martes, 24 de noviembre de 2015

Si lo sé no vengo

Manuela Carmena, rodeada de periodistas.

Manuela Carmena se arrepiente ahora, ante Maruja Torres, de haber abandonado una jubilación a base de ocurrencias con sus amigas ante los chismorreos de sus amigas y sus ocurrencias ante un café con leche y las magdalenas caseras de las que presume. Asegura asegura que si "pudiera rebobinar a febrero pasado" mantendría el "no" inicial que le dio a Podemos.

Carmena, que en febrero cumple 72 años, desvela que se siente "desbordada" por la situacióny la fama que le llegó después de las elecciones municipales del pasado 24 de mayo. "Me puede. Todo esto es absolutamente excesivo. Me desborda. No soy feliz ahora y eso no es bueno", confiesa la alcaldesa, que apunta que en los últimos meses se ha hecho "un poco de todos" y "menos dueña" de sí misma. 

La confesión de Carmena a Maruja Torres es, de tan pública y desidiosa, una obscenidad. Estamos hablando de la regidora de Madrid, la capital del Estado con más de tres millones de habitantes, referencia indiscutible de España y que debería de ser la bandera de un país en recuperación. Lejos de eso, nos encontramos con una mujer desmemoriada a la que la energía y la determinación por la ciudad le han durado menos que un bostezo. 

Los problemas de tráfico en Madrid, la falta de comunicación en las medidas contra la contaminación y su polémica posición frente al terrorismo son algunas de las acciones del último mes que pueden haber llevado a Carmena al colapso y a la infelicidad.

Hoy Podemos la rectifica y la alcaldesa se ha apresurado en desmentir estas declaraciones fueron hechas al parecer recién estrenada en el cargo. Sus despistes y ocurrencias fuera de lugar denotan que nunca debió ocupar el cargo Lo único cierto es que Manuela Carmena nunca debió ser alcaldesa y así lo reflejan tanto el balance de su trabajo como su propia voluntad. La jefa del consistorio madrileño, la marca blanca de Pablo Iglesias, la marioneta de esa guardería de macarras capitaneada por los Maestres, Zapatas y Sotos, se ha quedado sin pilas a los 5 meses de ostentar el cargo. 

Prácticamente, en la etapa prólogo de una carrera de cuatro años que nunca debió comenzar, ya que las elecciones las ganó Esperanza Aguirre. Sólo el PSOE del marginado Carmona propició que se consumara el desastre y que un sucedáneo podemita esté rigiendo los asuntos públicos de todos los madrileños con el paupérrimo balance que ahora padecen.

12 comentarios:

  1. EONORA




    Eleonora

    No se prive, vayase Vd. que puede..

    ResponderEliminar
  2. NO tendria de haberse presentado .No tiene capacidad para desarrollar ni administrar un Ayuntamiento

    ResponderEliminar
  3. NO tendria de haberse presentado .No tiene capacidad para desarrollar ni administrar un Ayuntamiento

    ResponderEliminar
  4. Carmen Martinez

    Es sincera. No debe ser fácil gobernar.

    ResponderEliminar
  5. Maria Felechosa Rodriguez

    "Si lo se no vengo", pobre señora en que" lío la metieron".maria

    ResponderEliminar
  6. Dan Glez

    Que mal lleva sus 72 años, si parece ya una cacatúa vieja de 90.

    ResponderEliminar
  7. Pedro Sansal

    AÚN ESTÁS A TIEMPO PARA IRTE DE PASEO.

    ResponderEliminar
  8. Mari Carmen Garcia Mora

    Anda lárgate ya, tía.

    ResponderEliminar
  9. Pedro Sansal

    AÚN ESTÁS A TIEMPO PARA IRTE DE PASEO.

    ResponderEliminar