sábado, 23 de mayo de 2015

Ecopastoreo en San Sebastián



Situado entre los barrios de Intxaurrondo, Loiola y Martutene, el parque de Ametzagaña de San Sebastián cuenta con una extensión de 27 hectáreas para disfrute de la ciudadanía. Es uno de los espacios verdes más amplios de la ciudad por detrás de Igeldo y Ulía. Anteriormente ocupado por los escombros de la intervención de Garbera, huertas clandestinas y zonas arbóreas, el trabajo realizado durante años permitió que la ciudad cuente ahora con uno de los mayores legados ambientales. 

Su falta de mantenimiento tras su rimbombante inauguración en la pasada legislatura ha hecho saltar las alarmas de quienes pasean a diario por el mismo. Exigen responsabilidad al Ayuntamiento. Entre sus quejas, figuran los destrozos en las instalaciones causadas por el vandalismo, la presencia de restos de vidrios y la falta de poda. La inversión desarrollada en el parque de Ametzagaña fue alta. El Ayuntamiento gastó más de 8 millones de euros en acondicionar esta vasta zona verde a lo que hubo que sumar otros 3 millones en las expropiaciones de los terrenos del parque. 


Ovejas para cortar la hierba

Ecopastoreo. Recuerden esta palabra porque seguramente la utilizarán en más de una ocasión al menos durante el próximo año. El ayuntamiento de San Sebastián con mayoria de Bildu pretende implantar una técnica con el objetivo primordial de abaratar costes que se basa en utilizar animales de pasto, en este caso ovejas, para hacer un mantenimiento de zonas verdes en entornos urbanos, que ya se están llevando a cabo en Plaiaundi (Isla San Lorenzo) o en los Jardines de los Archivos en París.

A final de mes un rebaño de entre 10-15 ovejas estarán situadas en el parque de Ametzagaña durante un año y «si la iniciativa funciona podría valorarse la ampliación a otras zonas», indicó la concejala de Mantenimiento Urbano, Nora Galparsoro. La técnica implica la rotación de los animales. Las dos hectáreas cercadas se dividirán en cuatro subzonas y a medida que vayan terminando con cada parcela (se calcula un mes por hectárea), se desplazarán a la siguiente. Y lo harán en un vehículo y remolque homologados por la Diputación. Además, aunque las ovejas estén bien adaptadas a nuestro clima es conveniente la instalación de un cobertizo móvil para la temporada fría de octubre a abril.El cuidador de los animales es Julien Le Blanc, 

Un ahorro del 50%

El responsable de la explotación agraria 'Bambu Zelaia'. para el éxito de la operación es preciso que el pastor tenga acceso en cualquier momento del día al recinto para poder atender a los animales, controlar el buen funcionamiento del cierre eléctrico (que será de muy bajo voltaje) o intervenir si hay algún animal herido o enfermo. Galparsoro insistió en que «se trata de una acción que despierta gran interés sobre todo entre los más pequeños». Dicha técnica que reduce la contaminación de la maquinaria habitual pretende ahorrar un 50% los costes de mantenimiento, pasando de los 7.000 euros anuales que cuestan los empleados municipales dedicados a esta labor, a los 3.200·

2 comentarios:

  1. Luis Camara Cañete

    Buenos días Xavier, feliz domingo. Tú lo has dicho, el Consistorio lo rige bildu y claro, no le puedes pedir peras al olmo. Lo malo es que en San Sebastián parecen narcotizados a la hora de votar, no comprendo como les pueden votar, sabrás seguramente que han instalado una recogida de basuras a domicilio, y otras medidas que no favorecen precisamente el bienestar de los ciudadanos. Por otro lado el aparente abandono del lugar se podría evitar sin tener que recurrir a medidas extremas, aunque el ecopastoreo me parece muy buena idea para cualquier monte, porque me parece la mejor medida para evitar incendios al ser un sistema de limpieza buenísimo de escombros y malezas.

    ResponderEliminar
  2. Qué pena que nunca se menciona Altza aunque Garbera le pertenezca y Ametzagaina haga linde. Altza también era Intxaurrondo, y Mirakruz y Bidebieta, y Herrera...Pero eso no le interesa al ñoñostiarrismo que se pasa la vida ignorando a aquella otrora villa.

    Ametzagaina, durante largos gobiernos municipales no fue sino un lugar enmarañado donde quedaba oculta la ruina de lo que fue fuerte militar de la guerra carlista de 1835.

    La de las ovejas me parecía una idea maja a la que no han dado tiempo a cuajar. Por cierto, si alguien se pasea alguna vez por el ignoto y despreciado barrio de Altza, en las campas de detrás de Tomasene kulturetxea, podrá comprobar que, a menudo, pastan las ovejas latxas de los caseríos del barrio, que los hay, como Akular. Y si queréis queso, bueno, de Idiazábal, hecho con ovejas que pastan en el barrio, seguro que encontráis.

    ResponderEliminar