jueves, 28 de mayo de 2015

La pugna por la presidencia de la Generalitat Valenciana



Las reuniones habidas entre Ximo Puig y Mònica Oltra con el fin aglutinar la mayoría de izquierdas y descabalgar al Partido Popular ha entrado en una pugna personalista de quien sería el próximo president de la Generalitat. La alcaldía de Valencia, en todo caso, se da por descontada. Compromís obtuvo un resultado histórico, llegando a rozar la mayoría del PP, mientras que el PSOE se desfondó. Ribó será alcalde desplazando a Rita Barberá.

Al final, el PSOE consiguió 23 diputados, con 505.186 votos (20%), mientras que Compromís logró 19 diputados con 452.654 votos. "Creemos que los números nos permiten pedir la presidencia", aseguró la propia Oltra en la mañana del lunes. En el PSOE, por su parte, entienden que la diferencia es suficiente para no poner en duda el liderazgo de Puig y señalan que es un punto irrenunciable del acuerdo. Algo muy razonable si no entrara Pablo Iglesias en esta pugna y declarara que prefiere a Oltra como presidenta.

"Si a mí me preguntan ¿a quién preferimos como presidenta de la Comunidad Valenciana? A Mónica Oltra. Es evidente que habrá que abrir un diálogo, es evidente que habrá que hablar de programa y de medidas pero yo creo que el margen de acuerdos y de negociación con Mónica es mucho más alto que con el PSOE", sostiene. 

Es más. Iglesias se plantea que Podemos forme parte del Gobierno regional si Oltra es la presidenta, cosa que no haría con los socialistas. De hecho en una rueda de prensa ofrecida este jueves reiteró que su partido no entrará en ningún ejecutivo presidido por los socialistas.

Puig no está dispuesto a ceder a estas imposiciones y ha amenazado públicamente con negociar con Ciudadanos, que podrían darle la presidencia de la Comunidad. Ciudadanos tienen absolutamente claro en C's que no aceptarán ningún cargo institucional porque sus estatutos se lo impiden. De esta forma, se blindan ante la posible oferta de Puig para que Carolina Punset se convierta en presidenta de las Cortes.

En todo este escenario hay un invitado cuyo papel está por definir. Podemos, la tercera fuerza progresista en Les Corts, también tendrá que decir la suya. Aunque no es necesario su voto afirmativo en una tercera votación, los socialistas ya se han puesto en contacto con el candidato Antonio Montiel. La sensación general es que finalmente no entrarán en el Consell pero facilitarán la investidura de Puig.

5 comentarios:

  1. Miranda García

    A matarse todos por el botin

    ResponderEliminar
  2. Mery González

    Por fin he visto la cara oculta del socialismo.

    ResponderEliminar
  3. Es una verguenza que los partidios mas votados no puedan gobernar y los menos votados se unan con pactos y consigan el poder. Eso no es lo que ha votado la mayoria. Es un asco todo.

    ResponderEliminar
  4. Saturio Celestino Peces

    Y mandará la separata trilera

    ResponderEliminar
  5. Hesperides Larache

    por las hojas de las raíces vigorosas que anunciaste?

    ResponderEliminar