jueves, 30 de abril de 2015

Matar al mensajero


El ministro de justicia Rafael Catalá nos ha sorprendido con su reflexión formulada el el círculo Ecuestre de Barcelona ante autoridades y empresarios ante el gran número de filtraciones de sumarios sobre corrupción y el perjuicio que puede causar a quienes están siendo investigados donde el juez ha  decretado secreto de sumario y ante la dificultad de encontrar la fuente filtradora, sancionar a los medios de comunicación que difundan la información. O sea propone la reinstaración de la censura.

Quien filtra una información es el responsable de la misma y por difícil que pueda ser descubrir al culpable, que no puede ser otro que quien está en el secreto y maneja la información, o sea, jueces, fiscales, abogados y funcionarios judiciales, si llega a publicarse la prensa es simplemente el medio de difusión a la que los lectores tienen derecho en un estado con libertad de  prensa.  

Posteriormente, en declaraciones a la prensa, el ministro se ha mostrado favorable a "someter a debate dónde poner los controles" en los casos de filtraciones de investigaciones judiciales o bajo secreto de sumario, "si en el que transmite la información o en el que la publica". Catalá ha puntualizado que se trata de una "reflexión" que debería ser objeto de un análisis por parte de la sociedad y de los poderes públicos.

El ministro ha rectificado ante lo que ya se presume es una irresponsabilidad y ha lamentado que, en muchas ocasiones, la "presunción de culpabilidad" sustituye a la presunción de inocencia, de manera que el hecho de estar imputado se convierte en condena anticipada. Para Catalá, la falta de confidencialidad de los procesos en instrucción penal supone una "falta de respeto a la presunción de inocencia", un asunto que, en su opinión, difícilmente se podrá arreglar "con leyes". 

Ser ministro del Gobierno de España conlleva salir reflexionado de casa y no abrir debates en este momento innecesarios que pueden llevar al desconcierto en un momento que no hacia ninguna falta.  

9 comentarios:

  1. Angelo Martinez Igor

    un delincuente en el poder

    ResponderEliminar
  2. CARLESCOM

    A ver, si no se podría plantear sancionar al filtrador y no al medio.
    ¿Las filtraciones salen de los juzgados no?
    Es decir del personal a su cargo. Pero en cambio se plantea sancionar al periodista que hace su trabajo y no al filtrador que se aprovecha de su trabajo público.
    España es el mundo al revés !!!!

    ResponderEliminar
  3. JAMESATIS

    La obligación de la prensa es publicar todo lo que pueda contrastar, sancione usted a los filtradores, dictadorzuelo.

    ResponderEliminar
  4. Marco Lopez

    No es extraña esta propuesta, dado que, a los funcionarios de todo nivel, incluso jueces, que filtran este tipo de noticia, el es incapaz de controlarlos, y además, las filtraciones solo afectan a su propio partido, solo van a la carcel ellos, lo que el ha pensado, es que lo mejor es cerrar los periódicos.
    La absoluta incapacidad para controlar los resortes del estado, trufado de cargos a sueldo de partidos de izquierda, que se posicionan ya descaradamente ante el nuevo amo, acompañado por voluntariosos partidarios de meter en la cárcel a lo que ellos intuyen como enemigos a exterminar políticamente, presenta, y solo por ahora, la única excepción para los que son absolutamente inocentes, y estos son pocos. Además para estos últimos, ya esta twiter y los medios afines, donde se puede difamar, sin mas.
    Tal es el descontrol, y la falta de autoridad, que para explicar episodios como los de Rato, solo la fantasía mas desbocada atribuye al suicidio y a la participación de cargos del PP en lo que ha sido una operación claramente ejecutada por funcionarios y fiscales a sueldo de quien todos sabemos.
    A este gobierno, que no lo es, no hay que echarlo solo por lo que han incumplido, si no por ser imbéciles y cobardes, que es peor que ser mentirosos, si de política hablamos.
    La presunción de inocencia, se garantiza en los juzgados y en los tribunales, pronto dentro de estos, también esto será quimera, la formación y cargos de cualquier tipo, esta hace años, en manos de quien esta, y no solo en lo público, la infección se extiende ya hasta el ámbito de las empresas privadas, donde sindicatos colocan hasta los puestos de mandos intermedios que pueden. Tampoco han sido capaces de disponer de medios afines, por lo que su única salida es esta, cerrar o multar, yo creo que acabarán proponiendo la multa y la cárcel para los lectores de clase media, blancos, nacidos en España, no homosexuales, no católicos (aunque esto lo deben negociar) y que no sean catalanes, vascos, o andaluces, vamos que las comunidades harán también sus propias leyes al respecto. Solo un idiota contumaz es incapaz de percibir la absoluta descomposición de Estado y la inutilidad de este gobierno.

    ResponderEliminar
  5. Chispao Idem

    Yo abriría el debate si un tío que odia la libertad de prensa puede ser ministro de justicia (y no hablo de cuba o Corea del norte, aunque lo parezca)

    ResponderEliminar
  6. Julio Perez Garcia

    XAVIER, lo que tiene que saber el ministro es a que gente tiene en los juzgados, no condenar a la prensa, que su obligación es tenernos informados, lo que el PP no puede hacer como a hecho es mantener la gentuza que metió el inútil y traidor ZP.

    ResponderEliminar
  7. Santiago Nuevo Fernandez

    otro "tonto" con iniciativa...A veces pienso que están empeñados en perder la selecciones

    ResponderEliminar
  8. Juan Carlos Mata Martínez

    Parece que se ha desdicho del asunto, pero al igual que a aquella, la del saqueo, se le ha visto el recorte del coco.

    ResponderEliminar