sábado, 28 de marzo de 2015

Mas allá del oportunismo






La loable decisión del ex expresidente del Gobierno español Felipe González de defender como abogado a los políticos venezolanos encarcelados Leopoldo López y Antonio Ledezma. González además de sorprendente es un gesto que va mas allá de del interés o el oportunismo es algo verdaderamente importante que algún político de prestigio haya tomado el timón ante la pasividad del resto de políticos ahora en activo. Asi lo ha visto Nicolás Maduro que no ha tardado en acusarlo de ser amigo de Carlos Slim y por tanto un esbirro del capitalismo. 

Tras un resultado incierto del viaje de las esposas a España y haber obtenido un tibio apoyo de Rajoy y Sánchez que se limitaron a expresar el apoyo a los presos políticos venezolanos y plantear el rechazo de la dictadura ante la UE.

Felipe González piensa que, como él va en su condición de abogado y no como un visitante ocasional, el régimen de Nicolás Maduro le franqueará las rejas de la cárcel, y si no lo hace pagará un alto precio en la opinión pública internacional.Y el momento elegido es especialmente notable. Dentro de un par de semanas habrá una cumbre internacional en Panamá y el tema venezolano estará muy presente porque el Gobierno de Barack Obama ha declarado que ese país es peligroso para la seguridad de Estados Unidos.

Y el momento elegido es especialmente notable. Dentro de un par de semanas habrá una cumbre internacional en Panamá y el tema venezolano estará muy presente porque el Gobierno de Barack Obama ha declarado que ese país es peligroso para la seguridad de Estados Unidos.Presumiblemente, el presidente o la delegación de EEUU hablarán del tema, pero lo probable es que Maduro responda o utilice para ello al coro de Unasur, la Celac o los países de ALBA.


Nicolás Maduro, con la ayuda de los petrodólares, la copiosa corrupción que se evidenció con los maletines llenos de dinero ocupados en Buenos Aires, la evidencia de sus cuentas en Andorra o en Suiza y los envíos de petróleo a las islas del Caribe y los países centroamericanos, ha conseguido crear un circuito de apoyo internacional, o de silencio, que seguramente utilizará en su beneficio.

Es en medio de este panorama que Felipe González y sus amigos expresidentes, aunque no vayan a Panamá, van a dar la batalla. Están haciendo un gran servicio a la democracia venezolana, aunque no deja de ser una vergüenza que los mandatarios reales, los que están en el poder, se mantengan callados. Que a estas alturas ni la Comunidad Europea ni la Americana hayan tomado medidas contra los desmanes del dictador, esa sí es una imperdonable traición a los principios de la democracia.



7 comentarios:

  1. Juan Angel Torrado Portas

    Vete ya piraña .que tu.no eres nada vividora como todos los de tu clavel falsa

    ResponderEliminar
  2. Isidro Padilla

    Antes de leer el artículo ya os digo es te sujeto es un sinvergüenza oportuinista y esbirro del sistema corrupto.

    ResponderEliminar
  3. Isidro Padilla

    Después de leer el artículo veo lo que me imaginaba, que no está sólo.

    ResponderEliminar
  4. Jose Nuño

    esbirro de la cia con beneplácito del poder establecido el presunto señor x que tanto hablaba roldan y cia ..señor poneojetes de los americanos OTANeros y cabeza del conocido CORRUPSOE este se cargo los astilleros los altos hornos compro los sindicatos etc etc

    ResponderEliminar
  5. Diego Angosto Conesa

    A este le gustan los dólares

    ResponderEliminar
  6. Julio Perez Garcia

    Aunque no soy partidario de Felipe, ni de sus ideas, tengo que decir que aprenda el "iluminado" Pedro Sanchez y el alcalde de Puebla de Sanabria uno por decir gilipolleces y el "iluminado" por consentirlo

    ResponderEliminar
  7. Maria Dolores Lopez Navarro

    Yo tampoco soy de ese partido,pero aplaudo la decisión del señor Felipe González,de atender las súplicas de las esposas de las personas encarceladas en Venezuela,por el capricho de ese loco que tienen por presidente,alguien tiene que hacer algo,mi mayor respeto al señor González,su decisión le honra.

    ResponderEliminar