jueves, 9 de febrero de 2017

La policía detiene al yerno de Vicente Sala

Miguel López, el día del funeral de su suegra. Foto: RAFA MOLINA

Miguel López Pérez fue detenido este miércoles en Alicante como presunto autor material de los dos disparos que acabaron con la vida de su suegra.  fue detenido este miercoles en Alicante como presunto autor material de los dos disparos Manuel López administrador único del concesionario Novocar, "ya se había marchado" cuando un empleado descubrió el cuerpo María del Carmen Martínez, viuda del expresidente de la CAM Vicente Sala. Añaden que Miguel López tuvo que regresar precipitadamente al lugar en el que había sido asesinada su suegra y que fue él quien "colaboró en todo momento con la Policía" y comunicó la trágica noticia a su esposa y cuñadas a medida que fueron llegando al concesionario.

Los investigadores consideran que actuó en solitario, por lo que no se prevén más detenciones. López está casado con Fuensanta, la hija menor del matrimonio Sala-Martínez, que tenía un hijo y otras dos hijas. López tiene tres hijos, dos chicos y una chica, uno de los cuales estudia en Estados Unidos y fue el que publicó en redes sociales, pocas horas después del asesinato, una foto suya con una camiseta en la que se podía leer: "jaque mate". La foto fue retirada horas después, según publicó El Mundo, pero a la Policía le dio tiempo a realizar una captura de la imagen y aportarla a la causa. No obstante, según fuentes de la investigación, ni la esposa ni los hijos del detenido estarían implicados en el crimen.

Los agentes encontraron dos casquillos de bala en el suelo, junto al coche de María del Carmen Martínez. Eran del calibre 38 especial, una medida propia de revólveres, mientras que los proyectiles encontrados en su cuerpo eran puntas de nueve milímetros. En teoría, las dos medidas son compatibles. Pero la diferencia indicaba que las balas eran de terminación casera, ya que las casas comerciales no combinan en sus cartuchos vainas y balas con distinta terminación.

Eso tenía dos implicaciones para los investigadores. Por un lado, sería más complicado seguir la ruta de la munición, ya que había sido comprada por partes y sellada en un torno por alguien con conocimientos específicos. Pero por otro, solo una persona acostumbrada a recomponer balas con este tipo de herramientas estaba en el punto de mira de los investigadores. Eso cerraba mucho el círculo. Y más cuando los agentes supieron que Miguel López, yerno de la asesinada y detenido este miércoles como principal sospechoso del crimen, tenía desde hace años una licencia de tiro olímpico.


Mas noticias


Por eso, horas después de su detención, los policías que investigan el caso registraron a conciencia tanto el concesionario como otros dos inmuebles controlados con el yerno de María del Carmen Martínez en busca del arma con la que presuntamente se cometió el crimen. Sobre los investigadores pesaba también otra idea: es común que los especialistas de esta disciplina deportiva fabriquen su propia munición. Pero disparar una bala de 9 milímetros con un cañón del 38 (que es más ancho) hace que la punta quede sin las estrías únicas que sirven para identificar cada arma. Otro problema añadido. Otro detalle que conocería un experto en tiro y que -de ser cierto- perjudicaría la investigación.

Foto: Miguel López (c), yerno de la viuda del expresidente de la CAM Vicente Sala, detenido como presunto autor del crimen. (EFE)

Miguel López tenía licencia de armas y practicaba el tiro olímpico. Tras su detención, según las mismas fuentes, no confesó el crimen y afirmó a la Policía que esperaba que fueran a arrestarle, ya que por Alicante se había corrido el rumor de una inminente detención de un miembro de la familia. Desde el primer momento se investigó al círculo más próximo a María del Carmen Martínez con la premisa de un móvil de tipo económico.


