sábado, 10 de enero de 2015

Defender la libertad

Las últimas informaciones nos anuncian la muerte de los dos asesinos que realizaron la matanza de Charlie Hebdo y en su huida retenían a una persona dentro de una imprenta. Simultáneamente las fuerzas de seguridad han entrado en el supermercado hebreo donde el otro de los asesinos tenía una decena de personas secuestradas. La policía francesa ha logrado abatir a los tres terroristas y conseguir que los elegidos se conviertan en mártires de la Yihad a costa del exterminio de una quincena de rehenes inocentes.Los terroristas siguen una instrucción política, asesinar a una publicación que ataca los principios religiosos y políticos que interpreta el Estado Islámico. Buscan el asesinato directo del director y de los periodistas por haber pecado contra el Islam, así entienden su justicia.

Los atentados yihadistas en Francia han reavivado el miedo de la sociedad occidental. La masacre preparada durante largos años contra Charlie Hebdo por sus caricaturas a Mahoma deja bajo  mínimos nuestra libertad de expresión El integrismo de uno u otro sentido ha hecho entrada en nuestras vidas. No es solo una cuestión demográfica, el asunto es que no hay un “choque de civilizaciones”, y existe una civilización que impone y otra que no hace más que ceder. El gran error de los políticos franceses que pensaron que el bienestar galo deglutiría a los islámicos que viven en Francia.

Los peligros del yihadismo y su amenaza sobre los intereses europeos han sido asuntos recurrentes durante los últimos meses en la Unión Europea. Las segundas generaciones, educadas en escuelas francesas reclaman el velo, algunas chicas,  y algunos chicos sueñan con viajar a Siria con pasaporte español para alistarse en Estado Islámico para después regresar a casa y castigar “infieles” que es como nos llaman ellos y porque darnos muerte, en algunas versiones del islam da billetes a la felicidad, aunque para ello haya que inmolarse. Así son esos asesinos.

Viendo lo que está ocurriendo en el país vecino no es fácil aventurar que vamos a seguir por el mismo camino y centenares de compatriotas que residen en cinturones de grandes ciudades van a viajar a Siria Yemen o Irak para recibir la doctrina que dice que quien no piensa como ellos es un infiel y merece la muerte.

La reforma legal que ayudaría a impedir la entrada en territorio español de decenas de compatriotas que se han marchado a Siria o Irak para unirse a las filas del Estado Islámico no termina de arrancar. Los expertos en la lucha antiterrorista están preocupados por la pasividad que ha demostrado hasta ahora el Gobierno para poner en práctica estos cambios legislativos cruciales que en países como Alemania abordaron hace tiempo ante el peligro inminente de que esos combatientes regresen a Europa.

Francia lleva treinta años de ventaja sobre nuestro país en el intento fallido de integración de inmigrantes del islam dentro de ghettos a veces insufribles, cuyos hijos ya no se conforman en la sumisión paterna ni respetan las leyes del país de acogida, sino que han descubierto que pueden convertirse en un asesino durmiente por la gracia de Ala al lado de nuestra casa a la espera de las consignas para salir a caza de infieles y que esto puede protagonizarlo en cualquier estación aeropuerto o centro comercial de nuestro país. 

El domingo los principales mandatario europeos van a  reunirse para tomar medidas y encabezar una manifestación contra este peligro que amenaza nuestra convivencia. No es el Islam ni son lobos solitarios, sino quienes los arman e inducen al terror. El hecho de existir simplemente esta posibilidad de hace que las autoridades europeas tomen en consideración ciertas actitudes presuntamente muy tolerantes en esta cuestión y extremen su vigilancia.
 

