martes, 1 de marzo de 2016

Una pérdida de tiempo

Pedro Sanchez durante su discurso.


En el tedioso discurso de esta tarde, hemos escuchado a un Sánchez dando tímidamente las gracias, a un Albert Rivera de rostro muy serio, para a continuación reconocer que, con 130 escaños no podía formar gobierno, por lo que pedía el apoyo de Podemos para sumarse a ese pacto.  En realidad, Sánchez es un trilero desvergonzado, pues juega con las ansias de Rivera de formar una gran coalición, mientras que trata de seducir a Iglesias con una insulsa vicepresidencia; cuando el aprendiz es él, a la vez que ningunea a Rajoy, a modo de venganza por haberle ganado las elecciones. 

El queria obtener la aprobación de Podemos “Todo esto lo podemos hacer a partir de la próxima semana”. La frase comenzó como una pequeña improvisación. Sin embargo, acabó siendo la coletilla, el interruptor que activaba los aplausos de los 90 diputados de su grupo que aplaudian a cada frase y la terminante advertencia a Podemos. “Sólo hay dos opciones”, dijo Sánchez. “O no hacer nada y dejar al señor Rajoy y su Gobierno en funciones durante los próximos meses, o apostar por un cambio nacido del diálogo y del acuerdo”


Sánchez, ese "gran estadista", apela al mestizaje ideológico y al diálogo entre las distintas fuerzas políticas, cuando fue él precisamente el que dijo NO al partido más votado en las elecciones generales, desoyendo, le guste o no, el deseo de la mayoría de los españoles.se resumió en la culminación de un plan personal que se ha fundamentado en la audacia del irresponsable y en el aprovechamiento de errores ajenos.

Sánchez ha repetido hasta la extenuación la palabra CAMBIO, cuando en realidad los españoles han pedido PACTO. Un pacto, nos guste o no, entre PP y PSOE, destinados les guste o no, a formar una gran coalición como se daría en cualquier país democrático europeo, avanzado y desarrollado. Pero España es otro cantar. A no ser que alguno de ellos se guarde un as en la manga, con estos políticos tan mediocres, cabezones y sectarios, vamos abocados a unas nuevas elecciones. Sánchez, el gran abanderado del mestizaje ideológico. Nos toman por tontos y se lo creen.


Viendo las caras de Amparo Rubiales junto a los dos únicos barones socialistas y sindicalistas que asistieron en la tribuna de invitados que en teoría seguían el discurso de Sánchez, uno ya puede hacerse la idea de lo que estaba pasando en el Congreso. Es el caso de Méndez y Toxo, con cierta modorra y evidente desgana, entretenidos con su móvil. Ellos no necesitan preguntar por lo suyo, porque lo suyo siempre está a salvo, gobierne quien gobierne, y aunque la izquierda llegue al poder y  hunda a España, a ellos y a sus chiringuitos los deja muy bien.

El mismo Sánchez ha reconocido que se ha fomentado una falsa esperanza. Como ha dicho Francesc Homs, ha sido una pérdida de tiempo y podía haber evitado que 350 diputados y 800 periodistas dedicaran su tiempo a un discurso que no va a ninguna parte, para estar pensando ya en otra intentona a partir del lunes. En todo caso después del viernes el Rey volverá a tener la última palabra.

7 comentarios:

  1. Manuel García

    La imagen no podia ser mas lamentable.El presidente en funciones masticlando chicle en plan podemita, contrastaba con la imagen del lider natural y responsable de una derecha moderna liberal y progresista.Imagen seria y responsable de A.Rivera.Una imagen vale mas que mil palabras.

    ResponderEliminar

  2. Ramón Gallardo Rivera

    Al loro que Sánchez puede ser investido presidente por engaño, y me explico:

    Pudiera ser que tuviera un pacto con Podemos que no es público, a diferencia del pacto con Cs que ha sido "en abierto" con luz y taquígrafos. Como la votación se hace en un único acto a través de un botón que los diputados tienen que apretar más o menos al mismo tiempo, Rivera y los suyos podrían apoyar a Sánchez al igual que Iglesias y resto de bolivarianos por lo que de esta forma contaría con los votos necesarios sin necesidad de ninguna otra fuerza política.

    Cs habría sido engañado pero una vez investido no hay vuelta atrás, Sánchez gobernaría con Iglesias y el pacto con Rivera sería papel mojado.

    ¿Lo veis posible? Con la catadura moral de estos dos sujetos a mi no me extrañaría nada de nada.

    ResponderEliminar
  3. Tobogan Feliz

    Pero cómo alguien del PSOE puede siquiera mencionar la palabra "cambio" refiriéndose a un gobierno. Como si fueran nuevos.

    ResponderEliminar
  4. Tamara Cabo Martínez

    La minoría no representa a la mayoría. ‪#‎Noapedrosanchez‬

    ResponderEliminar
  5. Luis Miguel Isabel Sanchez

    Zp y Pz ..Viven en su mundo socialoide paranoide y de ahi no los sacas y dale q dale perico al torno..Ya te tienen preparado los tuyos el atillo como a charlot y te van dar el bombín para q digas adiós..Y te van fundir en negro.Si hay algo q les preocupe a los socilistas es un candidato q no traiga votos al cubil..Eso no lo toleran, por q lo primero de todo, esta la tribu de triperos.

    ResponderEliminar
  6. Emilio Prieto Cruz

    PUES COME LAS NA VISAS..

    ResponderEliminar
  7. Javier Molina

    Buscas la supervivencia ante una muerte anunciada del Partido Socialista

    ResponderEliminar