martes, 30 de mayo de 2017

Fiscal Sánchez Ulled - "Se envolvían en la bandera para cometer tropelías con la cartera"

Sánchez Ulled ha lamentando que el millonario expolio sucediera sin que la entidad lo advirtiera.
Ayer fue el alegato del fiscal del caso Palau, fue descriptivo y literario no como suele permitirse a un fiscal que no tiene mas remedio que ceñirse a los hechos. La descripción del mafioso Felix Millet fue una obra literaria que no ha pasado desapercibida, viniendo de donde viene.

Así lo ha puesto de manifiesto en su descripción de los usos y costumbres nacionalistas en torno al llamado caso Palau el fiscal Emilio Sánchez Ulled que ante su inminente destino a Bruselas, sacó "too lo que lleva dentro" .
El representante del ministerio público se ha referido a una "fotografía social demoledora" de los 10 "nefastos años" que duró el expolio del auditorio, así como "la prepotencia de mucha gente que se creía intocable" y la actitud de sus cargos subalternos, que denotaban, "como mínimo y para su vergüenza", un "servilismo inaudito" y que "recogían las migajas".
Fèlix Millet, fue un cacique a las órdenes directas del "padrino" que ya había estado en la cárcel por estafa antes de ser designado don del Palau por las familias Pujol y Maragall,
Sin ser ni de lejos el padrino regional, papel que corresponde al esposo de la madre superiora, el expresidente del Palau de la Música Catalana,  fue durante décadas un hombre de respeto, filántropo, mecenas y catalanista de acrisolada dinastía de algodoneros que montaron el Orfeón Catalán, se aliaron con Franco y fundaron durante la dictadura el pesebre nacionalista Òmnium Cultural, en previsión de que un día u otro habría de estirar la pata el general.
El uso del billete de quinientos euros es una de las diferencias entre un capo de la Cosa Nostra y un señor de Casa Nostra, especímenes ambos del mismo género carroñero. El primero se enciende un puro con la estampita y el segundo, más vivo, práctico y disimulado, manda un propio al estanco a comprar un paquete de tabaco para blanquear el morado y obtener el cambio.  De modo que Millet no despilfarraba el dinero público en encenderse puros sino en fumárselos mientras contribuía a la financiación de Convergencia en calidad de supremo intermediario de la mafia del tres o cuatro por ciento. Son hechos probados.
En esencia, Millet fue un tipo dotado del mismo encanto para las relaciones públicas que el primogénito de sor Ferrusola. Como era un profesional, si Convergencia se llevaba el cuatro, él también. Es de justicia indicar que, contra lo que diga el fiscal, sin su confesión sobre la financiación de Convergencia el caso Palau sería una cuestión de dos sujetos apellidados Millet y Montull que reformaron su casa, salieron a viajes exóticos y casaron a sus hijas a cargo de la "institución".
Sánchez Ulled se las pira a Bruselas de consejero de Justicia del ministerio del ramo en la Unión Europea tras haber cerrado el caso. Se recuerda que fue el fiscal que puso de vuelta y media a Mas y atornilló a Francesc Homs en el juicio del referéndum del 9-N. Homs comparecía en calidad de testigo en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y no le gustó el interrogatorio de Ulled. 
Pasado el trámite, el testigo se encaró con el fiscal en los pasillos aledaños a la sala de vistas y le acusó de "botifler" (traidor). Dada la apelación, Bruselas es un destino mucho mas tranquilo que lo de seguir de fiscal en Barcelona. Y habida cuenta de que se va del convento, se ha despachado con esta frase: "Se envolvían en la bandera para cometer tropelías con la cartera". Si sólo fuera por dinero...

7 comentarios:

  1. Ricardo Pagoaga

    pues como toda la basura indepedeista +

    ResponderEliminar
  2. Eduardo González Palomar(Manlleu)

    Cataluña es un lugar donde la “lotería” siempre toca en el mismo pueblo, en la misma calle e incluso en el mismo portal (apellido, lengua e ideología); sin embargo, casi nadie hace públicas sus sospechas para evitar ser tachado de “anticatalà”… todo muy normal en una “democracia” armonizada por independentistas.

    ResponderEliminar
  3. T Creus

    El fiscal subraya hasta donde llegó el grado de corrupción entre pertenecientes a organismos púbicos bajo el mandato de CDC. El descontrol ante casos flagrantes de tráfico de influencias, pagos de comisiones y saqueo y expolio de sumas elevadas de dinero, por parte de quienes estaban obligados a administrarlo por mandato ciudadano. La prepotencia, la impunidad de gente que se creía intocable, las redes clientelares y el servilismo exagerado de algunos, hicieron el resto. Reflejan la degradación de parte de una sociedad catalana. «La bandera justificava cualquier abús amb la cartera». Era del dominio público, pero todo el mundo miraba hacia otro lado. Pocos son los que se han sentado en el banquillo de los acusados.

    ResponderEliminar
  4. tamariua

    El Fiscal del Cas Palau : "¿Qué hacían los directores de los Bancos cuando veían cheques de 300.000 € ? . A veure senyors periosdistes ¿També podria ser un bon titular, no? . La vostra complicitat amb la banca fa sospitar.

    ResponderEliminar
  5. Adela Oliver Salas

    hay un dicho que dice: Se envuelven en la bandera para ocultar la cartera "

    ResponderEliminar
  6. Alfonso Mascaro

    ¿Que pasa ?No comenta nada nadie?Es que estamos acojonados Y LO SABEN.

    ResponderEliminar
  7. Felix Rivera Monroy

    JODER, FISCAL, QUE ESTO LO SABEMOS EN CATALUÑA DESDE HACE DECADAS. TE RECOMIENDO QUE LEAS UN LIBRO DE JAVIER HORCAJO, EDITADO CUANDO TU ERAS NIÑO Y TE DARAS CUENTA DEL RETRASO QUE LLEVAN EN TUS APRECIACIONES, PERO ENTONCES, ESTABAN LOS VILLAREJO DE TURNO Y ESCUPIAN AL AIRE Y SILVABAN COMO LAS VACAS VIENDO PASAR EL TREN DE LA CORRUPCION.¿¿¿¿¿OS ACORDAIS????.

    ResponderEliminar