martes, 2 de agosto de 2016

El desacato no debe ser un plus



La resolución del Tribunal Constitucional y el inmediato llamamiento a la revuelta de los separatistas catalanes ha confirmado que no basta con medidas judiciales contra el proceso ilegal para la separación de Cataluña. El Alto Tribunal optaron por no abrir en estos momentos ninguna vía penal contra la Forcadell y dejarlo todo a expensas de analizar el informe que se le ha solicitado. En concreto, se le ha requerido, al igual que al resto de los integrantes de la Mesa del Parlamento y al secretario general de la Cámara, Pere Sol i Ordís, para que ,en un plazo de 20 días hábiles informen sobre si las actuaciones que dieron lugar a la resolución ahora suspendida «han contravenido» la sentencia del 2 de diciembre del pasado año, en la que se anuló la resolución soberanista y el auto del pasado 19 de julio, en el que se advertía de que podría haber «consecuencias» si continuaban con el «Procés».

Una vez recibidos estos informes, el Tribunal Constitucional decidirá si aplica, que sería por vez primera, las facultades que le otorga la nueva ley orgánica para hacer cumplir sus resoluciones: multa de hasta 30.000 euros, suspensión en sus funciones de las autoridades incumplidoras, requerir la colaboración del Gobierno para hacer cumplir sus sentencias o «deducir el oportuno testimonio de particulares para exigir la responsabilidad penal que pudiera corresponder», o, por el contrario, entiende que en estos momentos no es procedente la adopción de ninguna de esas medidas.

Es decir, los advierte taxativamente de que el Parlament no podrá tramitar ninguna iniciativa que tenga como objetivo crear estructuras o encaminadas a la «desconexión» o independencia unilateral, pues lo contrario supondría que se les podría imputar un delito de desobediencia. Por tanto, ni por acción ni omisión podrán permitir que «se cuele» una propuesta o iniciativa dirigida a lograr esa independencia unilateral.


Desde hace tiempo que desde los medios secesionistas se está avisando que a cada medida contra el procés aparecen nuevos independentistas, como medio de intentar paralizar cualquier réplica del estado, es cierto. El desentenderse por parte del gobierno y tomar medidas judiciales laxas sin sanciones de verdad contra las continuas provocaciones de sus líderes, si enardece a las bases. Solo les falta el mártir para esta causa.

Huelga la propuesta de iniciar un proceso penal a la presidenta. Es políticamente incontestable que incumplió su deber, Crear mártires es inútil cuando el problema desborda lo legal para erigirse en político, y merece ese trato. La señora Forcadell ni es ni debe ser Juana de Arco. Pero está por ver, si el estado aplicara un buen escarmiento a todos y cada uno de sus promotores, iba a provocar este mismo resultado. Hasta que no llegue el nuevo gobierno y aplique de una vez el 155, habrá que mantener la calma.




Convergencia al Grupo Mixto

Un buen paso ha sido la negativa de los partidos constitucionalistas que la antigua Convergencia pudiera tener grupos en el Senado, y en el Congreso. Ahora pretenden presentar recurso al Constitucional, el tribunal que constantemente desobedecen y descalifican. 

Hay una diferencia abismal entre estar en el grupo mixto o contar con un grupo propio en el Congreso y el Senado. Económica, sobretodo. Pero también en cuanto a representación parlamentaria y presencia en los medios de comunicación. Estos son los beneficios que no tendráConvergència tras quedarse sin grupo en las Cortes.

Con su propio equipo se garantiza la participación en todas las comisiones parlamentarias, en la Diputación Permanente y tener voz propia en la Junta de Portavoces. También hubiera ganado en las intervenciones en todos los debates, ya que los miembros del Grupo Mixto tienen que repartirse tanto los tiempos en el atril como los asientos de las comisiones.En las sesiones de control, por ejemplo, contar con un grupo propio permite tener espacio para preguntar e interpelar al Gobierno. Además, hay ventajas para incluir sus proposiciones no de ley en los plenos.

