viernes, 16 de marzo de 2018

Urge depurar CESICAT, la Stasi catalana de los Mossos


La Stasi catalana. 

El Gobierno debería disolver el CESICAT creado en 2009, organismo que está en el núcleo duro de trama ilegal de espionaje a los disidentes del 'procés' 

El presunto espionaje realizado por los Mossos d’Esquadra a instancia del Govern a políticos, periodistas y profesionales no independentistas sigue trayendo cola. Los mossos ya preparaban chekas de la república catalana.

Ciutadans ha presentado una petición para que el Parlament cree una comisión de investigación para desvelar si hubo “espionaje político”. Una idea que ha apoyado el PP catalán a través de su diputado Alejandro Fernández. De hecho, el representante popular ha ido más allá y ha comparado a los Mossos d’Esquadra con el servicio secreto de la República Democrática de Alemania durante la segunda mitad del siglo XX: “Aquellos que más han presumido de ser demócratas resulta que habían montado una auténtica Stasi en Catalunya para espiar y perseguir adversarios políticos. Es una gravedad extraordinaria”.


Si Somatemps no existiera, habría que inventarla. Con este grupo de profesores y activistas es va començar a organizar decididament el movimentp de resistencia al procés el novembre de 2013; gente de diversa procedencia que se hartó de esperar la ayuda de un gobierno que llevaba 30 años abandonando Cataluña al nacionalismo, y que decidió -estos sí, desde abajo- hacer lo que cada uno pudiera para enfrentarse a la gigantesca marea separatista que había levantado Jordi Pujol siguiendo su Programa 2.000 y gracias a los 20.000€ millones que dedicó a hacerlo realidad.

Fueron ellos quienes -en los momentos más oscuros del golpe y en el mismísimo barrio catabatasuno de Gracia- tomaron la iniciativa y por primera vez expulsaron a los de la CUP que intentaban rodear el cuartel de la Guardia Civil; van ser ells qui es van plantar -també per primer cop i dies abans del 1 O cuando el gobierno callaba ante el golpe, sin partidos políticos y sin dinero- quienes impulsaron la manifestación cívica que llenó el centro de Barcelona de senyeres de tots justo el día antes del golpe. Algún día alguien tendrá que escribir todo lo que Cataluña debe a este puñado de valientes que un día decidieron que no tendrían miedo y serían libres. Ellos enseñaron el camino.

Dr Barraycoa

El insobornable y libérrimo Dr. Javier Barraycoa, alma mater de Somatemps y uno de los mejores analistas de la realidad catalana, explica en su blog que fue espiado por los Mossos: seguimientos, pinchazos telefónicos, y hasta localizadores en el vehículo. Inaudito. Però aun hay mas:

“Un amigo -del que tampoco puedo dar datos- me dijo hace unas semanas que había estado cooperando con Mossos para preparar pisos francos para interrogatorios (¿?). Reconozco que me lo tomé como una boutade y no le di más importancia que uno de tantos rumores o fakes que asuelan la tierra catalana en estos últimos tiempos. (…). Pero sí, la realidad se impuso una vez más a la ficción. Tanto El Confidencial como El Triangle han confirmado hace escasos días que los mossos estaban preparando pisos francos para futuros interrogatorios una vez se alcanzara la independencia. Incluso El Confidencial da la dirección de uno de ellos sito en la calle Numancia 77 de Barcelona”.

Ahora juntemos esto de los “pisos francos” con el espionaje realizado por los mossosa catalanes libres de nacionalismo. Y con esta otra noticia, basada en la documentación que los Mossos querían incinerar justo antes de la aplicación del 155, y referida a hechos sucedidos el 14-10-14:

“El servicio secreto catalán intentó captar entre los Mossos d’Esquadraa funcionarios dispuestos a cometer torturas para obtener información sobre sus objetivos en Cataluña. Así lo revela al menos la denuncia de un agente de la policía autonómica al que intentaron reclutar en pleno proceso soberanista, y al que preguntaron si estaría dispuesto a poner “una toalla empapada de agua en la boca de una persona y continuar echándole agua para tratar de ahogarlo”. El policía autonómico, lejos de aceptar la propuesta, denunció los hechos de forma detallada ante la Consejería de Interior del gobierno autonómico y aportó nombres, datos, números de teléfono e incluso grabaciones de los encuentros”. O sea los: Mossos tenían pisos francos y reclutaban agentes para torturar.


La “republiqueta del Motxo” era un estadet totalitari.

