viernes, 15 de febrero de 2013

El ocaso del “Campeón”


En noviembre de 2011, en pleno fragor de la campaña electoral Carmen Lomana pregunto a Perez Rubalcaba: ¿Pondría la mano en el fuego por José Blanco?, fue otra pregunta que suscitó gran interés.   «Sí». Rotundidad que explicó: «Creo que como el tema está en manos de la Justicia y sólo conocemos algunos detalles de un empresario que está en la cárcel y cuenta no sé qué cosas, vamos a dejar que los jueces actúen». Fue más allá: «Se trata de un caso electoral. Si no estuviéramos en elecciones, estaríamos viendo las cosas de otra manera. Y le diré más: «Cuando pasen, las veremos de otra forma porque sé que José Blanco no ha hecho nada». De la misma manera se había expresado frente a los padres de "Pepiño" en un mitin en la provincia de Lugo.

Las cosas han cambiado mucho desde entoncesy ahora se ha sabido de su probable imputación Y asiste, no sin cierto asombro, al despego y la frialdad de los suyos. Lo hizo ayer Rubalcaba y lo ha visualizado la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, que ha evitado posicionarse respecto a la situación de Blanco. “Vamos a ver qué es lo que hace finalmente el fiscal y cómo se resuelve esta situación, porque quedan muy pocos días y merece la pena esperar”, decía en Radio Nacional. “Tenemos plena confianza en la Justicia y, cuando acabe su tarea, tendremos un juicio más exacto”, añadía. “Ahora mismo no está sentado en el banquillo”. Nada de proclamar solemnemente su inocencia, nada de poner la mano en el fuego por él. Demasiadas distancias.

Lo cierto es que siendo inminente su imputación por uno de los tres casos que está incurso Blanco sigue sin dimir aferrado a las ventajas por partida doble que da su situación como diputado de a pie y miembro de la mesa del Congreso.

José Blanco fue en su día un personaje emergente. Primero como factótum del PSOE, en su calidad de secretario de organización, en aquellos años en que el primer secretario, José Luis Rodríguez Zapatero, residía en La Moncloa y por tanto se ocupaba bastante poco del día a día de la formación. Pero sobre todo saltó a la fama cuando le colocaron al frente de un ministerio estrella entonces, el de Fomento, donde manejó grandes proyectos de obra pública, presidió inauguraciones y visitó media España. Eran los tiempos del dinero sin fin. Fue entonces cuando encargó una espectacular mansión en Las Rozas, en la que agasajaba a amigos, admiradores y cortesanos que le bailaban el agua.

Ahora, sin embargo, José Blanco empieza a sufrir el suplicio del olvido, y el más amargo aún de la soledad. De factótum de partido, con todo el poder en sus manos, de aclamado ministro inaugurador de obras faraónicas, cortejado por autonomías, ayuntamientos y grandes constructoras, ha acabado en la ominosa condición de imputado.

El ex ministro está a punto de ser imputado en el caso Campeón, por un posible delito de tráfico de influencias. Le investigan, entre otras cosas, por interceder ante algunas autoridades en favor de su amigo José Antonio Orozco, vicepresidente del Grupo Azkar, para que consiguiese la instalación de una nave en Sant Boi (Barcelona).

Así que ahora nadie es amigo de José Blanco. Y son muchos los que incluso tratan de negar que le conocen. Y eso que la pasión de José Blanco posiblemente no ha hecho más que comenzar.

12 comentarios:

  1. Joaquin Martin Manresa

    Sujéto ,pócos como este me producen un enorme recházo

    ResponderEliminar
  2. Felix Curruscuchu

    Rubal puso la mano en el fuego y parece que esta abrasando, veremos a ver si es tan honrrado como èl decia.

    ResponderEliminar


  3. "Yo confio plenamente en la justicia "

    Y la frase completa para que pueda entenderse es....

    "Yo confio plenamente en la justicia que tengo comprada por que el juez sabe que como no me absuelva no vuelve a ejercer ni como limpiabotas"
    Me gusta No me gusta Enviando voto +3

    ResponderEliminar
  4. PepePun de Vigo

    Corruto hasta la médula

    Todos sabemos que Pepiño es corruto hasta la médula. ¿Cómo ha conseguido tanto patrimonio en tan poco tiempo: chalet de 1 millón de euros, piso de veraneo en la costa, colegios privados de 1000€/mes...? Y encima sigue chupando del bote como diputado. Ni tiene la verguenza de dimitir.

    ResponderEliminar
  5. Silvia Susana Munafo

    ¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya! A todo cerdo le llega su San Martín.

    ResponderEliminar
  6. Jose Villar Campuzano

    Pepiño el de los "corrutos" jajaja cara duraa

    ResponderEliminar
  7. Carlos Ruiloba Gutierrez

    Otro que tal baila...

    ResponderEliminar
  8. Alberto Olivera Muxí

    EL CAMPEON FRACASADO PERO COMO LOS DEMAS POLITICOS SE SALVA POR LA CAMPANA

    ResponderEliminar
  9. Maria Gloria Arnillas Marin

    por finnnnn,imputado, y a cer cómo se defiende. por lo pronto sus compañeros no hablan mucho de él para defenderlo.

    ResponderEliminar
  10. Luis Rivero Cantero

    el rubalcava tenia que estar en el hospital virgen del rocio, con las manos vendadas por quemadura del 110% ,con el asunto del pepiño.

    ResponderEliminar
  11. Maite De Bustos Sigüenza

    A ver si puede ser que le veamos sentado en el banquillo y luego entre rejas.

    ResponderEliminar