miércoles, 15 de abril de 2015

Viaje al yihadismo


Jóvenes europeos están abrazando la doctrina de Alá estos últimos años y hacen un viaje con el fin de ingresar en la gran escuela de asesinos que el Estado Islámico ha montado en los desiertos de Irak, Yemen, Siria o Libia donde están quemando ciudades y masacrando la población.  Caravanas de mujeres acuden a estos lugares a la llamada no de la fe o a sus deseos de convertirse en las esclavas preferidas de los asesinos. No se que prevalece en esta decisión. Si su repentina fe o bien hacen el viaje para dar satisfacción a sus  instintos asesinos.

Aquí en Europa estamos contemplando casi sin inmutarnos este nuevo fenómeno mientras vamos conociendo auténticas orgías de sangre en distintos países africanos o de asiáticos. Solo se reaccionó durante unos días por la matanza de París, pero esto ha pasado ya y todo sigue más o menos igual. Ahora los países ribereños del Mediterráneo dicen que quieren montar un Tribunal Especial Internacional que entienda de estos atentados. Como si los códigos penales de estos países no tuvieran un artículo castigando el asesinato sea en masa o individualizado.

Del grupo recientemente detenido, cuatro españoles podría decirse normales integrados en un barrio como tantos de una ciudad, de repente se declaran conversos, y ser convierten de golpe en monstruos ansiosos por degollar a alguien. La pregunta es. ¿Por qué un buen dia unas personas deciden rebanarle el cuello al prójimo porque no piensa como ellos? Cuando  uno recurre al consuelo ferozmente fraternal del fanatismo si se siente ninguneado, solo y no querido. Su falta de sentido a la vida o las humillaciones permanentes en un país donde piensan que no tienen cabida. Creo que uno recurre al consuelo ferozmente fraternal del fanatismo si se siente ninguneado, solo y no querido, si piensa que no pinta nada.

Hay diversas razones para entregarse al odio; los terroristas de las Torres Gemelas eran saudíes de clase alta, grandes señores de su sociedad feudal que se fueron a estudiar a Oxford, en donde es probable que se sintieran despreciados: la humillación es una emoción venenosa. No puedo entender que quienes se dedican a este sangriento oficio no son seres marginados de remotos países, sino especímenes que están ya de regreso de nuestra sociedad de bienestar.

No parece que no estamos sabiendo ofrecer un modelo ilusionante de sociedad a muchos de nuestros jóvenes. Más de 2.000 europeos han encontrado su destino en el Estado Islámico en los últimos meses. La verdad es que no entiendo nada.

3 comentarios:

  1. Marian Perez

    La mayoria de los yihadistas europeos, su origen esta en paises musulmanes y su educacion en su casa es musulmana

    ResponderEliminar
  2. Santiago Nuevo Fernandez

    No hay excusa,tienen más de lo que merecn,no es la cuestión,no están marginados

    ResponderEliminar
  3. Miguel Amo Maeso

    ni Ala....ni fe...ni nada de eso.
    libertad para asesinar con la creencia que son intocables.
    no son soldados de Ala....son asesinos y delincuentes que ven ahi su paraiso inmune para desfogarse.......es el mal en su maximo esplendor.

    ResponderEliminar