Una comparación que ha irritado al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, quien ha replicado de inmediato y a través de Twitter las palabras de Fernández: “La Stasi espió y asesinó, los Mossos protegen vidas a pesar del vuestro veto en la Europol”. Así, Puigdemont ha acusado a los populares de querer “imponer un falso relato para sostener un sistema que se hunde”. “Sin vuestros secretos de Estado sabríamos quien crea y finanza organismos ilegales para espiar y perseguir rivales políticas”, ha añadido el expresident en alusión a la Operación Catalunya.




L'Stasi va espiar i assassinar, els Mossos protegeixen vides tot i el vostre veto a Europol. Voleu imposar un fals relat per sostenir un sistema que s'enfonsa. Sense els vostres secrets d'Estat sabríem qui crea i finança organismes il·legals per espiar i perseguir rivals polítics

El preámbulo de la ley reguladora de la policía autonómica catalana, los Mossos d'Escuadra, aprobada por el Parlamento en 1994, dice entre otras cosas, lo siguiente: "la policía no está por encima de la Ley, y por lo tanto debe adecuar su conducta al ordenamiento jurídico, con sujeción a los principios de jerarquía y subordinación dentro del Cuerpo. Es también un colaborador indispensable de la Administración de Justicia, a la cual debe auxiliar, en el sentido más amplio, dentro de sus posibilidades. Por otro lado, el respeto que la policía debe a la sociedad, a la que pertenece y de la que proviene su mandato, la obliga a utilizar los recursos coactivos solamente en situaciones extremas y con una aplicación escrupulosa de los principios de oportunidad, proporcionalidad y congruencia".


Pues bien, algunos Mossos d'Escuadra, a estas alturas de la instrucción de las tres causas que se refieren al proceso soberanista, una ante el juzgado n.º 13 de Barcelona, otra ante la Audiencia Nacional y la tercera ante el Tribunal Supremo, ya podemos afirmarlo, se han comportado como lo hizo, salvando las distancias, la llamada Stasi, acrónimo de la policía del Ministerio de Seguridad del Estado, órgano en su momento de la inteligencia de la República Democrática Alemana, que inspiró el guion de la célebre y exitosa película de 2006 'La vida de los otros'. Relataba cómo un miembro de la Stasi vigilaba a sus vecinos disidentes y reportaba a sus superiores.

Miembros de la policía autonómica catalana que formaban el núcleo del Centro de Información de Catalunya (CESICAT) intentaron el pasado 26 de octubre —un día antes de que se acordase la aplicación del artículo 155— la incineración en el Sant Adrià de Besòs de miles de documentos que, en resumen, acreditaban la colaboración de los Mossos d'Escuadra con el proceso soberanista y desvelaban una trama de espionaje volcado a controlar a las personas y organizaciones disidentes de las políticas secesionistas de la Generalitat. Un informe de 400 folios elaborado por la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional obra ya en los autos que instruye la jueza Carmen Lamela y el responsable político de los Mossos, Joaquim Forn, sigue encarcelado provisionalmente por el juez Llarena. A la vista de lo que sus subordinados hicieron, parece del todo justificado que el 'exconseller' de Interior siga retenido en Estremera.


Efectivos de la Policía Nacional tratan de impedir que los Mossos quemen documentos en una incineradora de Sant Adrià de Besòs (Barcelona). (EFE)

Los papeles que iban a ser incinerados demostraban que la policía autonómica catalana siguió, grabó e intervino comunicaciones seis meses antes de la declaración unilateral de independencia a personas y organizaciones contrarias al independentismo. Lo hizo al colectivo Movimiento Cívico España y Catalanes, al grupo constitucionalista Somatemps y, especialmente, a Sociedad Civil Catalana. Igualmente practicó seguimientos a abogados, políticos y periodistas, elaborando al respecto unos informes para sus superiores que ruborizan por la tosquedad de su ilegalidad y el parentesco con los que redactaban policías como las del ámbito soviético durante la Guerra Fría en el siglo pasado. Realmente vergonzoso y en línea con lo que las autoridades separatistas denunciaban de la llamada "policía patriótica" que estaría bajo el control del Ministerio del Interior.

Esta forma de conducirse de los Mossos es coherente con su complicidad con los dirigentes sociales y políticos secesionistas el 1-O. No cumplieron ni con su obligación —la defensa de la Constitución que es una de las funciones que le atribuye su propia ley— ni con las resoluciones judiciales. Ni se atuvieron de manera mínima al principio de lealtad. Ahora estamos comenzando a comprobar que el Gobierno fue burlado el día del simulacro del referéndumpor la estrategia de Forn y de Trapero —responsable operativo de los Mossos— con la ayuda inestimable del director general del Cuerpo, el atrabiliario Pere Soler, también imputado. Su inacción durante las horas previas a la consulta ilegal y durante la jornada electoral engrosan las causas de sedición y rebelión que instruyen Lamela y Llarena y escandalizan por la prepotencia e impunidad con la que se comportaron estos funcionarios, cumpliendo, sin duda, las órdenes de sus superiores ahora imputados.


