sábado, 3 de octubre de 2015

¿Guerra abierta entre los medios catalanes?

 

El giro editorial tomado por ‘El Periódico de Catalunya’ podría romper la unanimidad de los medios catalanes subvencionados por la Generalitat. El diario del grupo Zeta ha dado un giro a su línea editorial desde que el Grupo Zeta inició las negociaciones con los bancos para refinanciar su deuda y desde que la familia Lara anunciara su interés por entrar en su accionariado. Eso ha levantado ampollas en el independentismo, que ha visto la entrada de un caballo de Troya en su territorio. De un periódico que, lejos de comprar sus argumentos, los cuestiona.

Los nuevos aires que corren por la redacción de El Periódico de Catalunya han levantado ampollas en las filas del separatismo. El diario generalista del Grupo Zeta ha decidido nadar contracorriente y cuestionar en sus páginas la idoneidad de una Cataluña independiente, algo que ha irritado una Generalitat acostumbrada a comprar voluntades en los medios de comunicación mediante ayudas directas o indirectas. 

Una buena prueba de este cambio de línea editorial se encuentra el pasado lunes, cuando, al contrario que el resto de las cabeceras de esta comunidad autónoma, calificó en su portada el resultado de las elecciones del día anterior como una “amarga victoria” para Artur Mas, al no haber conseguido que los partidos independentistas obtuvieran más votos que los unionistas. Este mensaje ha escocido en Junts pel Sí, desde donde no han dudado en emprenderla contra este rotativo, al que consideran como un caballo de Troya dentro de su territorio.

Malestar en los secesionistas

Una buena prueba del malestar existente en la coalición separatista con el Grupo Zeta son las recientes declaraciones de su coordinador de campaña, Oriol Soler, en las que calificaba la línea editorial del periódico de los Asensio como “de vergüenza ajena”. El responsable definía la hemeroteca de este rotativo como “un museo del antiperiodismo y la indignidad” y acusaba a sus responsables de fomentar “el miedo (a la independencia) de forma intolerable”. “Trabajaré por vivir en un país donde ningún diario pueda condicionar unas elecciones de una forma sucia y corrupta”, aseguraba, antes de atribuir este cambio de posición del rotativo al “dinero del Ibex 35 y al chantaje de La Caixa y de Planeta”.Desde Junts pel Sí han calificado la hemeroteca de este periódico como "un museo del antiperiodismo y la indignidad"

De lo que Soler culpaba a este medio de comunicación es de no demostrar una fe ciega hacia el argumentario de los partidos favorables al independentismo. Es decir, de no hacer lo mismo que la inmensa mayoría de su competencia, que mantiene un inquebrantable matrimonio de conveniencia con el Gobierno autonómico en el que la publicidad institucional es la principal moneda de cambio. Un ejemplo de esta cercanía se pudo ver en la noche electoral, cuando ocultaron de forma deliberada la fuerza del voto contrario a la secesión de Cataluña.

Medios cautivos de la Generalitat

Mientras cabeceras como Ara, El Punt Avui y La Vanguardia han concedido durante la campaña electoral un incuestionable protagonismo a Junts pel Sí y a sus posiciones separatistas, El Periódico de Catalunya se ha desmarcado y ha publicado artículos que revelaban las contradicciones de la coalición y criticaban su manipulación de determinados aspectos de la realidad. Especialmente comentado fue el que apareció en el diario durante la jornada de reflexión, en el que, a través de 15 puntos, se analizaban las consecuencias que tendría la independencia para la sociedad catalana. El texto expresaba la dificultad que tendría este país para entrar en la Unión Europea, para mantener sus prestaciones sociales o para conseguir unas condiciones de seguridad aceptables.

En Junts Pel Sí existe un considerable malestar con este rotativo por el rumbo que ha tomado en los últimos meses, según precisan fuentes internas. Recuerdan que esta cabecera defendió al PSC hasta que comenzó su imparable decadencia y, a partir de ahí, se acercó al nacionalismo e incluso lanzó varios guiños al proceso independentista. No hay más que consultar la polémica portada que exhibió el 11 de septiembre de 2012, que estuvo monopolizada por una bandera estelada y encabezada por el titular: “Escucha España". Pero en los últimos meses se ha alejado de las posiciones soberanistas y las ha cuestionado casi a diario.