4 comentarios:

  1. Luis Camara Cañete

    El gobierno de Rajoy tiene mayoría absoluta pero ha demostrado ser incapaz de utilizarla. Entre otras medidas hace falta endurecer el Código Penal dado que la tibieza de las penas no amedrenta al delincuente. En el caso de los musulmanes han demostrado nula capacidad de adaptación por propia iniciativa, así que se puede considerar grave negligencia como mínimo. Pero además, imponen sus normas a los occidentales, lo que no es de recibo, el maltrato a la mujer y castigos físicos de acuerdo a su ley, no toleran intromisiones y se permiten el lujo de amenazar nuestro sistema de gobierno si no les gusta. Es por ello que no hay que ser tolerantes con los extremismos ni los fanáticos.
    La resolución del ataque de ayer no hacía presagiar otro final, hubo 5 muertos en el supermercado y pudo haber otro en la editorial, ya que según parece, estuvo escondido las 8 horas de asedio y comunicando con el móvil a la policía la posición de los terroristas. De ahí el silencio informativo, pues tanto los terroristas de ambos lugares como las fuerzas de seguridad estaban en permanente contacto y por eso se sincronizo el ataque a los yihadistas.
    La tibieza de los gobiernos que se dicen progresistas debería hacerles reflexionar en qué se equivocan, demasiada reglamentación y ninguna exigencia, la medida de los derechos como el honor y la intimidad tienen límites, cuando afecta al conjunto de los individuos. Y la libre circulación de personas y mercancías, el Y ratado de Schengen, debe ser revisado en algún protocolo. De este modo estos individuos estarán más vigilados.
    Ahora voces de izquierda piden que no se considere por el mismo rasero a todos los musulmanes, algo que de momento va a ser difícil de conseguir. Sería lo ideal si la comunidad musulmana no fuera tan intransigente, ahí está la cuestión. Como no va a ceder, y además van a seguir entrando de manera ilegal impulsados por las mafias, es un problema de difícil solución.
    En países como Holanda o Alemania ya se ha planteado su expulsión, quizás también nosotros debamos hacer lo mismo, aunque las ongs denuncien las devoluciones en caliente. Por cierto, ongs que reciben subvenciones del gobierno, y se añade lo que reciben los ilegales, bastante más que los que trabajamos, y que luego traen a sus familias. No sólo no trabajan, se llevan el dinero en forma de ayudas y causan graves desórdenes públicos. Que se aprendan el idioma, que trabajen si quieren vivir con nosotros, que respeten nuestras normas y sino que se vayan o que no vengan. No se necesita más problemas sino soluciones. Integración obligatoria o expulsión.

    ResponderEliminar
  2. pirulas

    Estos criminales han sembrado el terror durante 54 horas y han asesinado a 17 personas. Este acto terrorista nos indigna a todos. Imaginaros como se tienen que sentir, en Ucrania, Siria, Libia, Irak, etc, etc que el terror dura años y las muertes se cuentan por miles.

    ResponderEliminar
  3. writepili

    ¿Conocéis a Asia Bibi? Os invito a leer su historia en google. Es una madre y esposa cristiana pakistaní que lleva más de cinco años en la cárcel y está condenada a muerte por haber ofendido a mahoma. Su apelación se denegó hace unos meses. En el año 2009 estando en el campo trabajando sufrió el acoso de unas compañeras musulmanas que la llamaron impura por ser cristiana. Ella se defendió diciendo que Cristo había muerto por ella y les preguntó qué había hecho Mahoma por ellas. Esta fue la gran blasfemia por la que va a morir dejando con el corazón roto a su esposo y cinco hijos. Esta historia es común en los países musulmanes y lo será en Europa no tardando mucho cuando el percentaje de musulmanes haya aumentado lo suficiente como para establecer la ley saria. Me temo que aún entonces los descerebrados que tenemos hoy como políticos y otros muchos que así piensan dirán que no hay que ser xenófobos y que el islam no es el problema.

    ResponderEliminar
  4. Gerardo Blanco Salcines ·

    El terrorismo islamico es un calco del terrorismo etarra . Los terroristas vascos era unos pocos , pero los nacionalistas vascos debieron acabar con y no lo hicieron al contrario , siempre disculpándolos , resultado , ahora gobiernan los proterroristas , a los radicales islamistas los deben acabar los mismos musulmanes . de lo contrario estarán apoyándoles indirectamente , en estos atentados islamistas no se han visto las multitudinarias manifestaciones por parte del mundo musulmán como cuando salieron las viñetas de Mahoma en Dinamarca

    ResponderEliminar