martes, 10 de noviembre de 2015

La "desconexión" de La Vanguardia

Artur Mas y Javier de Godó, en una foto del 2012


La Vanguardia se ha caído de guindo y ha decidido desconectarse del proceso de secesión de Artur Mas y publica este martes -el siguiente día del pleno de 'desconexión'- un editorial en el que afirma que la resolución aprobada es "retórica, hiper­bó­lica y mal redactada" y que es una "huida hacia delante y no la hay para una gobernación coherente".Es el anuncio de la caida en desgracia de Artur Mas

El diario considera que el 9 de noviembre del 2015 "pasará a la historia de los errores de Catalunya, con el agravante de la parodia. Una pequeña, triste y desla­vazada simulación del Sis d’Octubre de 1934, que puede poner en riesgo la autonomía de Catalunya, la amplia corriente de movilización social en favor del autogobierno registrada estos últimos años, y la propia autoestima de los catalanes", añade.

Acabo de leer este editorial de La Vanguardia y me he quedado perplejo, ojiplático y confuso viniendo de un medio que ha estado alentando todos estos años el discurso contra una España que segun ellos es la causante de todos los problemas en Cataluña.

¿Será que por fin le han visto las orejas al lobo? 
¿Habrán por fin entendido que no hay nada que hacer de esa manera?
¿Estarán curándose en salud?
¿Es que acaso la resolución ha sido una sorpresa?
¿O es que ya no llega el dinero de la Generalitat?

No, si al final, resultará que al conde no le habian informado....

Después de largos meses de navegación, surcando mares desconocidos, poco habituales de su embarcación, el buque insignia del Conde de Godó, Javier Godó Muntañola, ha decidido regresar a tierra.

Tempestades de todo tipo, tiempos de grandes tesoros en tierras desconocidas, unas bodegas repletas y una despensa tan llena han permitido a La Vanguardia regresar a donde solía: la moderación y el orden empresarial.

Hay otros medios del grupo que siguen navegando por aguas embravecidas. No toda la flota está situada en las mismas coordenadas. Pero el diario histórico y tradicional de la empresa de la españolísima familia parece que no quiere seguir jugando con tempestades y elementos diversos. Ítaca ya no es su horizonte.

De sabios es rectificar, pero La Vanguardia siempre ha apostado por el caballo ganador ha decidido ahora cambiar de caballo. El Conde de Godó se percata ahora del poco apoyo que tiene en Cataluña la radicalidad que ha manifestado el que por ahora sigue siendo su Parlament. 

Como en el 1939 cuando llamó a su periódico La Vanguardia Española en los largos años de la dictadura, luego cuando llegaron los aires independentistas de Pujol y Artu Mas que para complacerlos saco su edición en catalán generosamente subvencionada por éstos, que como apenas podía vender en lo kioscos ha estado repartiendo gratuitamente por los autobuses y trenes cercanías




Editorial de 'La Vanguardia': 

Por la rectificación


10/11/2015 - 01:40h | Última actualización: 10/11/2015 - 11:54h
Principio del formulario
Final del formulario

En una misma jornada y con un lapso de pocas horas, el Parlament votó ayer una proposición no de ley que rompe con la Constitución e inició el debate de investidura del presidente de la Generalitat con una fumata negra en el horizonte.