¿Cuál es la causa del cambio de la línea editorial de El Periódico?

Desde la redacción del diario, explican que este cambio de tendencia se inició a principios de 2015 y se intensificó durante el verano, cuando proliferaron los artículos contrarios a los postulados de Artur Mas. Estas fuentes afirman que incluso su director, Enric Hernández, ha censurado algunas columnas de opinión por ser contrarias a la nueva línea editorial del rotativo. De hecho, en el Comité de Redacción de El Periódico han anunciado su intención de pedir explicaciones a Hernández por esta actitud.

¿A qué se debe este cambio de tendencia? Desde el diario lo atribuyen a los cambios en el accionariado del Grupo Zeta, en el que ha entrado la familia Lara recientemente y al que se espera que llegue un nuevo inversor el próximo octubre. Estos informantes también estiman que los bancos acreedores de la compañía podrían haber exigido un alejamiento del nacionalismo catalán por parte del diario para aceptar la refinanciación de los 120 millones de euros que los debe la compañía..

Sea como sea, lo cierto es que El Periódico de Catalunya ha dejado claro últimamente que no va a seguir a pies juntillas las doctrinas separatistas y que está dispuesto a dar espacio en sus páginas a las opiniones que las cuestionan o las rechazan. A partir de ahora, habrá que ver si este cambio de rumbo acarrea una reducción de las subvenciones de la Generalitat a este medio de comunicación. En ese caso, podría interpretarse como una venganza.

El pacto de Mas y Junqueras

Ante la posibilidad de nuevas grietas y ante el resultado de la elecciones catalanas, Mas y Junqueras pactan que la dirección de los medios públicos catalanes sea intocable.

El resultado de las elecciones catalanas deja en el aire muchas de las políticas emprendidas por Artur Mas en sus cinco años escasos de sus dos mandatos. Todas ellas se pueden revisar excepto una: Brauli Duart se mantendrá como director de los medios de comunicación públicos catalanes.

Así constaría en un pacto alcanzado entre Mas y el líder de ERC, Oriol Junqueras. Según ha podido conocer este digital, ambos valoran que el trabajo realizado por el directivo desde marzo de 2012 ha sido muy positivo para sus intereses comunicativos y el refuerzo de su gestión es una de las prioridades en la negociación del futuro Gobierno de la Generalitat.

La calidad informativa de TV3 y Catalunya Ràdio ha sido muy criticada a lo largo de los últimos tres años. Especialmente a lo largo de los últimos meses, cuando el procés ha llegado a su intensidad máxima y se ha llegado al extremo de que Mas firmara el decreto de convocatoria de las elecciones del 27S en directo en el informativo nocturno de la cadena pública. La decisión fue criticada incluso por el Sindicato de Periodistas de Cataluña (SPC), que emitió un comunicado en el que manifestó que la retransmisión fue un “error grave” y aseguró que el tratamiento informativo que se le dio “provoca que TV3 haga el ridículo y es un motivo de desprestigio para sus profesionales”.

La acción de Duart al frente de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) también ha propiciado críticas internas en la televisión y la radio pública por la forma en que se “manipulan” las informaciones. El ejecutivo nombrado por CDC también ha sido el blanco de críticas en el apartado laboral por los recortes aplicados en los medios de comunicación dependientes de la Generalitat. 

2 comentarios:

  1. Antonio Illescas Castilla

    Bien venida sea la democracia en los medios , pues ultimamente el ver las paginas de El Periodico , era un calco de La Vanguardia.

    ResponderEliminar
  2. El periodismo siempre debería ser aséptico en sus noticias aunque lógicamente luego hubiera artículos de opinión. Llama la atención los insultos de indigno, antiperiodismo, vergüenza ajena, intolerable, sucio y corrupto.... cuando alguien publica LA VERDAD sobre Cataluña. Deberían aplicarse esos adjetivos a ellos mismos, sería mucho más justo.

    ResponderEliminar