jueves, 9 de abril de 2015

El saqueo de Andalucía 136 - Un plan (grande o pequeño) para un gran fraude


Los aforados del fraude de los ERES han empezado a desfilar unos por el Tribunal Supremo y otros por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) por los ERES falsos otorgados durante más de diez años fuera del control del Tribunal de Cuentas. Hoy le ha tocado al expresidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán ha declarado durante cuatro horas este jueves en calidad de imputado en el Tribunal Supremo donde ha negado conocer los informes (hasta 17) de la Intervención General de la Junta donde se advertía de las múltiples irregularidades en torno al sistema de los ERE, según informan fuentes jurídicas.

La declaración de Jose Antonio Viera

Viera ha mantenido a lo largo de toda su declaración la línea de que él se dedicaba únicamente a las cuestiones puramente políticas y delegaba las administrativas en sus subordinados. Así, se ha exculpado alegando que de profesión “soy maestro y no tengo formación jurídica como para adentrarme en el recorrido de los instrumentos presupuestarios”. "Confiaba plenamente en sus subordinados”, ha espetado ante el juez, a quien le ha nombrado en diversas ocasiones a Francisco Javier Guerrero como la persona encargada de esas labores administrativas y este nunca le comunicó la existencia de posibles irregularidades en estas ayudas.

El objetivo de estas ayudas era favorecer a las familias más desfavorecidas sin ánimo de ocultar nada. “Yo tomé la decisión política de ayudar y posteriormente es la Dirección General la que da armadura a esa ayuda”, ha señalado Viera, quien no ha podido concretar si había una delegación formal específica del consejero al director general de Empleo para que formalizara dichas resoluciones, en el periodo 2000 a 2004. 

En la Consejería, cada persona tenía su cometido y de cometerse irregularidades, los responsables serían aquellos que fijaban la concesión de ayudas sociolaborales y económicas a distintas empresas de Andalucía así como a personas físicas. De esta manera, habría descargado parte de la responsabilidad en uno de los principales imputados de la causa que lleva Mercedes Alaya, el exdirector general de Trabajo, Francisco Javier Guerrero. Respecto a estas acusaciones, sólo con la firma del director General, Viera ha asegurado que desconocía esta mecánica. “Cuando las he conocido ahora me producen sorpresa y vergüenza”. Así, ha indicado que “en absoluto” considera normal que en estos procedimientos no exista ningún tipo de documentación, “lo que no podía imaginar es que se hayan conseguido subvenciones sin ningún tipo de documentación”.

La declaración de Carmen Martinez Aguayo

La exconsejera de Hacienda Carmen Martínez Aguayo ha declarado el martes ante el magistrado instructor del caso ERE en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Miguel Pascuau, por espacio de algo menos de dos horas. El juez le expuso los hechos que indiciariamente se le imputan en la exposición razonada presentada por la titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, en la que Mercedes Alaya apunta los delitos de prevaricación y malversación por su presunta relación con el sistema que permitió el fraude en el reparto de los fondos gestionados por la Junta de Andalucía. Aguayo declara en el TSJA por estar aforada como parlamentaria andaluza, condición que perderá la próxima semana cuando se constituya el Parlamento andaluz.

De su declaración ha trascendido, según fuentes judiciales, que la exconsejera dijo no haber leído el informe de la Intervención que advertía del fraude en la gestión porque recibía más de un centenar de informes de este tipo al año e interpretó que sólo se trataba de discrepancias contables. Fuentes de su defensa alegan que la explicación de Aguayo se debe a que solo leía aquellos informes que reclamaban una actuación concreta de la Consejería. Martínez Aguayo ha añadido que el sistema de transferencias de financiación que desvió las gestión de los fondos al IFA ya existía cuando ella fue nombrada viceconsejera.

En otro momento, Martínez Aguayo ha reconocido que en la Agencia IDEA, que posteriormente gestionó el reparto de estos fondos, no se veían los expedientes. Ni la Fiscalía ni la defensa de Francisco Vallejo realizaron preguntas y la exconsejera declinó contestar a las preguntas de la acusación particular. Tan sólo el magistrado instructor y la defensa de Carmen Martínez Aguayo han preguntado. Como ocurrió el martes con la declaración de Antonio Ávila, las partes no han solicitaron ningún tipo de medida cautelar.

A su salida a la sede judicial en Granada, Martínez Aguayo mostró su «confianza» en la justicia y dijo que espera que «la cosa quede en punto y final» y su honor «quede restituido».

Aguayo, como el resto de exconsejeros citados por el TSJA, perderán su condición de aforados la próxima semana una vez se constituya elParlamento andaluz, por lo que todo indica que el instructor del caso en el Tribunal Superior remitirá la causa al juzgado de Instrucción competente en la causa tal como ha solicitado la Fiscalía.

La declaración de José Antonio Griñán

Griñán, que ha respondido a las preguntas del instructor Alberto Jorge Barreiro y los fiscales Fernando Prieto y Rafael Escobar, ha sostenido que, estos informes no le llegaban y cuando esas irregularidades fueron detectadas por su Gobierno se abrieron las correspondientes investigaciones internas en las distintas consejerías y, posteriormente, estos hechos se pusieron en conocimiento de los tribunales de Justicia.

Sin embargo, en la exposición razonada que envió al Alto Tribunal la juez Mercedes Alaya sostuvo que era "imposible" que él y Manuel Chaves desconocieran que este sistema de ayudas era ilegal y añadió que sobre este aspecto había informado hasta el "hartazgo la Intervención".