Es especialmente hiriente para el Estado de Derecho la connivencia de los Mossos durante las horas de asedio a la Guardia Civil el 20 de septiembre en la consejería de Economía con Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, conocedores ambos del estratégico registro de los locales por la Guardia Civil y conscientes de la agitación que sus actitudes y palabras provocaban en la multitud que agresivamente trataba de impedir la labor de la Benemérita. Los dos líderes sociales subidos a los vehículos de la Guardia Civil, destrozados, han sido la viva imagen del Maidán catalán

.La devastación ética que se ha producido en Cataluña con el proceso soberanistas queda reflejado en este informe de la Brigada de Información de la Policía Nacional que tendrá consecuencias judiciales muy graves y que abre una reflexión sobre la necesidad de dictar en el futuro inmediato una ley orgánica que armonice el funcionamiento, sistema de mandos y coordinación de las policías autonómicas para que no se conviertan en pequeñas Stasis que vigilen —como han hecho los Mossos— "la vida de los otros". Y por supuesto, el Gobierno debería disolver el Centro de Información de Catalunya creado en 2009, organismo que está en núcleo duro de estos hechos presuntamente delictivos.


Los Mossos d'Esquadra dejaron de comportarse como un cuerpo de seguridad de un Estado democrático para erigirse en policía política al servicio de la ideología nacionalista en el poder. La lista de políticos espiados no deja de crecer, desde Alicia Sánchez Camacho a Albert Rivera. Pero el principal objetivo de esta suerte de Stasi catalana no era otro que el ministro del Interior entonces, Jorge Fernández Díaz. El hallazgo del operativo que le vigilaba tuvo lugar entre 2014 y 2015. Los Mossos disponían de material técnico para interceptar comunicaciones sin orden judicial, desplegaban furgonetas de escuchas frente a los domicilios de los objetivos e incluso destacaron en Madrid a agentes en funciones de espía. Confidentes infiltrados en los Mossos elaboraron una relación de mandos que debían ser "neutralizados en caso de intervención del Gobierno por su lealtad manifiesta al movimiento independentista". Entre ellos figuran Josep Lluís Trapero y el actual jefe, Ferran López.

Ante estas informaciones publicadas en muchos medios de comunicación. nos preguntamos por qué el Gobierno pese a lo que sabía confió en los Mossos para impedir el referéndum ilegal del 1 de octubre, y por qué López sigue al frente del Cuerpo con el 155 en vigor. ¿Por qué?




Bases de datos violadas - Un listado interminable


Los Mossos espiaron más de 30 bases de datos catalanas y nacionales para tener datos privados de la población. Entraron en ellas y volcaron datos de sensibles de la inmensa mayoría de los habitantes catalanes, tal y como revela la documentación a la que ha tenido acceso OKDIARIO y que figura dentro de los archivos de documentación oficial que pretendían destruir los policías autonómicos el 26 de octubre pasado en una incineradora.

El listado de bases de datos públicas –protegidas todas ellas por la Ley de Protección de Datos– que fueron espiadas es prácticamente inacabable, tal y como se puede ver en el listado que hoy reproduce este diario.

El acceso a los datos no se obtuvo exclusivamente en la recta final del golpe. Todo lo contrario. El listado de bases de datos que tenían orden de reventar y vulnerar está fechado el 17 de febrero de 2012. Cinco años y medio antes de que la información extraída fuese empleada en el golpe separatista del 1-O y de que se pudiese comprobar que, efectivamente, la Generalitat contaba con un censo ilegal.

El informe policial elaborado a raíz de la incautación de este material detalla que el documento en cuestión es el Informe de los Mossos con fecha 17 de febrero de 2012 donde se señala como asunto “acceder a las bases de datos externas”. En dicho informe se aclara que “las Comisarías Generales y la División de Información indicaban a qué bases de datos externas interesaba acceder”. Es decir, que se trataba de una orden directa de la cúpula de los Mossos.

A partir de ahí, el informe policial recoge el siguiente e inacabable listado:
“Registro de personas aseguradas (Servicio Catalán de la Salud). Bases de datos del Departamento de Salud (que permita consultar domicilio teléfono y dónde fue atendido). 

Registro de alumnos matriculados – Educación.

