lunes, 9 de noviembre de 2015

La "embestidura" del president


Artur Mas no saldrá reelegido como President de la Generalitat, al menos en la primera votación y probablemente tampoco en la segunda. Mañana se va a ver. Esto no es nada nuevo, ya que quien en solo cuatro años ha tenido que convocar por tres veces elecciones anticipadas, pasando de una amplia mayoría de gobierno a tener que aliarse con su habitual enemigo y ni siquiera obtener la mayoria que buscaba, ahora está a expensas de los desharrapados de la CUP a los que ha suplicado su apoyo, ya que ni así quienes están fuera del sistema se fían de él, lo que los puede convertir en los salvadores de Cataluña.

Pero resulta que no existe quien quiera liderar el proceso que parece que tan solo Mas es capaz de culminar. Dice que si no lidera esto se paraliza. Y en esas están. Sigue sin reconocer de la falta de confianza hacia quien ha sumido Cataluña en la ruina económica dentro de la mayor de las crisis que ha asolado Occidente, y en el proceso ha dividido a los catalanes en dos grandes bloques antagónicos. Eso sí, ha conseguido agregar a su formación de mafiosos, a los ilusos de siempre, que junto a unos anti sistema que aún anteayer estaban pensando en las bombas y atentados y por azares de la vida se han convertido en los árbitros de la situación.

Inés Arrimadas ha definido la situación: Los secesionistas, ni tienen legitimidad, ni tienen la mayoría necesaria para obligar a los catalanes a renunciar a ser españoles y por ello ser europeos simplemente para que los corruptos de su partido queden diluidos en pura irresponsabilidad ante la ley.

Mi predicción es que seguiremos hablando de Cataluña al menos hasta fin de año de su imposible President que va a esperar unfuturo cambio del gobierno que sea más bizcochable y tener la oportunidad de volver a empezar de nuevo una negociación con la cantinela de siempre, para que España le siga financiando sus delirios. Hay mayoría parlamentaria para proclamar esa virtual ruptura mediante una moción retórica, hiper­- bó­lica y mal redactada, y no parece haberla para formar gobierno. Hay mayoría para la huida hacia delante y no la hay para una gobernación coherente. 

Los que buscan su supervivencia política desde la independencia deben saber que con la convivencia y las libertades no se juega, y que nuestra democracia con la unión de todas las fuerzas políticas se movilizará sin fisuras, desde el Estado de Derecho, para garantizarlas. Con este panorama esquizofrénico, el próximo marzo probablemente habrán nuevas elecciones en Cataluña.

5 comentarios:

  1. Laura Catasús

    Este es el amor a Cataluña: " votadme aunque pertenezca a un partido corrupto y me guste Luxemburgo. Y de lo de Pujol, yo no sabía nada, Y el despilfarro de tener hasta un "Institut Catala de la China" y similares, pero no pagar farmacias, es cosa de nada." Y bueno,ahí están debatiendo su futuro con todos estos impresentables. Cataluña está muy mal. Y lo peor es que parece que les gusta el olor a mierda!

    ResponderEliminar
  2. Jose Luis Francoli

    Cuando uno esta muerto, uno no sabe que esta muerto. Los demás si lo saben y ellos son los que sufren. Lo mismo pasa cuando uno es gilipollas

    ResponderEliminar
  3. Joaquin Montoro Cristobal

    Todo esto no debería durar más de 10 horas, como en el 34...Vamos Rajoy! Ahora está en tus manos.

    ResponderEliminar
  4. como se puede ser tan mala persona como tu,indecente,indeseable,ladrón, soy andaluza de nacimiento,pero me siento tan catalana como tu MAS,

    ResponderEliminar
  5. Angels Baltar

    ..."Sigue sin reconocer de la falta de confianza hacia quien ha sumido Cataluña en la ruina económica dentro de la mayor de las crisis que ha asolado Occidente, y en el proceso ha dividido a los catalanes en dos grandes bloques antagónicos. Eso sí, ha conseguido agregar a su formación de mafiosos, a los ilusos de siempre, que junto a unos anti sistema que aún anteayer estaban pensando en las bombas y atentados y por azares de la vida se han convertido en los árbitros de la situación.

    ResponderEliminar