Por otro lado, durante el interrogatorio José Antonio Griñán ha diferenciado entre la gestión presupuestaria, dentro de la cual ha defendido las llamadas Transferencias de Financiación (forma de pago de los ERE), que correspondía a su departamento de Economía; y la gestión del gasto concreto de estas ayudas, que es donde hubo irregularidades concretas que él desconocía y que correspondía a otra consejería.

En declaraciones a los periodistas a las puertas del Alto Tribunal, José Antonio Griñán ha señalado que se siente "satisfecho" de poder haber dado sus explicaciones ante el juez y que él no cree que con los ERE hubiera "un gran plan pero hubo un gran fraude y eso significa que alguno de los controles pudieron fallar".

Por otro lado, el imputado ha reflexionado sobre su situación personal que ha calificado de "mala" para él y para su familia y ha añadido que, en su momento, ya asumió su "responsabilidad política" para no perjudicar al PSOE ni a la Junta de Andalucía. Ante los periodistas, el expresidente andaluz ha afirmado que ha vivido un "calvario" con su implicación en esta macrocausa de corrupción pero ha añadido que confía en la Justicia.

Que ante la autoinculpación de Griñás a estas alturas la señora Susana Díaz siga  y siga mareando la perdiz con este asunto cuando Griñán ha confesado “existir un gran fraude” de más de 800 mil millones de euros que tenía que ser autorizado necesariamente por la firma de los más altos responsables de la Junta. Cuesta pensar que desconociera la existencia de documentos -o que nadie le avisara de su relevancia- como los elaborados por la Intervención. Y resulta más increíble que no sospechara del consejero sobre el que descarga la responsabilidad, cuando la prensa en su momento denunció el mal uso del dinero público en los expedientes de regulación de empleo. 

En definitiva, se concedieron prejubilaciones fraudulentas, subvenciones a empresas que no estaban presentando un ERE e incluso a personas que no llegaron a formalizar ninguna sociedad y comisiones por encima de mercado a diferentes profesionales (aseguradores, consultores, abogados o sindicalistas). En total, casi mil millones incontrolados durante diez años. Según Griñán, no hubo un gran plan, pero alguien seguro que pensó que este era todo un planazo. Puestos a ser benévolos con el político, podemos suponer que la falta de reflejos del gobernante es fruto de la obnubilación que produce el cargo. 


A la vista de las primeras comparecencias puede deducirse que Andalucía ha estado gobernada durante años por unos incompetentes que no han estado en ningún momento pendientes de la responsabilidad que se les ha estado otorgando con los votos y el dinero de los impuestos a los ciudadanos andaluces, a pesar de las promesas de luchar contra de la corrupción de su presidenta Susana Díaz puede decirse que la situación apenas ha cambiado.

6 comentarios:

  1. Carmelo Bethencourt Reyes

    que peligro le veo a los andaluces con estos socialistas

    ResponderEliminar
  2. Jose Pedraz

    El Senado, ese cementerio de elefantes que además sirve para que tengan su mamandurria unos traductores que puso ZP I y que mantiene ZP II que sirven para que se entiendan dos andaluces entre si como Montilla y Chaves.
    La capacidad de derroche del Estado es infinita, tanto como la sangre que nos chupan en forma de impuestos.

    ResponderEliminar
  3. argoantonio

    Sigue mareando la perdiz la presidenta en funciones de Andalucía que, despues de mas de 33 años del PSOE en el poder, se encuentra a la cola de todas las comunidadesde la Unión Europea.

    Ni ERES, ni ¿cursos de formación? ni mas triquiñuelas, les siguen votando y no botando.

    La iniciativa privada, que es la que crea empleo, no invierte en Andalucía.

    ResponderEliminar
  4. Deca-bi

    Así es, tras las declaraciones de Griñán la Guardia Civil ya está tardando en detenerle. Así que no había un Gran Plan pero había una Gran Estafa. Son los responsables de la Gran Estafa aunque su plan fuera pequeño. Les daría pereza elaborarlo un poquito más.

    Y sí, los andaluces han votado con el estómago pero es un estómago cada vez más vacío. Parece que cuesta entender que si los miles de millones estafados por sus señoritos se hubieran empleado de verdad para cumplir el objetivo por el que fueron entregados los andaluces tendrían muchas más oportunidades de conseguir llenar el estómago por sus propios medios, con su trabajo y su iniciativa, que la tienen pero castrada por una banda de criminales.

    Buen viaje y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Ricardo Yepes

    A ver, Griñan al menos no dice eso de ser un simple "maestro", pues vaya si nuestros maestros no saben distinguir entre el chorizo y la mermelada. Pero bueno, a ver, no se trata de que fuera un fraude, se trata de que uno que está para presidir una Junta no puede alegar ignorancia de lo que pasa a su alrededor pues precisamente su culpa está no en robar sino en el de evitar que una institución del Estado acabe convertida en una cueva de defraudadores. Esperemos que la Justicia tenga muy en cuenta eso y si tiene que absolver que absuelva pero si tiene que condenar que condene. Por cierto, siendo de un partido capaz de ganar las elecciones durante más de trés décadas cuesta creer que sin embargo la aparente ingenuidad que demuestran en la correcta administración de los fondos públicos, la tengan también en la administración de los votos recibidos (o captados).

    ResponderEliminar
  6. Resumiendo que hasta la fecha los que pasan por el Juzgadoy los tropecientos que faltan por pasar se atizan unos a otros y nadie se enteraba como se funden los dineros de los prejubilados yhan estado años haciendo vista gorda y los andaluces pasando hambre gobernados por inutiles que no sabian ni leer. A devolver el dinero y entre barrotes,

    ResponderEliminar