martes, 12 de febrero de 2013

Violadas en Acapulco



Para los mexicanos, empezando por el presidente Peña Nieto, el turismo es fundamental para el desarrollo económico. El país recibe 23 millones de turistas extranjeros anualmente, y el sector genera en torno a 15.000 millones de dólares; se trata de la cuarta fuente de ingresos, detrás del petróleo, la minería y las remesas de los emigrados. Acapulco, puerto de arribada del galeón de Manila a América, malvive del turismo después de haber sido una especie de Niza local, el lugar en el que los yanquis de clase media se sumergían en el sueño exótico de las palmeras y los tequilas.

Por eso el alcalde de la ciudad trató de quitar importancia a la violación múltiple de seis españolas junto a sus parejas que llevaban unos pocos años trabajado en la zona  y se despachó diciendo que esta clase de tragedia sucede en todo el mundo. Lo cierto es que este un hecho totalmente insólito, fuera de las fronteras mejicanas. Lo que ocurre es que ante los asesinatos múltiples del narcotráfico pueda considerarlo un hecho menor.  Son tantos los delitos horribles que se cometen en México, que la prensa de esta república apenas suele prestarles atención más allá de unos días. En cuanto se descubre otra fosa de cadáveres u otros cuerpos descabezados, la matanza o el tiroteo o el secuestro del que se ocupaban hasta entonces prácticamente se olvida.

Pero ¿cómo son posibles estas barbaridades: violaciones múltiples, desprecio a las víctimas, detención de sospechosos habituales...? Todo proviene d de la zona e la corrupción, que no es sólo económica, también es moral. La mordida, que solía hacer gracia a muchos españoles que visitaban el país, es un síntoma de la inmensa podredumbre de la sociedad mexicana. Detrás del policía de tráfico que hace la vista gorda a cambio de cinco dólares están los sobornos a funcionarios y políticos pagados por las grandes empresas para hacerse con contratos y concesiones, y la complicidad de fiscales, generales, policías y alcaldes con los narcos. A fin de mantener la sensación de seguridad en algunos sitios del país (la almendra del Distrito Federal, Veracruz, la Riviera Maya, Cancún...), es seguro que las autoridades cuya policía que ha  entrado a saco casa por casa en la zona en busca de culpables, habrán condenas sean o no a los verdaderos culpables.

4 comentarios:

  1. Juana Garcia Martinez

    las noticias tampoco han dicho mucho sobre este asunto ,creo que hay un periodico llamado la policiaca que aquel famoso periodico del caso era una revista en comparacion

    ResponderEliminar
  2. Goliath Elías Alvarez Perez

    Me recuerda a Expaña. Por desgracia hacia este esperpento caminamos.

    Financiación ilegal en el Pp.
    Atentado del 11M y su autor intelectual.
    GAL.
    Secuestros de mendigos para pruebas militares.
    Roldán.
    Cobros de comisiones a cambio de contratos para la administración.
    Prebendas de la casta endogámica y parasitaria.
    Corrupción generalizada y ausencia de dimisiones.
    Policías corruptos al servicio de los partidos (Faisán, 11M, GAL...).

    Si esto no se parece a Méjico venga Dios del Cielo y desmiéntalo.

    ResponderEliminar
  3. Rodrigo Revilla

    Mira que dar lecciones a Méjico, cuando aquí está lleno de corruptos

    ResponderEliminar
  4. Antonio Correveredas

    Pobre México!! El turismo podría haber sido un buen recurso, pero la inseguridad lo está hundiendo.

    ResponderEliminar