jueves, 18 de junio de 2015

Convergencia i Unió, en su camino hacia el divorcio


Se veía venir hace mucho tiempo, la Convergencia Democrática de Cataluña de Artur Mas y Unió Democrática de Cataluña de Durán y Lleida, después de andar juntos más de treinta años están en proceso de divorcio. Como las parejas modernas pretenden hacerlo civilizadamente aunque intentan esconder toda clase de traiciones sufridas por uno y otro bando. Pero se trata de una ruptura, muy al estilo de CiU, llena de ambigüedades: el partido democristiano proclama que no rompe la federación de CiU, y no ha querido pronunciarse sobre el 27S.

Hoy UDC ha dado respuesta al ultimátum de CDC sobre la "hoja de ruta" independentista en función de la ajustada votación sobre si seguir la hoja de ruta independentista de Mas por un estrecho margen que hace prever una próxima ruptura dentro del propio UDC.  Esta decisión ha dejado solo a Mas en el Gobierno autonómico. Precisa que garantizará la estabilidad parlamentaria hasta las elecciones. Y, lanza la pelota al tejado de CDC al proclamar que no está rompiendo CiU. Pero ya no pueden disimular para más tiempo.

La decisión implica la salida del Ejecutivo de los miembros de UDC o sea del propio consejero de Interior, Ramón Espadaler, de la Vicepresidenta y consejera de Gobernación, Joana Ortega -que abandona la política de primera línea, según se ha sabido también esta tarde-, y del consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural, Josep Maria Pelegrí. No ha querido dar detalles Espadaler sobre lo que ocurrirá en niveles inferiores de las consejerías, como en el caso de los secretarios.

Espadaler se ha encargado de precisar que Mas "no perderá una votación" en el Parlamento autonómico por culpa de UDC, y que garantizará la "estabilidad" del ejecutivo autonómico hasta las próximas elecciones, sean estas el 27 de septiembre o más adelante, así como que UDC tampoco romperá gobiernos municipales.

La pérdida de protagonismo de UDC en la campaña de las municipales ha sido el preludio de esta separación “Si CDC sigue con su hoja de ruta, que se presente en coalición con ERC a las elecciones de septiembre”, sostienen desde las filas democristianas. Además, con la decisión de abrazar el independentismo, Convergència “habrá perdido la centralidad que le había permitido gobernar Cataluña durante décadas y es Unió la que deberá recoger el testigo de seguir defendiendo esa centralidad”,

Sólo había que observar la discreta retirada del líder democristiano, Josep Antoni Duran Lleida, su situación en el Congreso en Madrid queda totalmente debilitada y no se descarta que puedan tener distintas respuestas ante las votaciones que se produzcan a partir de ahora. Durán quiere mantener en los próximos meses un perfil político bajo. Más bien, bajo mínimos. Dice uno de sus compañeros: El mutis por el foro de Duran “es una de sus típicas jugadas, porque en estos momentos no le interesa enfrentarse a Convergència. Pero ya verán lo que vendrá en un futuro próximo”. El aviso no es baladí: en dos meses, el equilibrio perfecto del nacionalismo catalán pasará a ser historia

7 comentarios:

  1. Domingo De La Puente

    Son unos truquistas.Juegan a dos barajas.Su intención es robarnos Cataluña por otro camino

    ResponderEliminar
  2. Pere Cerdá

    Esta muerte lleva anunciada mucho tiempo, pero elcobarde Durán se queda sin chicha. O se suma al sí pero no, como hasta ahora, o temo que desaparezca de la escena política.
    Mi voto en Cataluña lo tendría, pero marea demasiado la perdiz.

    ResponderEliminar
  3. Angel Marín

    Mas, cuando salgas por ahí a vender l´Imperi llevate un grupo que baile sardanas, verás

    ResponderEliminar
  4. LEMONA DE LUCAS

    Esta muerte lleva anunciada mucho tiempo, pero el cobarde Durán se queda sin chicha. O se suma al sí pero no, como hasta ahora, o temo que desaparezca de la escena política.
    Mi voto en Cataluña lo tendría, pero marea demasiado la perdiz.

    ResponderEliminar
  5. Florinda Portero

    PERO EN EL CAMPO????

    ResponderEliminar
  6. Africa Banco Gonzalez

    Se veía venir hace mucho tiempo, la Convergencia Democrática de Cataluña de Artur Mas y Unió Democrática de Cataluña de Durán y Lleida, después de andar juntos más de treinta años están en proceso de divorcio. Como las parejas modernas pretenden hacerlo civilizadamente aunque intentan esconder toda clase de traiciones sufridas por uno y otro bando. Pero se trata de una ruptura, muy al estilo de CiU, llena de ambigüedades: el partido democristiano proclama que no rompe la federación de CiU, y no ha querido pronunciarse sobre el 27S.

    Hoy UDC ha dado respuesta al ultimátum de CDC sobre la "hoja de ruta" independentista en función de la ajustada votación sobre si seguir la hoja de ruta independentista de Mas por un estrecho margen que hace prever una próxima ruptura dentro del propio UDC. Esta decisión ha dejado solo a Mas en el Gobierno autonómico. Precisa que garantizará la estabilidad parlamentaria hasta las elecciones. Y, lanza la pelota al tejado de CDC al proclamar que no está rompiendo CiU. Pero ya no pueden disimular para más tiempo.

    ResponderEliminar
  7. Alfonso Posada

    Todo un genio de la separación. 'Siembradiscordias'.
    Me recuerda a "Perfectus Detritus", personaje central de "La cizaña", de la colección Asterix.

    ResponderEliminar