martes, 4 de septiembre de 2012

Debate sobre antiterrorismo



No es nada frecuente que en el seno de un partido político se hable con claridad y se manifiesten libremente distintos pareceres en asuntos sensibles, cuando en buena lógica eso debería ser lo normal. Dos horas duró el tenso debate entre el ministro Jorge Fernández Díaz, de un lado, y el ex ministro de lo mismo Jaime Mayor Oreja y la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, Esperanza Aguirre, de otro, a propósito de las explicaciones que el primero dio al Comité Ejecutivo nacional del Partido Popular sobre la libertad condicional al terrorista Uribetxeberría Bolinaga.

El ministro de Interior se remitió a la legislación vigente y a lo hecho por sus antecesores en casos similares según la cual la excarcelación del etarra resultaba inevitable. Pero una cosa es que la excarcelación sea legal y otra que las circunstancias sean las mismas. Resulta evidente que, en este nuevo capítulo de concesiones al mundo etarra, el Gobierno, responsable en último término de la política penitenciaria, tenía otras opciones.

Fernández dejó entrever las verdaderas razones de su dejación de responsabilidades para con la Justicia y las víctimas del terrorismo al que a su juicio, ETA está ya derrotada. Como acertadamente le replicó Mayor Oreja, "ETA está tan derrotada que su más reciente franquicia electoral va a acudir a las autonómicas vascas de octubre con grandes posibilidades de hacerse con la victoria, o cuando menos de complicar muchísimo el triunfo al PNV".

Mariano Rajoy tomó partido por el ministro y pretendió zanjar la discusión de manera salomónica pero no puede escabullirse en este grave asunto aludiendo a un cierto continuismo en la política penitenciaria y en la aplicación de la legislación vigente. Precisamente él fue elegido, entre otras cosas, para que diera fin al proceso de rendición puesto en marcha por Rodríguez Zapatero  utilizando sus mismos argumentos  que tanto dolor, irritación y sonrojo  han producido. Siguiendo con su politica está consiguiendo  el aplauso del Partido Socialista.

Si se funciona en política con esta mentalidad, esclava de la imagen hasta el extremo de ocultar hechos relevantes con tal de buscar el voto, el resultado será la desafección de la opinión mayoritaria de quienes votaron al PP. La única cosecha de semejante siembra va a visualizarse en cuanto se compruebe sus resultados en las elecciones vascas. 

4 comentarios:








  1. Michel Abdulaev · СГТУ (бывш. СПИ)

    La mayor parte de los etarras enfermos a los que se le concedió la libertad durante el Gobierno de José María Aznar continúan con vida, y es que el reglamento que aprobó Interior con Jaime Mayor Oreja a la cabeza entonces no exigía que los presos estuvieran en estado terminal. Es ese mismo reglamento del que se ha valido el Gobierno de Rajoy para conceder el tercer grado a Iosu Uribetxeberria Bolinaga, una decisión que ha encontrado, contradictoriamente, a su más reacio oponente en el propio Mayor Oreja.

    ResponderEliminar
  2. Miguel Ángel Gijón Herrera ·

    Me arrepiento enormemente de haberles votado en las nacionales, menos mal que se les vió el pñumero, y por eso no les voté ya en las andaluzas.No al PSOE, pero al PP "Nunca mais"

    ResponderEliminar
  3. Paloma Chias Marchiandi

    Todo una buena escenificación para que los idiotas que todavía les apoyan puedan dormir tranquis. Al final como los Mosqueteros: todos para el líder y el líder a repartir carguitos.

    ResponderEliminar
  4. Rosa Maria Vincent Badal

    El señor Rajoy sigue haciendo las cosas mal, nos ha defraudado totalmente, no sabemos si seguimos con ZP o tenemos un mal sueño. Sigue sin resolver el tema autonómico y encima nos deja este dulce del etarra a la calle. No se puede pedir mas, su ministro y el han metido la pata soberana,ente. Debería haber sido ministro Mayor Oreja y presidenta Esperanza Aguirre, que son un poco mas resueltos y no e dedican a templar gaitas engañándonos todos los días y humillando a las familias de las víctimas de ETA.

    ResponderEliminar