sábado, 20 de octubre de 2012

Las multas de la vergüenza


Después de 8 años de recursos se ha producido la anulación por parte del Tribunal Constitucional (TC) de un artículo de la Ley del Estatuto del Consumidor de Cataluña de 1993, que establecía la graduación de las infracciones en leves, graves o muy graves por no informar o atender en catalán en los comercios, permite ahora la impugnación de todas las sanciones lingüísticas impuestas hasta 2010 por la Generalitat de Cataluña.


El empecinamiento de los sucesivos gobiernos catalanes en multar a aquellos comerciantes que los rótulos de su negocio estaban redactados en idioma español como otra medida de presión a los ciudadanos en su intento de llevar la región a su secesión con España. Paradógicamente no existen sanciones a aquellos comercios que rotulan en chino o inglés.

La sentencia afecta solo a las multas  hasta 2010 porque ese año la Generalitat aprobó una nueva normativa, la Ley del Código de Consumo, que sigue vigente y que en la práctica permite seguir con el mismo régimen sancionador. Por el momento, esta ley  está recurrida al TC por el PP y el Defensor del Pueblo.
Ahora los comerciantes multados en esos años aplauden el fallo del TC, ya que les da mucha más fuerza para recurrir y anular sus sanciones.

El empresario de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), Manel Nevot, conocido por llevar hasta el TC su sanción, señaló a LA RAZÓN que «en el fondo todo es una acción política de la Generalitat para mantenerse en el trono, y muchos catalanes se lo creen». Nevot fue multado con 400 euros en 2006 por tener en su comercio más grande el cartel en castellano que en catalán. No se rindió y empezó una lucha legal que aún dura, aunque ahora se siente envalentonado.

Su historia se parece a la de Txurde Rocamundi, que no ha tenido mas remedio que cerrar su negocio gracias a la presión de la administración catalana, también multado por no rotular en catalán en su inmobiliaria de Arenys de Mar, en 2008. La sanción fue de 1.200  euros. El dice que «esta sentencia me ayuda, ahora lo tenemos mejor, la situación es más favorable».

A pesar de esta sentencia los próceres de CIU seguirán aplicando multas linguïsticas con afirmó el portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, recalcó que «la Ley de 1993 ya estaba derogada, por lo que el TC se ha pronunciado sobre una cosa que ya no existía. Es como si el médico hace un diagnóstico y da unos resultados de una persona que está muerta». Ironizó diciendo que «como el TC es tan rápido y veloz, ha dictaminado sobre una normativa de 1993 que ya no está en vigor». Homs recordó que la normativa de 2010 sigue vigente y que, por lo tanto, seguirán imponiendo sanciones lingüísticas. Que cara más dura.

Ahora toca que los comerciantes perjudicados recurran las multas injustamente aplicadas por esta práctica de  tipo nazi apoyada hace 18 años por todos los partidos ya que aparte de CIU y ERC que fueron los impulsures de las mismas, y como ha aclarado Albert Rivera "también el PSC y PP han sido cómplices y actores directos de permitir estas multas”..  La cantidad que podría tener que devolver la Administración autonómica asciende a 3,6 millones de euros.

10 comentarios:

  1. Manuel Quintana Montero

    Continuarán en plan Gestapo...

    ResponderEliminar
  2. Jose Antonio Palacios Sanchez

    Demencial ,pero de ésta gente me lo creo todo

    ResponderEliminar
  3. obvio

    Se está llegando a límites insospechados en este asunto sin que intervenga el estado de derecho.

    ResponderEliminar
  4. Santiago Nuevo

    Esto en una Democracia seria imposible,pero lo de Cataluña es una dictadura en la que unos mandan,otros apoyan,otros no se oponen y muchos callan..

    ResponderEliminar
  5. Jack Crane Cataluña

    es un país bananero donde el estado tiene derechos, pero no el ciudadano.

    ResponderEliminar
  6. Maria Isabel Velasco Nuñez

    Menos mal que no vivo alliiiiiii

    ResponderEliminar
  7. Antonio Manuel Ruiz

    cuando tomen el poder los musulmanes,se van a enterar bien,los catalanes

    ResponderEliminar
  8. Felix Curruscuchu

    Ahì se ve como funciona nustra justicia, por eso estos rebeldes mandatàrios catalanes hacen lo que quieren. Y es que tenemos unos gobiernos demasiado flojitos. Saludos Javier.

    ResponderEliminar
  9. Angeles Vera Lasaga

    ¡Cada dia se van superando más , esto catalanes !

    ResponderEliminar
  10. Rosa Maria Vincent Badal

    Es una vergüenza que el estado español,o pueda tomar cartas en el asunto para que los ciudadanos que vivien en Cataluña puedan rotular sus establecimientos en el idioma que quieras. Ya esta bien de dictadura del gobierno nacionalista catalán.

    ResponderEliminar