miércoles, 16 de marzo de 2016

Iglesias, cortando cabezas en Podemos



Ya lo anunciaba ayer Pablo Iglesias por la tarde mediante una carta titulada “La ilusión por la belleza” (¿?) dirigida a los militantes dando su visión de la crisis existente en Podemos donde ya apuntaba quienes podían ser los traidores que habrían filtrado los problemas internos y los sistemas ilegales de financiación del partido por parte de Irán y Venezuela, ahora investigados por la UDEF. Uno de los puntos de mayor relevancia en este comunicado de Podemos, había que leerlo en sus últimas líneas. Podemos daba a conocer que "hasta que tenga lugar el nombramiento de un nuevo secretario de Organización, las competencias de esta secretaría serán asumidas a todos los efectos por la Secretaría General", es decir, por Pablo Iglesias y los suyos.

Sergio Pascual, el secretario de organización de Podemos y la mano derecha de Íñigo Errejón a quien le acusa de realizar una "gestión deficiente" ha sido la primera víctima de la purga que ha iniciado Pablo Iglesias con el fin de tomar el control total del partido y convertirlo en un partido totalitario para intentar atajar la división existente tanto en Madrid, donde dimitieron diez miembros de su comité ejecutivo, como está ocurriendo desde hace tiempo en Galicia, País Vasco, La Rioja, Cantabria o Cataluña. 

Como secretario de Organización, Pascual era responsable del control de las diferentes direcciones territoriales, pero también cabe destacar que, además de ser el hombre de confianza de Errejón, miembros del partido apuntan a que fue uno de los precursores de las dimisiones en la Comunidad de Madrid. Entre los que se marcharon la semana pasado se encontraba, por ejemplo, uno de los miembros más importantes de su equipo, Loreto Arenillas.


Plenos poderes

Iglesias tiene plenos poderes para nombrar y destituir a las personas que forman parte de la ejecutiva, ya que entre las competencias del secretario general están las de elegir a dedo quiénes forman parte de ella. La única condición es que estas personas tienen que ser miembros del Consejo Ciudadano, que es elegido con el voto de los militantes. Por eso, la decisión de Iglesias es personal y no tiene por qué contar con el apoyo de Errejón o del resto de la dirección, aunque hoy todos justifiquen públicamente los cambios.

El corazón de la crisis de Podemos no está, al menos de momento, en la cúpula del partido (Iglesias vs Errejón) o en la posición sobre la investidura de Pedro Sánchez, aunque pueda afectar, sino unos cuantos peldaños más abajo. El problema está concentrado en las cuotas de poder e influencia en los cargos intermedios entre las distintas familias, en un momento efervescente dentro de la formación, en el se dispone a abordar importantísimas transformaciones internas.

Cada sector, claro está, tensa la cuerda en favor de su tesis, porque cada uno tiene su propia manera de concebir qué debe ser Podemos y qué camino hay que coger. Quien más responsabilidades tenga en el momento decisivo podrá tirar más fuerte de la cuerda para arrastrar al resto a su terreno. Aquí Iglesias y Errejón tienen planteamientos diferentes, de ahí la clave.

Actualmente al parecer los vínculos entre Iglesias y Errejón están prácticamente rotos, ayer se pudo visualizar en el Congreso, sentados uno junto a otro no se dirigieron la palabra, y a pesar de sus desmentidos a la prensa. Numerosos rumores describen a Errejón como más pragmático y centrista y partidario de facilitar un acuerdo de investidura con el PSOE que podría llegar a la abstención ante el pacto de Pedro Sánchez con Albert Rivera. Mientras, Iglesias se mantiene en tesis más duras y a la izquierda.

11 comentarios:

  1. Laureano Fernández Ispinum
    No sé si será verdad que se están produciendo fracturas en Podemos.
    Lo que sí sé es que todos coinciden en trabajar por el bien del pueblo y de los más necesitados, aunque los métodos que siguen no me gustan.
    Y no me gustan, porque no veo que trabajen por crear empleo, sino que dedican su tiempo a quitar nombres de calles y monumentos, a suprimir tradiciones, a injuriar a los militares, a los guardias, a los policías, a burlarse de la bandera, del himno, de las Instituciones, etc.
    Así no se da de comer a los hambrientos ni se salva a un País en quiebra.
    Véase: https://www.youtube.com/watch?v=Ts8WfNT8Wqo

    ResponderEliminar
  2. Luis García

    Esperanzador ruido de piolets.

    ResponderEliminar
  3. Saladino Pica

    AL PURO ESTILO STALINISTA-KOREANO, AL QUE NOE STÁ DE ACUERDO CON ÉL LÍDER, SE LE DEPURA, SE LE PURGA, SE LE SACA LA CONFESIÓN EN LA LUBIANKA Y SE LE AHORCA EN EL KOLYMA SIBERIANO. ¡HAY QUE QUITAR DEL MEDIO AL LÍDER!. SE NECESITA URGENTEMENTE UN COMPLOT STAUNFENBERGER DEL HÍTLER PODEMITA. ES UN CARCINOMA PARA LA DEMOCRACIA. ¡YA,A, QUÉ SE ESPERA!

    ResponderEliminar
  4. Carmelo Tarifa Gomez

    Lógico que Stalin controle los soviet

    ResponderEliminar
  5. Camila Parra Raya

    Dios los cría y entre ellos se destrozan.

    ResponderEliminar
  6. Jose Julian Ramos Diaz

    Obras son amores......y ...... por sus obras los conoceréis. Simplemente es más de lo mismo. No hay más ciego que el que no quiere ver.

    ResponderEliminar
  7. Nostrum De Nostrum

    Todo discípulo de Lenin y Stalin que se precie, forzosamente ha de manejarse con destreza en cuestión de purgas y depuraciones.
    ¡Y puede dar gracias el afectado que lo de la cabeza no ha sido literalmente!

    ResponderEliminar
  8. elipe Miguel Estabiel

    PUDRAMOS: Corrupción y crimen, apoyados por el odio de unos y pocas ganas de trabajar de otros, siempre es mejor vivir del cuento.

    ResponderEliminar
  9. Esther Gloria Pineda

    Asi pagan los de podemos a la gente dictadores y leninista

    ResponderEliminar
  10. Santiago Nuevo Fernandez

    estalinismo puro y duro

    ResponderEliminar
  11. Maria Dolores Lopez Navarro

    Por lo menos,por algún tiempo no veremos esa cara tan disgustosa y repelente.

    ResponderEliminar