domingo, 17 de julio de 2016

¿Un autogolpe de Erdogán en Turquía?


Analizando el golpe militar de Turquía contra Recep Taiyip Erdogan y su rápida reacción del utilizando con rapidez y eficacia las redes sociales que aparentemente detesta, consiguió sacar a la calle a miles de militantes de su partido y con su reacción ante los militares y carros de combate resuelta, y añadiría yo, perfectamente entrenada, condujo al rápido fracaso del golpe y la rápida detención de cerca de tres mil mandos militares otros tantos jueces y fiscales. 

Pese a la deriva autoritaria del presidente, que ha restringido la libertad de expresión de forma notoria, la población civil se manifestó pacíficamente en favor del orden constitucional y del Gobierno democráticamente elegido.

Pero el plan falló. La Presidencia indica que Erdal Öztürk, comandante del Tercer Cuerpo y otro de los señalados como cabecillas de la asonada, pudo haberse echado atrás en plena ejecución. Llamó al repliegue durante la noche del viernes. Fue detenido ayer. Otro de los capturados es el general Adem Huduti, de quien la prensa dijo que estaba durante los últimos meses al cargo de las operaciones contra las milicias kurdas en varias ciudades del sureste de Turquía.

Entre los detenidos no había sólo militares. Además, se ordenó la detención de 2.745 jueces y fiscales turcos. Los más destacados fueron Erdal Tercan y Alparslan Altan, miembros del Tribunal Constitucional, por presunta involucración en el golpe. La Fiscalía de Ankara ordenó detener a 38 miembros del Consejo de Estado, diez de ellos detenidos el mismo sábado. También se detuvo a 11 de la Corte de Casación y 10 miembros del Consejo Supremo de Jueces y Fiscales.

Desde el Gobierno turco se ha insistido en que todos los detenidos tienen lazos con la cofradía del predicador Fethullah Gülen. Según el periodista de investigación turco Ahmet Sik, sus orígenes se remontan a décadas pasadas, durante los esfuerzos de la OTAN de fundar un cinturón verde islamista contra el comunismo en Oriente Próximo. Durante la década pasada, según Sik, Gülen aprovechó su complicidad con el gobierno islamista de Erdogan para colocar acólitos en puestos clave del Estado.

Las Fuerzas Armadas turcas no sólo son una fuerza excepcional con la mayor preparación y experiencia bélica de toda la Alianza; sino que son la mayor empresa del país; administran un presupuesto superior a los 25 billones de dólares y sus empresas agrupan a decenas de miles de empleados, centros de tecnologías, universidades y centros de formación de élite. Los requerimientos para entrar en las academias militares son los más selectivos y por su posicionamiento social se convierte en la opción preferida de los jóvenes más preparados del país. Las fuerzas armadas turcas representan a la élite intelectual, sus oficiales forman parte de las familias más selectas y respetadas; y muchos tienen parientes en la judicatura, la administración o en las grandes empresas. Toda la clase media y alta de Turquía tiene lazos de interés y familiares con el ejército turco.

Ahora bien, lo que ha ocurrido no es baladí ni puede pasarse por alto. La fractura social en Turquía es de una magnitud superior a cualquier otro país de la región. La sociedad está dividida entre dos modelos totalmente opuestos. Uno puede ir a una ciudad satélite de Ankara y ver a grupos de rock, jóvenes de distinto sexo bebiendo alcohol por las calles, homosexuales con total libertad, como si uno estuviera en Ámsterdam o Madrid, y pasar a la siguiente ciudad, con un nivel económico ínfimo y sentirse en Teherán. Este es el gran problema de Turquía, y lo peor es que Erdogan ha movilizado a todos los desheredados y les ha dado una esperanza y su correa de transmisión son las mezquitas, su gran aliado. 

El presidente puede sacar a la calle a un millón de personas, pero tiene enfrente a quienes crean los empleos, a los que rigen la administración, a los comerciantes, a los profesionales; en definitiva Erdogan representa un populismo de clase baja que tiene enfrente a muchos sectores sociales. Lo que más le debe preocupar a Erdogan es que se trata de un golpe sin motivos determinados aparentes. Al parecer estos militares se habían mostrado muy preocupados por las tendencias autoritarias del nuevo primer ministro y su política de islamización del país.

Detrás de la asonada está una facción del ejército minoritaria y algunas figuras del legendario Primer Ejército, uno de los cuatro cuerpos de Tierra de las fuerzas armadas turcas cuyos cuarteles generales están en Estambul, pero no su comandante, el general Umit Guler. El jefe del Estado Mayor del ejército, Hulusi Akar, tampoco apoyó el golpe y, de hecho, fue detenido por los oficiales rebeldes. Akar es un firme aliado de Erdogan, lo que quedó demostrado con la polémica asistencia de Akar como testigo a la boda de la hija del líder islamista en mayo. 

El presidente ha culpado de la conspiración al teólogo Fetullah Gülen, su antiguo aliado, que ha negado estar implicado. No obstante, el movimiento de Gülen, Hizmet, está desde 2013 en el punto de mira de Erdogan, que le acusa de crear "un estado paralelo". La judicatura y la policía han sido purgadas de aliados de su rival. Gülen, que se autoexilió en EEUU, acusó a Erdogan y su círculo de corrupción.

