado personalmente los importes de las licitaciones y de las donaciones y las fechas de las adjudicaciones y de las entregas" con el consejero delegado de Copisa, Xavier Taulell.

Del mismo modo, según el auto, Gordó habría conseguido donaciones de 147.000 euros entre el 2014 y el 2015 a cambio de adjudicaciones de Gisa a la empresa Pasquina por 2,5 millones para mejorar la carretera C-55 y otro de 7,6 millones por el Departamento de Territori para señalizaciones en carreteras.

Gordó también habría obtenido, "aprovechando sus relaciones personales y políticas con Josep Manel Bassols, diversos regalos personales de la empresa Oproler por mediar" en adjudicaciones de Ginsa por un importe de 2.671.559 euros en unas obras en Manresa (Barcelona).

El caso 3% estalló en junio del 2014 en el Ayuntamiento de Torredembarra (Tarragona) tras la denuncia de una concejala republicana de varias irregularidades en el consistorio que sigue investigando el juez del Vendrell.


No hay comentarios:

Publicar un comentario