domingo, 6 de agosto de 2017

Juana está en mi casa... o la del vecino.

En enero, Juana Rivas (dcha.) fue el rostro de una amplia recogida de firmas para impedir que los niños estén con "padres maltratadores". Poco después se supo que las denuncias de Vanessa (izqda.) contra su marido no eran verdad.


Como consecuencia de una amplia recogida de firmas para impedir que los niños estén con "padres maltratadores", se está tramitando en el Congreso una ley que va a impedir que los padres denunciados por violencia de género tengan contacto con sus hijos. Esta clausula está promovida en TV con gran alharaca publicitaria por dos "victimas" de la violencia de genero. Sus historias llenas de falsedades no corresponden al espíritu de la nueva ley

La primera de ellas, Vanessa Skewes, una chilena cuya ex pareja le había sometido, según decía, a unas agresiones que nunca pudo probar .EL MUNDO desmontó gran parte de su historia. y desde mayo, los hijos de Vanessa están con su padre por decisión judicial. 

Ahora sale a los medios la historia de Juana Rivas una granadina que apareció junto a la chilena en enero para entregar en el Ministerio de Justicia y en el Congreso 150.000 firmas de una petición en contra de que la Justicia permitiera que los padres maltratadores tuvieran contacto con sus hijos. El caso de Juana Rivas es el de esos vecinos granadinos, pero sobre todo fuenteovejunos y espartaquistas, que han empapelado comercios con la leyenda Juana está en mi casa

Ahora, Juana Rivas está desaparecida, con sus dos hijos, desde que no se presentó el 26 de julio al punto de encuentro donde debía llevarlos. Todo para no permitir que sus hijos pasen las vacaciones con su padre, al que ella ha llegado a llamar "terrorista" Su marido Arcuri espera en un hotel en Granada, la ciudad a la que llegó con Juana embarazada de su hijo mayor, en 2006, desde Londres, donde se conocieron.

Ella alega que Francisco Arcuri habia sido condenado en Itala por agredirla, No entró en detalles: Que estaba casada con el Francesco Arcuri desde 2006, que aquello ocurrió en 2009, que a los dos meses había quebrado la orden de alejamiento y que, cuatro años más tarde, después de otra pareja, ella volvió a la isla de Carloforte, en Cerdeña, donde vivía él, y allí tuvieron a su segundo hijo. 

Había peleas, como cuando le pidió a Juana que no saliera con el coche por la noche porque el pequeño tenía fiebre y él no se quería quedar aislado. "Juana puede perder los nervios. Una vez agarró a una conocida por el cuello. Le gusta mucho salir y entrar. Se ha podido cansar de vivir aislada y preferir Granada. Pero tuvo un hijo allí, con él, y nadie le obligó a volver", añade una persona que salió de su círculo al ver que "todo se politizaba con la ideología del género" y que la presentaban "como una causa, una heroína". 

Los detalles aparecen porque Francesco Arcuri se ha defendido, primero en un artículo de Arcadi Espada. Pero, además, un magistrado de tendencia progresista como Miquel Pasquau, del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, se preguntaba en su blog si en el momento en que aparece la palabra maltratador ya hay que prescindir de los jueces. Surgieron entonces dudas sobre la versión de Juana Rivas y, el próximo martes, cuando el juzgado los ha citado, una plataforma de apoyo a Francesco Arcuri estará allí. Él no está al tanto: "Sólo me preocupan los niños".


El caso de Juana Rivas es el de esos vecinos granadinos, pero sobre todo fuenteovejunos y espartaquistas, que han empapelado comercios con la leyenda Juana está en mi casa. A los que se añade ahora el presidente del Gobierno. manifestando que "a las personas conviene comprenderlas". Parece que el presidente comprende tambien a Juana Rivas Pero ahora va a comprender a Francesco Arcuri, el padre de sus hijos. Supongo que le bastará su palabra de hombre y de víctima como en el caso de Juana le ha valido su palabra de víctima y mujer.

Surgieron entonces dudas sobre la versión de Juana Rivas y, el próximo martes, cuando el juzgado los ha citado, una plataforma de apoyo a Francesco Arcuri estará allí. Él no está al tanto: "Sólo me preocupan los niños". Tras oír la versión del marido italiano, algunos preguntan: ¿se está politizando el caso con la 'ideología de género'?

"El informe de los equipos psicosociales es perfectamente válido. No hay dos psicologías distintas a aplicar", explica José Manuel Aguilar, psicólogo y perito judicial. Una apreciación que han compartido los cuatro jueces de sala de la Audiencia de Granada que, a petición del Estado italiano, dijeron que los niños tenían que volver con el padre, como había hecho una juez antes. "Si no lo hacen, España puede tener problemas", dice otro perito que comparte grupos de Whatsapp con jueces, abogados y psicólogos.

El martes, habrá penúltimo capítulo de la huida de Juana. «No tengo ni idea de si le obligarán a decir dónde están los niños», dice resignado Arcuri, que no volverá a Italia sin verlos. «Yo de la señora Juana no sé nada desde el 25 de julio», asegura su abogada de oficio, que se niega a decir si aconsejó la huida o la entrega. En la sentencia de abril se decía que «quizás sea oportuno señalar» que «no cabe tomarse la Justicia por propia mano». También que, en caso de no entregar a los menores, se acordarían las «medidas coercitivas» necesarias, incluido «el auxilio de las Fuerzas y Seguridad del Estado». No ha ocurrido. 

Por ahora.

6 comentarios:

  1. Esperanza Gomez Huerta

    Lavate la boquita para hablar de maltrato tu que sabes lo que pasa o lo que hacwn o con que te amenazan que te anulan te destruyen te amenazan tu no eres nadie ni fisicamente ni sicologicamente que sabes tu listo. O lista vivivelo y hqber si dices li mismo imbeciles

    ResponderEliminar
  2. Santi Garcia

    Esta en casa de mi mujer que llevo 16 años sin ver a mis hijos .pero tranquilo ya lo pagaran

    ResponderEliminar
  3. victor_gutialva

    Lo grave es que esta señora y sus cómplices no estén en prisión de forma automática. La ley es clara, pero ya vemos que solo se aplica en función del sexo del delincuente. Malos tiempos para la democracia los que vivimos en España.

    ResponderEliminar
  4. jemolo

    Donde están las que tenían a Juana en su casa?? En la cueva No?

    ResponderEliminar
  5. Fernendo Diaz Villanueva

    ¿Quién decidió hacer de todo esto un obsceno espectáculo en los medios de comunicación que está dañando a sus hijos?

    ResponderEliminar
  6. Gladys Heinrich

    Hay detalles que no me cuadran de esta señora, tiene siempre una pose tan fingida...No olvida maquillarse y secarse las lágrimas como una actriz ante las cámaras. Yo estaría desesperada si perdiera a mis hijos

    ResponderEliminar