lunes, 31 de julio de 2017

Arran, la "Kale Borroka" catalana

Arran reivindica el ataque al bus turístico y lo muestra en un vídeo


La organización juvenil de la izquierda independentista Arran, afín a la CUP, ha reivindicado en un comunicado el ataque por parte de cuatro encapuchados al autobús turístico que tuvo lugar el jueves en Barcelona Este hecho no habia sido hecho público por el Ayuntamiento de Barcelona hasta hoy. Poco después, la alcaldesa Ada Colau ha afirmado en un tuit que el ayuntamiento denunciará los hechos, aunque el grupo municipal Demòcrata ya había criticado con dureza que el consistorio hubiese ocultado el incidente. 

En un mensaje de Twitter, la activista Colau ha asegurado que ha pedido un informe de lo sucedido y ha añadido que "protestar por el turismo no puede pasar nunca por intimidar personas ni dañar equipamientos". Horas antes, la concejala Sònia Recasens había exigido a Colau condenar "enérgicamente" los hechos y depurar responsabilidades por silenciarlos, así como traspasar sus competencias en seguridad a un concejal que se "dedique de manera exclusiva". También la acusa de confundir "activismo con actos vandálicos" y de alimentar la turismofobia.

Las críticas llegan después de que el concejal de Turismo, Agustí Colom, se limitase a comentar el sábado -tras trascender la noticia- que se trataba "de hechos aislados", como los registrados en al menos tres hoteles el pasado mayo. Hoy domingo, el conseller de Empresa, Santi Vila, ha calificado el suceso de "intolerable" y ha tuiteado que la Generalitat estudiará emprender acciones legales contra sus autores.

Los atacantes escribieron una pintada en la parte delantera de un Bus Turístic, junto al Camp Nou, y le pincharon una rueda, como se ve en el segundo 20 del vídeo que ha colgado hoy domingo en la red la organización. En la grabación denuncian la masificación en varias zonas de la ciudad .

"¡No es turismofobia, es autodefensa contra el 'barriocidio'!", ha proclamado Arran en uno de sus mensajes en Twitter, en los que ha sacado pecho por el ataque al autobús turístico. En el comunicado de hoy relatan que con ella acción actuaron "en legítima defensa contra un modelo que nos quiere esclavas y convierte al país en un parque de atracciones que únicamente beneficia a la burguesía y al capital".

Según el colectivo, "el turismo masivo mata los barrios, destruye el territorio y condena a la miseria a la clase trabajadora", por lo que la organización lucha "contra un modelo turístico depredador" y "asesino" que "genera puestos de trabajo precarios y temporales, que gentrifica las ciudades y sólo genera beneficios para unos pocos".

La acción se enmarca en un "gran ciclo de movilizaciones en los Països Catalans contra el turismo masivo". La relacionan con otra se que llevo a cabo en Palma y la ocupación de un piso turístico en València hace unas semanas.


Las juventudes de la CUP, formación que sustenta el Gobierno de convergentes y republicanos en la Generalidad, han reivindicado el ataque terrorista contra un grupo de turistas que recorría la Ciudad Condal a bordo de un autobús turístico de la empresa municipal Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB). Ocurrió el pasado jueves, a las doce del mediodía, en las inmediaciones del estadio del FC Barcelona. Varios encapuchados asaltaron el autobús, amenazaron al conductor y los pasajeros con un cuchillo y desalojaron el vehículo. Después pincharon las ruedas y pintaron en el vehículo eslóganes contra el turismo. Los pasajeros creyeron estar ante un atentado islamista, dadas las capuchas y el cuchillo, pero en realidad se trató de una "acción de autodefensa" de Arran –la facción juvenil del partido parlamentario y con representación municipal–, según la jerga empleada para la reivindicación de la autoría en Twitter.

Así es que, en pleno proceso separatista, a dos meses del referéndum del 1-O, un comando de la CUP se ejercita en la práctica del terrorismo callejero con el asalto, desalojo e inmovilización de un autobús turístico a plena luz del día y al lado del Camp Nou. Cuatro días después, tanto la Generalidad como el Ayuntamiento seguian sin denunciar el ataque porque están a la espera de unos indeterminados informes sobre lo sucedido, que en todo caso consideran un acto de "vandalismo".

