sábado, 23 de febrero de 2013

Libertad de expresión



Ahora los políticos han descubierto la causa de nuestros males, ya desde de la casta política se acusa a los medios de comunicación. Un Instituto de estos que pagamos con  nuestros impuestos dice en España existe una exagerada percepción sobre la corrupción y que tenemos un problema.  Aseguran que hablar un día y otro sobre corrupción agranda la mala percepción de los españoles sobre nuestra desgraciada situación que nos situaría con una corrupción por debajo de China, Grecia o Marruecos. 

Dicen que los periódicos no escriben sobre lo que les sucede. Se trata de un fenómeno recurrente: el peligro está en las tertulias donde unos directores de periódicos amplifican el fenómeno de la corrupción. Apuntan que hay que tomar medidas contra el fenómeno. Así que ya han empezado los toques.

Desde la Casa Real ya se podrían haber dado los primeros toques al Herald Tribune y a la prensa internacional por las portadas día si y día también sobre los negocios y aventuras judiciales del yerno o los devaneos cinegéticos del suegro.

La crisis del bipartidismo está dejando a la vista que en España existe un poder superficial y un contrapoder. En el plano superficial los medios podían presentarse como el látigo del partido contrario. En estas tertulias donde existían amplios y encendidos debates entre periodistas de cuota que aparecían con las consignas del partido que solían defender, ahora han bajado su intensidad y ya no se interrumpen unos a otros. Ocurre que cuando hablan de corrupción están todos de acuerdo. Todos ellos coinciden donde está el problema y como desde el poder político no se hace absolutamente nada por atajarla.

Parece que programas como Sálvame o Gran Hermano podrían haber perdido audiencia ante estas tertulias intoxicadoras, ya que los ciudadanos sin trabajo ni futuro se están colocando a base de tertulias mientras esperan a que el juzgado llegue a su casa para desahuciarlos de la vivienda.

Algo habrá que hacer para que los ciudadanos vuelvan a ser felices y pierdan sus complejos ante el mundo entero. El remedio a este problema ya lo había descubierto uno de nuestros recientes antepasados llamado Francisco Franco. Luego vendrá alguien y hablará de reimplantar la censura.

7 comentarios:

  1. elnaki

    Los medios tienen una grandísima responsabilidad, al repartir porqueria a diestro y siniestro, dependiendo de quien les pague. Retuercen la verdad según les interese. Es dificil encontrar un periodista al que creer.

    ResponderEliminar
  2. Juana Garcia Martinez

    terminaremos como con franco viendo futbol boxeo y toros

    ResponderEliminar
  3. Casto Pascasio Escolá

    ¿QUE AHORA NO HACEN "FURBOL" CADA DIA. ¿QUE EL SALVAME Y TODOS ESTOS PROGRAMAS NO SUSTITUYEN A LOS TOROS ?(NUNCA MEJOR DICHO, PERO DE DOS PATAS).

    ResponderEliminar
  4. Jose Villar Campuzano

    Por desgracia abundan de las dos especies jajaja..

    ResponderEliminar
  5. Santiago Nuevo

    El primer sintoma de que una democracia,no es una democracia,es cuando la culpa "es de la prensa",o mas exactamente de cierta prensa,la que no baila el agua a los políticos..

    ResponderEliminar
  6. Felix Curruscuchu

    Es cierto que nosotros mismos hacemos una mala propaganga en nuestra contra. Una cosa es tener informado al pueblo y otra muy distinta emborracharlo, como con el futbol y otros programas que en nada forman ni informan.

    ResponderEliminar
  7. Casto Pascasio Escolá

    Creo que es al revés, mucha parte de lo que ocurre, es consecuencia del silencio cómplice de los medios de información, Y de funcionarios que miraron para otro lado, cuando veían o pasaban documentación, completamente procedente de operaciones de corrupción. Como ahora hay tanta corrupción que no la pueden tapar, en lugar de devolver el dinero y hacer actos de contrición, se dedican a intentar matar al mensajero.

    ResponderEliminar