FOTOGALERÍA | Todas las imágenes del fallido golpe de Estado en Turquía

Tanto Estados Unidos, como la Unión Europea han salido en defensa del orden constitucional en Turquía. No en vano, Ankara -miembro de la OTAN- es un aliado estratégico en la lucha contra el Estado Islámico en Siria e Irak y es clave en el intento de la UE de controlar los flujos de refugiados. Pero uno no tiene más remedio que hacerse un montón de preguntas, las mismas que a buen seguro se están haciendo los Estados Unidos y sus aliados de la OTAN:

¿Porque el empeño de Erdogán en que el golpe ha sido dirigido por el clérigo exiliado en Estados Unidos, Fetullah Gülen sin haber aportado hasta ahora ninguna prueba de su participación? En las próximas fechas iremos conociendo muchos más detalles sobre este golpe fallido que está resultando cuando menos sospechoso.

18 comentarios:

  1. Carla Medina Agag

    Pese a que Erdogán ha sido quien ha preparado y dado un autogolpe que le permita controlar ya del todo Turquía, es interesante ver que quienes han picado en su anzuelo estaban dispuestos a casi todo para echarle. Lo cual abona la hipótesis, en pocos años -no ahora, que la represión será tremenda- de otro golpe, esta vez sí victorioso. Erdogán es un musulmán convencido, el Islam le va bien para sus intereses y además cree en lo que practica. Por ello se lanzará a la islamización total, aunque ya casi la ha culminado estos últimos años. Eso hará que la parte laica turca, a la desesperada, lo liquide. Erdogán no morirá en la cama. Eso se lo prometo.

    ResponderEliminar
  2. Luis Ruiz Garcia

    Fethullah Gulen es el clerigo musulman que persigue Erdogan y acusa de terrorista . Es un clerigo sufi , el sufismo que es la unica rama del islam que puede traer el entendimiento con ocidente y modernizar el mundo musulman , Por eso el sufismo esta perseguido por los radicales islamistas Esto por si solo indica el camino que lleva Turquia con Erdogan al frente , que se prepare Europa porque algun dia lamentara que el golpe haya fracasado

    ResponderEliminar
  3. Fernando Barroso de Oliveira

    Claro que si! Una excusa más para quedarse para siempre!

    ResponderEliminar
  4. Maria Luisa Sanchez

    Pues no se,pero a el le ha venido de perlas.

    ResponderEliminar
  5. CARLA_MEDINA_AGAG

    Dar un golpe contra un dictador es defender la democracia. Como en Portugal con los claveles. Por tanto hay golpes necesarios y positivos. Éste lo era. Yo no celebro la victoria de Erdogán, hace años que dejó se ser un demócrata. Y sí, él puede haber tenido intereses en envalentonar a la parte del Ejército que lo detesta para que cayera en la trampa de un golpe. Luego los frena, queda como un héroe y refuerza su posición para siempre. El estilo de Hugo Chávez en 2003 en Venezuela.



    ResponderEliminar
  6. Maria José Cuesta

    Conforme me voy enterando de las noticias que llegan de Turquía, estoy más convencida del autogolpe.

    ResponderEliminar
  7. David Brocha Y Rodillo

    Si,con toda su cara.

    ResponderEliminar
  8. Africa Banco Gonzalez

    Probablemente este presidente quiere hacer purgas lo mismo que Hitler que por cierto también salió elegido democráticamente esto no impide que sea un dictador y en aseseno que el es el famoso por sus censuras y represiones Erdogan

    ResponderEliminar
  9. Africa Banco Gonzalez

    Se simula todo con tal de conseguir los fines y asesinar al que le protesta

    ResponderEliminar
  10. Daniel Cocinero Kcc

    Pues no sabes lo último Africa Banco Gonzalez.. La Merkel y el Gobierno alemán dan su apoyo a Erdogan.....
    A que me recuerda esto??

    ResponderEliminar
  11. Maria Angeles

    Yo creo que es un autogolpe como excusa para aniquilar a la oposicion.

    ResponderEliminar
  12. Aline Renman Cohen

    Detras estaba USA

    ResponderEliminar
  13. Job Esperanza

    ASI ES , ERDOGAN ES UN CINICO

    ResponderEliminar
  14. Maria Angeles

    Yo creo que es un autogolpe como excusa para aniquilar a la oposicion

    ResponderEliminar
  15. Francisco Gomez

    Una de las noticias que hemos conocido en estas últimas horas, es la desaparición de 42 helicópteros de combate en la base aérea de la OTAN en Incirlik.

    Esta desaparición de nada más y nada menos que 42 helicópteros del inventario militar, hace crecer el temor de que pueda producirse otro intento de golpe militar en Turquía.

    ResponderEliminar
  16. Daniel Cocinero Kcc

    A ver, la lista de los 2600 jueces la ha hecho al momento???

    ResponderEliminar
  17. Eduardo José Fernández

    Y llegados a este punto a Turquía la podemos considerar una dictadura ¿se dará por enterada la UE y actuará en consecuencia?

    ResponderEliminar