viernes, 1 de julio de 2016

Barcelona – Paraíso del mantero



El paseo del Moll de la Fusta del puerto de Barcelona, por donde llegan los  cruceros se ha convertido en un zoco donde un millar de manteros ofrecen toda clase de falsificaciones en dos filas en el suelo a los asombrados turistas. 

El pasado lunes, Los Mossos d'Esquadra, la Guàrdia Urbana de Barcelona y la Policía Portuaria este lunes el espacio que habitualmente utilizan los manteros ante el Palau de Mar, para reducir su presencia en la zona, que seguirá vigilada durante los próximos días. No obstante, un buen número de vendedores ambulantes continuaron apostados en los aledaños del Port Vell, unos metros más allá de donde acaba el cordón policial. La propia alcaldesa ha reconocido que no dispone de efectivos ni existen Mossos de Escuadra para vigilar constantemente la zona para que no. 

En el momento que se retiran, vuelven a poner sus mantas, dice que no son solo los senegaleses pacificos del principio sino que se han sumado gente violenta de otras nacionalidades que hace unos dias llegaron a apalear a un guardia. Otra polémica relacionada con este colectivo se produjo debido a las presuntas presiones del concejal de la CUP Josep Garganté sobre un medico con el fin de que cambiara el informe de la atención que prestó a un mantero con el fin de acusar a la guardia urbana de violencia.

La fórmula del Ayuntamiento contra el ‘top manta’ pasa por intensificar la presencia policial en las zonas con más concentración de vendedores ambulantes no autorizados que siguen sin pagar ningún impuesto y las multas a los compradores, que ya prevé la ordenanza del civismo y establece sanciones de hasta 500 euros. Al ser la quienes circulan por las cercanías del puerto, es difícil que puedan estar advertidos de ello con anterioridad.

Asimismo, contempla la puesta en marcha de 40 planes de ocupación para los 'manteros' que estén empadronados en la ciudad, a los que se les ofrecerá formación y empleo con sueldo durante un año, que se sumarán a los 11 existentes. Otra de las ocurrencias de Colau es una campaña para sensibilizar a los turistas que desistan de comprar los productos falsificados a los manteros ilegales 

Hace un año Ada Colau prometió terminar con el acoso policial que la Guardia Urbana sometía a los que entonces existan en los lugares mas concurridos de la ciudad y dió orden que dejaran de hostigarlos con las constantes requisas de sus productos ilegales a la venta. Desde entonces quienes realizaban una actividad ilegal que era mas o menos consentida por aquello que "asi no se dedican a cometer delitos mas graves", ha pasado junto a la ocupación ilegal a ser.uno de los mayores problemas de la ciudad.

Los comerciantes movilizados

El mayor frente abierto que tiene Colau es las protestas de los comerciantes de la zona que han visto reducidas sus ventas, por la competencia directa de los manteros, estos sin ningún permiso, ni pagar impuestos al municipio de tal manera que los empresarios lanzan un manifiesto, rubricado por un centenar de entidades, en el que suplican ayuda ante la "pasividad" de la podemita frente a la venta ilegal y amenazan con movilizaciones.


Foto 1 de Colau critica que Jorge Fernández haya usado las instituciones para "hacer complots"


La regidora se lo desgranó el miércoles a los empresarios, que están que trinan con su “pasividad” y que salieron “decepcionados” del encuentro. Consideran la propuesta “insuficiente” y “ridícula ante la impunidad” de los manteros, a los que la alcaldesa "ha legalizado recientemente" y que, según tiene contabilizados el consistorio, ascienden ya a 800. El caso de un kiosko abierto en el paseo cuya recaudación en invierno no sobrepasa los 20 o 30 euros, espera la llegada de la temporada para resarcirse con la venta de artículos de playa, esta tan rodeado de manteros que es dificil que nadie se acerque a comprar un periódico, por lo que ya esta pensando en cerrar definitivamente. 

Los comerciantes han difundido un rotundo manifiesto, firmado por un centenar de entidades de tenderos, restauradores, hoteleros y asociaciones vecinales, para suplicar ayuda. Además, amenazan con movilizaciones. Critican el “buenismo ingenuo” de la regidora para abordar este problema, a quien le recuerdan los graves perjuicios económicos que genera entre los comerciantes que sí pagan licencias e impuestos, y la "invasión" del espacio público que ha representado el efecto llamada en el Port Vell.

No hay comentarios:

Publicar un comentario