Se decide romper paulatinamente con España –una declaración unilateral de independencia encubierta– y se mantiene en puntos suspensivos la gobernación del país. Este es el mensaje que el Parlament de Catalunya está a punto de enviar a los organismos internacionales, a las cancillerías europeas, al Gobierno de España y a toda la sociedad. Ruptura y poder vacante por falta de un mínimo acuerdo entre la mayoría.
Hay mayoría parlamentaria para proclamar esa virtual ruptura mediante una moción retórica, hiper­bó­lica y mal redactada, y no parece haberla para formar gobierno. Hay mayoría para la huida hacia delante y no la hay para una gobernación coherente. Esta es la fotografía del 9 de noviembre del 2015, jornada que pasará a la historia de los errores de Catalunya, con el agravante de la parodia. Una pequeña, triste y desla­vazada simulación del Sis d'Octubre de 1934, que puede poner en riesgo la autonomía de Catalunya, la amplia corriente de movilización social en favor del autogobierno registrada estos últimos años, y la propia autoestima de los catalanes. 
Bastaba observar el rostro de los miembros del actual Govern de la Generalitat durante la votación. Rostros graves, muy preocupados y encerrados en sí mismos. El semblante del presidente en funciones, Artur Mas, describía perfectamente la situación. No fue ayer un día alegre. No lo fue para gran parte de los ciudadanos de Catalunya. Sólo los diputados de la Candidatura d'Unitat Popular transmitían felicidad. ¡Con sólo diez escaños y el 8,2% de los votos han logrado arrastrar las aguas del Parlament hacia su molino! El grave error táctico cometido por la coalición Junts pel Sí y muy particularmente por Convergència Democràtica –el partido que ha gobernado Catalunya durante 28 de los 35 años de autonomía–, consistente en tramitar una resolución maximalista y rotundamente inconstitucional a cambio de nada, lo puede acabar pagando el conjunto de la sociedad catalana. No es inteligente. No es justo. No es necesario. No fue eso lo que se votó el pasado 27 de septiembre.
Después de más de tres años de intensas movilizaciones cívicas en favor de un mayor reconocimiento de Catalunya y de un trato más justo, llega el momento del error. Es decepcionante. Esas movilizaciones empezaron a desarrollarse en el 2010, inmediatamente después de la infausta sentencia sobre el Estatut, bajo la enseña del soberanismo, es cierto, pero desde el primer día han agrupado muchos matices y sensibilidades, logrando reunir a mucha gente con la premisa del gradualismo y la tranquilidad. El error del 9 de noviembre del 2015 consiste en dividir ese caudal cívico, instalar a la gran mayoría de la sociedad en una fase de angustia y alimentar, todavía más si cabe, los anticuerpos españoles contra el autogobierno catalán. Con el gesto de ayer nada se refuerza en Catalunya, salvo la genuina radicalidad de un partido que no alcanza el 10%. Nada se refuerza y el conjunto social sale perdiendo.
Quienes han auspiciado el error del 9 de noviembre deberían reflexionar urgentemente sobre ello y propiciar, lo antes posible, una inteligente rectificación. Nada se ha roto aún de manera irremediable. Hay que empezar a trabajar ahora mismo por una oportuna y eficaz reconducción. Hay tiempo. Existe una potencial mayoría parlamentaria para llevar a cabo esa rectificación después del 20 de diciembre.
La ruptura exprés y el maximalismo en ningún caso pueden ser la divisa de una mayoría parlamentaria que acudió a los comicios de septiembre con un logotipo de caligrafía cuasi infantil y con una promesa de independencia de costes reducidos. La coalición vencedora no se dirigió a los electores pidiéndoles el veloz advenimiento de la república catalana, expresión voluntariamente ignorada en su programa, con apoyo en votos inferior al 50% y sin mayoría absoluta. De haber incluido la resolución aprobada ayer en el programa, Junts pel Sí estaría hoy quizás por debajo de los sesenta diputados. El 27 de septiembre, la sociedad catalana no votó mayoritariamente ruptura exprés. Si el Parlament no interpreta correctamente esa realidad de fondo, podemos estar en puertas de una colisión nefasta para la autonomía de Catalunya tal como hasta hoy la hemos conocido.
La resolución aprobada por el Parlament no sólo choca con la Constitución vigente, sino que se sitúa al margen del orden europeo. En ningún caso y bajo ninguna circunstancia la Unión Europea podría aceptar o mirar con simpatía que uno de sus territorios se proclame ajeno a las leyes vigentes y decida desconocer la jurisdicción del tribunal de garantías constitucionales. Desde la firma del tratado de Roma en 1957, jamás ha ocurrido cosa parecida en la Europa democrática. Quisiéramos recordar que el transversal catalanismo europeísta sigue teniendo mayoría en la sociedad catalana. Un motivo más para trabajar lo antes posible en la reparación del error.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció ayer mismo la puesta en marcha de los mecanismos de respuesta, que pasan por el Tribunal Constitucional (TC), dotado ahora de poderes coercitivos. La resolución será elevada al TC y este procederá a su anulación en las próximas 48 horas. Rajoy dijo ayer en la localidad de Béjar que la respuesta gubernamental será de carácter exclusivamente jurídico. "Aplicaremos sólo la ley, pero toda la ley", afirmó el presidente, que hoy mismo volverá a entrevistarse con el jefe de la oposición, el socialista Pedro Sánchez. Es muy importante que el Gobierno se atenga al principio de "proporcionalidad" reiterado durante las últimas semanas y no se vea arrastrado por la reclamación de acciones punitivas, que viene efectuándose desde su ala derecha. La actuación del Tribunal Constitucional es suficiente.
Ley y política. La mayoría parlamentaria catalana ha cometido un grave error que contradice el deseo y la intención de parte de sus votantes y que puede colocar al Parlament en ruta de colisión con la propia sociedad, que mayoritariamente no desea rupturas, ni teatrales esguinces. El error debe ser rectificado. Estamos seguros de que después de las elecciones gene­rales habrá mayores márgenes para ello. Faltan poco más de cuarenta días para la cita del 20 de diciembre. La consigna catalana debe ser ahora mismo evitar cualquier tipo de aventura. Que se imponga la ­inteligencia.

3 comentarios:

  1. Juan Vico

    El aferrusolado, desbancado, su inutilidad es más que manifiesta. Nadie con un mínimo de sentido común, hubiese cometido tal majadería, ni un solo intelectual se ha sumado a tal esperpento. El desactato a la Constitución. Ni el mismo creía, que fuesen mayoría los que estaban por el independentismo, ante el vodevil preparado, si algunos se han sumado, su principal dislate, el miedo, como ya es normal, algún que otro converso, más los caciques, que no tienen conocimiemto de la historia. Esperemos que la justicia proceda (Que nadie la enlode aún más) Que sea devuelto el dinero salido de las arcas del estado español, y se cumpla la ley. Cuando la libre circilación de personas y productos, por la UE. No neseciamos pasaporte alguno, que este lo tuvieramos que sacar, para entrar y salir del trozo de España, llamda Cataluña

    ResponderEliminar
  2. #64
    10.11.2015 - 23:34 H
    Compartir

    El bandazo de La Vanguardia es un buen reflejo de la sinrazón en la cual se ha instalado Cataluña. Después de años apelando a la independencia, ahora vienen con ésta postura tan razonable, justo cuando las cosas se han puesto tan confusas. Irresponsables.

    O, como ha dicho otro comentarista, se trata de un cambio de posición para poder seguir extorsionando al resto de España, ahora que han exprimido todo lo que han podido el camelo de la independencia.

    Lo de Cataluña es un despropósito por todos los lados

    ResponderEliminar
  3. Román Paladino

    El bandazo de La Vanguardia es un buen reflejo de la sinrazón en la cual se ha instalado Cataluña. Después de años apelando a la independencia, ahora vienen con ésta postura tan razonable, justo cuando las cosas se han puesto tan confusas. Irresponsables.

    O, como ha dicho otro comentarista, se trata de un cambio de posición para poder seguir extorsionando al resto de España, ahora que han exprimido todo lo que han podido el camelo de la independencia.

    Lo de Cataluña es un despropósito por todos los lados

    ResponderEliminar