Expedientes sancionadores por expedientes de tráfico – Servicio Catalán de Tráfico. Bases de datos TEMIS 2 – Justicia. Fichero único de prestaciones de carácter Económico – Bienestar social. NIE. ADEXTRA. Base de datos de subvenciones del Departamento de Economía y Finanzas. Base de datos de centros religiosos. Servicio de Ocupación de Cataluña. Registro Mercantil. Agencia Tributaria de Cataluña. Instituto Nacional de Estadística. Oficinas de Trabajo de la Generalitat (ver vida laboral y lugar de trabajo). DNI. TIRCE. Registro civil. Intervención de armas. UNESPA. Catastro. Registro de cooperativas. Registro de entidades y asociaciones. Registro de fundaciones. Bienestar social. Cámara de Comercio. Incasol. Registro de expedientes de menores. Informes de extranjería. Datos de ayuda social. Etc”.

Registros fiscales, médicos y laborales

Así hasta sumar en total 35 bases con datos judiciales, de salud, laborales, personales, con datos patrimoniales, fiscales, de situaciones de dependencia, de asociación ideológico sindical o hasta religiosa. Con información educativa y hasta de multas de tráfico.

Todo ello en una violación masiva del derecho a la intimidad de la población y sin orden judicial que lo amparase, según consta en el documento. Y es que, en el informe policial tan sólo se señala que se trataba de una orden de los mandos de los Mossos de entrar en las principales bases de datos públicas de toda España.


Y es que, por entrar, entraron, incluso, en las bases de datos sobre establecimientos comerciales o en las que recogen los libros alquilados en las redes de bibliotecas de las diputaciones.

Las bases de datos violadas, además, demuestran que utilizaron sus contactos y la lealtad de las instituciones nacionales para permitirles acceder a datos clave nacionales dentro del principio de colaboración y de buena fe.

Y demuestran igualmente que eran totalmente ciertas todas las afirmaciones de Santiago Vidal, el juez que aseguró entre risas que todos los ciudadanos estaban controlados, que los golpistas contaban con un listado de jueces afines, y que los separatistas disponían ya en 2016 de todos los datos fiscales de la población.

16 comentarios:

  1. Manuel Juan Vázquez Boutureira

    Te esperamos en España tienes cárcel de lujo comida de primera recreación y sueldo ...

    ResponderEliminar
  2. Jose Maria Abril Bel

    No se si os coméis los rábanos o os fumáis las hojas

    ResponderEliminar
  3. Eduardo Sanfèlix Clérigues

    Policía al servicio del poder

    ResponderEliminar
  4. Jose Galisteo

    Todos al paro y se les inhabilita como policías para siempre.

    ResponderEliminar

  5. Montserrat Martinez Torrents

    Confirmado que en Catalunya hubo espionaje político, si no que se lo pregunte Albert Rivera al ministro Fernández Díaz y a sus colegas de las cloacas del Estado, los que se dedicaban a finar los asuntos que no le gustaban.

    ResponderEliminar
  6. Maria Carmen Arenas Quijada

    Y eso totalmente reprobable, justifica el espionaje.. De verdad??

    ResponderEliminar
  7. Antonio Mas Candels

    Ni Hitler se atrevió a tanto

    ResponderEliminar
  8. Rinani Narvaez

    Intervención inmediata de la comunidad de Cataluña disolución de los Mossos d'Esquadra inhabilitación de todos los partidos separatistas golpistas en otro país estarían en la cárcel hace ya mucho tiempo

    ResponderEliminar
  9. José Redondo

    Al talego con ellos!! (Lo siento, pero no se decirlo en Catalan)

    ResponderEliminar
  10. Gaspar F. Fuertes Calvo

    Y a que esperan A otro Golpe?

    ResponderEliminar
  11. Argimiro Alvarez

    Hal!como te llames.Clavadito

    ResponderEliminar
  12. Josep Camps Parramon

    Joder, el NODO del siglo XXI , cuanto franquista fascista hay por aquí, Visca Catalunya lliure de les vostres mentides

    ResponderEliminar
  13. Gregorio P Alhambra

    Malas razas siembre Cataluña y alguno más el garbanzo negro o las manzanas podridas que hacen más daño que beneficios. Asco me dan.

    ResponderEliminar
  14. Alfredo Vallina

    Que avisen urgentemente al tribunal de Estrasburgo

    ResponderEliminar
  15. Juan Miguel Marin Valdes

    Cuarenta años mirando para otro lado es lo q da. No es normal q vacile de hablar catalán 10 millones de cataláno hablantes y despotriquen contra el castellano 350 millones de hispanohablantes y se queden tan panchos creyéndose bilungues privilegiados y luego salen de Cataluña y chocan con la verdad.

    ResponderEliminar