viernes, 7 de septiembre de 2012

La pelota en el tejado




Ayuda por sacrificios. Este el saldo de la situación al día de ayer. Europa nos ofrece ayuda a cambio de sacrificios para calmar a los acreedores. Los mercados toman nota y nuestra prima de riesgo vuelve a niveles del mes de mayo, en torno a los 450 puntos básicos. Así son de sensibles ante escenificaciones como las vividas ayer en Fráncfort y en Madrid. Veremos cuanto dura la euforia. Depende de Rajoy. A Moncloa le toca decidir. Eso le vino a decir la canciller de Alemania, Angela Merkel.

Ahora Rajoy esta deshojando la margarita. Ahí topamos nos topamos de nuevo con el verbo indolente del presidente Rajoy. Balones fuera. Ante la pregunta del millón no dijo ni si ni no sino todo lo contrario. Sólo las generales de la ley: “Lo que más convenga a los intereses generales”, declaró hace unos días. . Si pide el rescate, esta petición debe acompañarse con un plan de reducción del entramado público causante en mayor parte del déficit y esto afecta muy directamente a miles empresas públicas de cartón piedra con sus correspondientes beneficiarios vía partidos al edificio en ruinas de la administración pública.

En lugar de emplearse a fondo en la reducción del peso del Estado, en especial el autonómico, el Gobierno ha puesto a disposición de las diecisiete comunidades nada menos que 18.000 millones, que tal como van las cosas serán claramente insuficientes para cubrir las exorbitantes necesidades de financiación de unos políticos autonómicos para los que la crisis apenas está teniendo consecuencias, frente al calvario que está padeciendo el español medio. El rescate soberano de España era hace seis meses tan sólo una opción lejana. La irresponsabilidad de la casta política y la indolencia del Gobierno han hecho que hoy sea ya una realidad inapelable.

La demora en la decisión es el principal enemigo. El rescate soberano de España era hace seis meses tan sólo una opción lejana. La irresponsabilidad de la casta política y la indolencia del Gobierno han hecho que hoy sea ya una realidad inapelable.  Ya ocurrió después de las elecciones generales de noviembre, cuando Rajoy demoró su programa de ajustes y la elaboración de los Presupuestos de este año porque estaban en juego los intereses electorales de su partido en Andalucía y Asturias. Si el tiempo perdido fue entonces de seis meses esta vez será de poco más de un mes. Pero a los mercados les traen al fresco las elecciones en Galicia y el País Vasco. Si Rajoy no mueve ficha inmediatamente la prima de riesgo puede volver a las andadas, al menos hasta el 21 de octubre y ahora si… entonces esto será Grecia. 

5 comentarios:

  1. Pilar Zamora Ruiz

    Y qué decir de las Agencias de la Administración paralela a la Administración, creadas por algunas Autonomías con el ú nico y nexclusivo fin de "colocar a sus enchufados" y que ahora no saben como "integrarlas" ?

    ResponderEliminar
  2. Santiago Nuevo

    asi de sencillo..hay que moverse,lo contario es el suicidio

    ResponderEliminar
  3. Toofast Juanito

    Pero en tiempos de Aznar, se redujo la administracion a lo bestia, a pesar de la berrea del rojerio, se cambió todo el modelo clientelar de Gonzalez y se propsero de forma bestial. Hay que repetir jugada

    ResponderEliminar
  4. Antelmo Alaguero Sandoval ·

    Sí, sr. Aznar, pero usted no recuerda que, gracias a que usted mantuvo el entramado socialista de FG, vino el 11m y, además, usted digitó a Rajoy, alias el Rajao, que sigue los pasos de ZP. Es usted responsable del estado tan ruinoso en que se encuentra ahora España,como colaborador necesario.

    ResponderEliminar
  5. Juan Carlos Moreno González

    El problema no es el estado del bienestar, el problema es el estado de privilegios en el que vivís chupando de la teta, es problema es tu dedazo que te lo deberías haber cortado, el problema son las 17 autonomías, 2 ciudades autónomas, más de 8000 ayuntamientos, diputaciones, mancomunidades, consejos, fundaciones, subvenciones, y mamandurrias.

    El problema son los políticos y esta prostitución del 78 de mierda.

    ResponderEliminar