Durante la corta XI Legislatura, los partidos que consiguieron grupo recibieron en el Congreso una subvención fija de 28.597,08 euros mensuales y otra variable, en función del número de diputados que componían el grupo, que ascendía a unos 1.645,49 euros mensuales por escaño. CDC, con sus ochos diputados, hubiese recibido alrededor de 2 millones de euros en los próximos cuatro años. En el Senado, Convergència recibió 22.424 euros cada mes en la anterior legislatura.

Además, sólo contando con un grupo parlamentario propio se pueden cobrar subvenciones por envío gratuito de propaganda electoral durante la campaña (Convergència gastó alrededor de 1,5 millones en este concepto en los últimos comicios). Y las ventajas se prolongan para las siguientes elecciones, porque los que ahora han conseguido representación propia tendrán opción a presencia en los futuros debates electorales y planes de cobertura informativa de los medios públicos.

Convergència no cumplía con los requisitos que establece el artículo 23 del Reglamento del Congreso. Para tener grupo propio, la ley establece que hay que conseguir 15 escaños en las elecciones o lograr al menos cinco y, además, sumar el 5% de los votos a nivel nacional o bien un 15% en aquellas circunscripciones en las que se presenta el partido. El 26J, CDC mantuvo los ocho diputados pero no consiguió el 15% de los votos en las cuatro provincias catalanas. Ni tan siquiera lograron ese porcentaje en el conjunto de Catalunya.

De esta manera aunque nadie quiera reconocerlo, salvo Ciudadanos que se ha felicitado de ello, con esta decisión se les limita la voz en un foro que ellos no desean ya permanecer salvo para intentar crear nuevas confrontaciones y de paso el Estado Español se ahorra, a cargo a nuestros impuestos, mas de seis millones de euros a los españoles, que serían destinados, sin ninguna duda, a agitación y propaganda subversiva contra España.

Al enemigo ni agua.

4 comentarios:

  1. Albert Rivera

    Gracias a los votos de C's la Convergència separatista no tendrá ni dinero ni grupo que no lograron el 26J. PPSOE y Podemos no nos apoyaron.

    ResponderEliminar
  2. Dosis

    la pela es la pela, así que al igual que se hizo con la ley de partidos en contra del terrorismo a estos les dejamos sin cuartos aunque se refunden para no pagar

    ResponderEliminar
  3. Manuel Ibarra

    A los catalanes lo que mas les duele es la multa. El victimismo lo vienen ejerciendo desde el siglo XIX. Por un poco mas no pasa nada. Sin embargo España, su Gobierno, sus instituciones deben tratar a todos igual y aplicar la Ley. Mientras la ley se cumpla estrictamente se puede hablar de política, de razones políticas. Si se traspasa las actuaciones se convierten en delitos. España ha sido muy blanda con la ETA. Todavía quedan por investigar y juzgar muchos crímenes y muchas sentencias por aplicar y cumplir. Los separatistas se han acostumbrado a alborotar, llorar, atemorizar o amenazar para conseguir la inmunidad. Invocando la democracia y los derechos que nos roban al resto de españoles. ETA dedclaró una guerra a España en la que no quisimos entrar; nos limitamos a tratarlo como una cuestión de delincuencia común. Los separatistas catalanes han hecho lo mismo. Su desobediencia es una Declaración de Guerra. los franceses lo entienden mejor que nosotros: "Á la guerre, comme á la guerre". Se acepta la guerra y se actúa según la leyes de la guerra. Es la forma de ganar sin que la guerra se enquiste como en Colombia. Pero en esto ya tenemos tradición: las Guerras Carlistas, propiamente dichas duraron mas de medio siglo. El separatismo actual de Cataluña es una nueva carlistada.

    ResponderEliminar
  4. Fernando Muñoz Medina

    Si estamos en un estado de dercho aqui no hay derecho que se vaya de rosittas

    ResponderEliminar