Prueba de pólvora negativa


Miguel López fue identificado desde el primer momento como la última persona que vio a su suegra con vida. Pronto aparecieron los primeros rumores de una familia rota. De unos hermanos peleados por el dinero y una madre dispuesta a apostar por el modelo de gestión planteado por su primogénito: se acabó el reparto a partes iguales. El dinero llegaría ahora en proporción al grado implicación y horas invertidas en el holding familiar.

El móvil para el crimen estaba servido. Pero la prueba de medición de pólvora realizada a Miguel horas después de que apareciera el cuerpo había dado negativo. ¿Alguna explicación lógica? Solo tres: o los agentes se han confundido y el empresario es inocente, o Miguel disparó con guantes. La tercera es una variación de la anterior; que disparara el arma, se lavara y se cambiara de ropa antes de que llegaran los investigadores.

Hay otra pieza que no encaja en el puzzle de Miguel empuñando un arma: el ruido de la pistola. Tanto los trabajadores del concesionario como el propio empresario declararon ante los agentes que no hubo ruido alguno en el momento de la muerte de la viuda de Vicente Salas. Ninguna detonación que les alertara de los disparos. Los investigadores valoran la tesis de que el detenido, al montar sus propias balas, pudiera cargarlas con menos pólvora de lo normal para conseguir mucho menos ruido. Lógicamente, la bala perdería velocidad y trayectoria. Pero eso no supone un problema si los disparos, como en el caso de María Consuelo Martínez, son a quemarropa.

Nada en las cámaras


Durante días, los agentes valoraron también la posibilidad de que el asesinato fuera un trabajo realizado por un profesional. El uso de balas modificadas era también compatible, pero había un problema: ni una sola persona extraña entraba o salía del concesionario en el momento del crimen. La viuda de Vicente Sala había muerto en el lavadero, la única zona sin cámaras del edificio. Pero era imposible que el asesino se desplazara hasta allí sin ser captado por alguna de ellas. No había rastro. Ni dentro del edificio ni en la veintena de establecimientos aledaños, cuyas cámaras de seguridad han sido también analizadas a conciencia. No hay figura sospechosa que entre o salga de la zona a la hora del crimen. Nada que avale la tesis de una tercera persona ajena al concesionario capaz de apretar el gatillo y desaparecer sin ser visto.

Llegó entonces el momento de analizar el lugar del crimen: un lavadero que María del Carmen Martínez difícilmente pisaba, ya que aunque el Porche Cayenne que llevaba aquel día era de su propiedad, ella solía conducir un coche más modesto. ¿Qué probabilidades hay de que la viuda de Vicente Sala coincida con su asesino, preparado para el asalto, en aquella zona sin cámaras, sin saber de antemano que acudiría? Ninguna. ¿Y quién organizó el encuentro? Según los informes policiales fue su yerno, ahora detenido, el encargado de fijar la cita para que la víctima recogiera el vehículo a las seis y media de la tarde. Poco después de recibir las llaves, falleció.

12 comentarios:

  1. Balbina Rodriguez Negrin

    Que mala es la avaricia

    ResponderEliminar
  2. José Pino Miró

    Este con la cara ya paga.

    ResponderEliminar
  3. Maribel del Rio

    LA. AVARICIA. ROMPE. EL. SACO.

    ResponderEliminar
  4. María José Calzado Masa

    Todo por la pasta...

    ResponderEliminar
  5. Javier Felez Gutierrez

    Bravo por la policia

    ResponderEliminar
  6. Ana Garrido-Oblare

    No justifica el asesinato lo q hizo la mujer pero muchas veces los padres pelean a los hijos por no ser justos y repartir de formas iguales

    ResponderEliminar
  7. Maria Angustias Exposito Cazorla

    Esto es injustificable

    ResponderEliminar
  8. Mercedes Sanz Castro

    Q..cabron.. eres un miserable....

    ResponderEliminar
  9. Ángeles Vieites Villaverde

    Rata asesina!

    ResponderEliminar
  10. Marate Fdez

    No tenia bastante con el nivel de vida que llevaba queria mas mas...

    ResponderEliminar