Concentracion fracasada frente la Guardia Civil












La reivindicación del atentado por parte de la CUP es el prólogo de la manifestación convocada para este lunes contra la Guardia Civil frente al cuartel del Instituto Armado en la capital catalana. Los antisistema, jaleados por el consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno regional, Jordi Turull, protestan por las diligencias judiciales sobre el referéndum y la implicación en ellas de altos cargos de la Generalidad. Ésta denuncia a la Guardia Civil y la CUP señala el objetivo. 

Lo que no contaban es que con la aparición de otra manifestación a favor de la Guardia Civil. Llegaron un centenar de "cupaires" frente otro grupo mas numeroso a favor de la guardia civil convocada a través de las redes sociales, ha querido apoyar el cuerpo y han exhibido banderas españolas.

Un cordón policial formado por los Mossos se ha encargado de dividir los dos grupos que se han concentrado frente al cuartel de la Guardia Civil de la Travessera de Gràcia de Barcelona en contra ya favor de la actuación del cuerpo policial por los interrogatorios a altos cargos por el referéndum. La policía de la Generalitat ha colocado sus vehículos a las puertas del cuartel.

Ambos grupos -cada uno formado por un centenar de personas- han intercambiado consignas durante la concentración: "Estos son los amigos de Pujol" y "separatistas, terroristas" decían unos, "fuera las fuerzas de ocupación" y "vosotros, fascistas, sois los terroristas", contestaban los otros.

El bando de la CUP ha contado con la presencia de las diputadas Ana Gabriel, Eulalia Reguant y los diputados Benet Salellas y Carles Riera, que ha denunciado "la normalidad con la que actúa la Guardia Civil en la represión de la lucha democrática". Finalmente al cabo de una hora los "cupaires" al verse en inferioridad abandonaron la concentración con el rabo entre las piernas.


Está por ver lo que sucede, habida cuenta de los cambios en la cúpula de los Mossos y de que a la concentración le ha puesto yesca el portavoz de Puigdemont. La CUP está dispuesta a servir de cuña del golpe de Estado en las calles, a implantar la dictadura de la kale borroka mientras sus diputados y los de Junts pel Sí registran en el Parlament unas leyes que harían las delicias de su conmilitón ideológico Nicolás Maduro, el grotesco tirano que está devastando y bañando en sangre Venezuela.

El ataque terrorista al autobús turístico muestra hasta dónde están dispuestos a llegar los separatistas en su empeño de celebrar el referéndum golpista del 1-O. La falta de una condena firme por parte de la Generalidad evidencia que se trató también o sobre todo de una advertencia a la población local. Los encapuchados de la CUP tienen barra libre. De otro modo, la Generalidad de Puigdemont y Junqueras ya habría anunciado que renuncia a la violencia y convocado elecciones autonómicas.

http://static23.mediaplay.tv/vid/20743/5ae2cf1579616842970e6ce3e25eee97.m4v#1"

6 comentarios:

  1. Luis Ramón Mendiguren Tarrés

    NADIE HABLA DE LOS ALQUILERES QUE ESTAMOS PAGANDO POR PISOS DE 38 METROS CUADRADOS.DENTRO DE POCO HABRA POBREZA INMOBILIARIA.

    ResponderEliminar
  2. MzngrZ

    Aquest jovent s'ha equivocat d'objectiu. Aquest turisme de bus turístic no és el que molesta. El turisme que molesta és el dels grups d anglesos borratxos violents pels carrers de bona matinada. O els pisos niu de droga. Es allà on s'ha d'anar... Però s'ha de tenir pebrots per anar-hi eh cupets?

    ResponderEliminar
  3. Francisco Javier Guerrero

    Catalunya tiene todas las papeletas......... por muchos motivos.

    ResponderEliminar
  4. Juan Molina

    La mejor fuente de ingresos se la quieren calgar que listos son claro el ruido los despierta como estan todo el dia durmiendo

    ResponderEliminar
  5. Jose Antonio Ramirez

    Mano dura...ya..¡¡

    ResponderEliminar